Playing now

Playing now

9 factores que nos ayudarán a salir de la crisis y propiciarán la recuperación económica de 2021

Volver a los resultados de búsqueda

Sage

9 factores que nos ayudarán a salir de la crisis y propiciarán la recuperación económica de 2021

Nuestra maltrecha economía, reflejó en 2020 una caída histórica del PIB que se hundió un 11%. Pero, el avance del 0,4% en el cuarto trimestre, nos mantiene esperanzados en conseguir la recuperación económica tras el COVID-19 en el 2021.

  • Conoce los factores que nos ayudarán a salir de la crisis y propiciarán la recuperación económica tras el COVID-19 en el 2021
  • El FMI pronostica un crecimiento de nuestro PIB para el 2021 del 5,9%, mientras que la previsión del Gobierno es de que crezca un 9,8%.

Los brotes verdes que empezaban a asomar se están marchitando. Según las últimas cifras de movilidad, consumo de carburante y pagos con tarjetas, nos encontramos ante una nueva recaída de nuestra economía. El impacto de las nuevas restricciones ocasionadas por la tercera ola de la COVID-19 han vuelto a hacer estragos en la recuperación económica.

Sin embargo, el fuerte rebrote de nuestra economía durante el tercer trimestre, que registró un aumento histórico del 16,4%, nos demuestra que nuestra aletargada economía mantiene su capacidad para despertar con fuerza en cuanto las restricciones se suavicen. Aunque, en cuanto empiecen a asomar nuevos brotes verdes al albor de un entorno libre de coronavirus, se necesitarán abonos, fertilizantes y riego monetario constante.

Aunque la previsión de crecimiento de nuestro PIB por parte del Gobierno es del 9,8%, las últimas previsiones del FMI auguran un repunte del PIB para el 2021 del 5,9%, tras modificar por la tercera ola de la pandemia sus previsiones iníciales, que situaban el crecimiento en un 7,2%.

Factores que propiciarán la recuperación económica de 2021

Tendremos que esperar unos meses más para empezar a notar la salida de la crisis. Así, se espera que en el segundo semestre empecemos a experimentar ya los factores que propiciarán la recuperación económica. Destacamos los siguientes:

1. Reducción de la incertidumbre de inversores y ciudadanos

Cuando empezó la pandemia, la incertidumbre sobre su desenlace era tal, que hasta podíamos pensar que nos íbamos a extinguir como especie. Hasta puede que más de uno aprovechase para ver series y películas de zombis, y así saber qué hacer si los contagiados se convertían en muertos vivientes en la vida real. En este contexto, las bolsas se desplomaron y sectores como la hostelería y el turismo se convirtieron en zombis, que volvían a la vida intermitentemente.

Ahora, ya sabemos el desenlace. Nos toca seguir trabajando. La economía empieza a recuperarse, las bolsas suben y el dinero empieza a moverse. Podemos tardar unos meses más, o unos meses menos, pero volveremos a la normalidad y la economía se recuperará.

2. Efecto Joe Biden y materialización definitiva del Brexit

Además de la incertidumbre epidemiológica, también vamos dejando atrás la incertidumbre geopolítica. Por fin se materializó el Brexit y en EE.UU. hay un nuevo presidente que parece que nos dará menos sobresaltos que el anterior inquilino de la Casa Blanca.

Entre las primeras ordenes del nuevo presidente Joe Biden, EE.UU. vuelve a unirse al acuerdo climático de París, un tratado global que tiene como objetivo mantener el aumento de las temperaturas por debajo de 2 °C. Asimismo, revirtió la decisión del gobierno de Trump de que EE.UU. abandone la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Europa parece que vuelve a rehacer sus vínculos con EE.UU. después de 4 años de conflictos con Trump. Una nueva relación que puede volver a dinamizar los intercambios comerciales, si se acaba con la guerra de aranceles.

3. Vacunación de la población

A pesar de los retrasos en la campaña de vacunación, que se pueden producir por problemas en la producción, la distribución logística y la administración de estos tratamientos por parte de los gobiernos, la predisposición a vacunarse de la población en España ha subido. A medida que se vayan vacunando las personas más vulnerables, que son los que tienen más probabilidades de ocupar las UCI, recuperaremos la normalidad antes de lo esperado.

4. Adaptación a nuevas formas de trabajar, consumir y relacionarse

En 1859 Charles Darwin publicó su obra culmen El origen de las especies. En ella, se decía que “no es el más fuerte de las especies el que sobrevive, tampoco es el más inteligente el que sobrevive. Es aquel que es más adaptable al cambio».

Empresas y trabajadores se han adaptado a la nueva normalidad, de manera que se han digitalizado aceleradamente, siendo capaces de mantener su actividad y consumo con menores niveles de actividad, gracias a la extensión del teletrabajo y el incremento de las ventas online.

5. Medidas de estímulo para la recuperación económica

Las medidas de estímulo aplicadas por los gobiernos y los bancos centrales para afrontar el impacto económico de la pandemia empezarán a ser más visibles durante el 2021. Durante el 2020 han servido para mantener la solvencia de las empresas y evitar despidos masivos con los ERTEs por causa de fuerza mayor por la COVID-19.

Seguirán siendo visibles las medidas para evitar el impacto estructural en la economía de la crisis provocada por la COVID-19. De esta manera, se continuarán realizando actuaciones decididas sobre el tejido productivo y el empleo, sobre todo en los sectores más golpeados por la crisis.

6. Aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para el 2021

La aprobación de los PGE para el 2021 supone dotar al Gobierno de la herramienta necesaria para poder desarrollar la política económica y social necesaria para salir de la crisis. Además, en estos presupuestos se incluyen los fondos europeos para combatir la crisis generada por la COVID-19.

7. Nuevas medidas para evitar que se disparen las insolvencias generalizadas que lastren la recuperación económica

El Gobierno prepara una nueva batería de medidas para aliviar el exceso de deuda, como restructuraciones de deuda, que se añaden a las medidas de apoyo a la solvencia empresarial ya aprobadas. Esta medidas supusieron la canalización de préstamos con el aval del ICO, en condiciones muy beneficiosas para empresas y autónomos.

Entre estas condiciones se encuentran periodos de carencia de un año que se ha extendido a dos para las empresas que lo soliciten y un plazo de amortización que en principio era de 5 años, pero que ahora se puede ampliar a 8 años.

8. Reforma de la Ley Concursal

Con el objeto de evitar el efecto cascada de quiebras de la crisis anterior, el Gobierno tiene prevista una reforma de la Ley Concursal que agilice los procesos para liquidar empresas inviables y recuperar con más facilidad las viables, mediante reestructuraciones tempranas, agiles y eficaces de la deuda.

Entre las medidas previstas esta la mejora en las exoneraciones de deuda en el periodo preconcursal y agilizar los procedimientos para firmar acuerdos extrajudiciales de pago con quitas.

9. Liberalización del ahorro acumulado

La crisis no ha afectado a todos por igual, de manera que hay empresas y trabajadores que han mantenido sus rentas, o incluso las han incrementado. Pero, también han tendido restricciones para gastar, por lo que el fin de las restricciones puede tirar del consumo, al liberarse una parte de este ahorro acumulado.

¿Cuáles son las partidas de gasto público que se recogen en los PGE para propiciar la recuperación económica y en materia social?

Las principales partidas de gasto para contribuir a la recuperación económica incluidas en los Presupuestos Generales del Estado son las siguientes:

  • El gasto social será de 239.765 millones de euros, el mayor de la historia.
  • Se revalorizan las pensiones un 0,9% y se sube un 1,8% las prestaciones no contributivas.
  • Las partidas destinadas a servicios sociales y protección social se incrementan un 70,3% si se suman los fondos europeos. Las políticas para combatir la pobreza infantil van a recibir un 59% más de dotación que en años anteriores.
  • El presupuesto incorpora 3.000 millones de euros para consolidar el Ingreso Mínimo Vital, que beneficiará a 850.000 hogares.
  • La inversión en sanidad se incrementa un 75,3% y contará con 7.330 millones de euros si se suman los fondos nacionales y europeos.
  • Las políticas de desempleo contarán con 4.191 millones más para dar respuesta a las necesidades que se derivan de la pandemia.
  • El fomento del empleo subirá en torno al 30%.
  • Se impulsa la competitividad a través de la innovación, la investigación y el conocimiento de las áreas emergentes. Se destinan 12.344 millones de euros a I+D+i y digitalización. Un 17,8% de los fondos europeos se destinarán a investigación, desarrollo, innovación y digitalización.
  • Se pretende convertir a la industria en un sector estratégico con más peso en la economía, transformando el tejido industrial, para que sea más sostenible, viable y digitalizado. Industria y energía se llevan el mayor porcentaje de fondos europeos: el 21,1%.
  • Se incrementan en más de 1.300 millones de euros las partidas para pymes, comercio y turismo.
  • Las partidas presupuestarias para infraestructuras se incrementan, de manera que contarán con más de 11.527 millones de euros.

Las autoridades responsables de las políticas económicas deben seguir sosteniendo la recuperación, pasando gradualmente del apoyo a los ingresos a las políticas de fomento del crecimiento.