Cómo mejorar las cadenas de suministro y lograr el éxito internacional

Publicado · 6 minutos de lectura

El éxito de una empresa está fuertemente vinculado a que su cadena de suministro funcione bien. Es el proceso crucial que comienza con las materias primas y acaba con la entrega del producto final.

El tamaño y la complejidad de una cadena de suministro son factores variables. Un producto como el café, por ejemplo, puede implicar pasos como el cultivo, la producción, el procesamiento, el transporte y la distribución.

Las empresas necesitan proporcionar servicios y mercancías con la máxima eficiencia posible para satisfacer las necesidades de los clientes exigentes, en constante cambio en la era digital.

Las mejoras en la cadena de suministro pueden ahorrar mucho dinero. Por ejemplo, hace poco el fabricante de aviones Boeing ha alcanzado un acuerdo con Mitsubishi Heavy para disminuir el coste de producción de las alas de su 787 Dreamliner “buscando aumentar la eficiencia de su sistema de producción y de su cadena de suministro mediante los métodos de fabricación ajustada (`lean production´), automatización y otras medidas”.

Según una encuesta realizada por Deloitte en 2014, el 79 % de las empresas con cadenas de suministro de alto rendimiento consiguen un aumento de los ingresos mayor que la media.

En esencia, las empresas compiten a través de la capacidad de su cadena de suministro, pues determina su forma de planificar, comprar, fabricar y distribuir mercancías. También condiciona el coste y la calidad de los productos, así como la agilidad con que reacciona a las necesidades de los clientes y el mercado.

Con lo digital, el mercado internacional no deja de crecer, lo que conlleva que la competencia también lo hace. En un informe elaborado por GT Nexus en 2016, el 40 % de los altos directivos implicados en procesos de fabricación declararon que sus empresas se habían visto afectadas por cambios en la cadena de suministro en los 12 meses previos.

Los líderes empresariales buscan formas de adelantarse a la competencia, pero también se enfrentan a la constante evolución del mercado. Por ejemplo:

  • Los clientes conocen mejor las tecnologías digitales, por lo que sus exigencias son mayores en cuanto a la disponibilidad de productos, y el plazo entre el pedido y la recepción
  • Un mercado global implica más competencia de todo el mundo
  • En muchos sectores, la normativa es cada vez más restrictiva
  • Cada vez se dispone de más tecnología, como sensores y herramientas de análisis, que permite a las empresas predecir la demanda de los consumidores y distribuir productos con mayor eficacia y eficiencia

Gestión de la cadena de suministro

Para afrontar esos problemas, los directivos de las empresas querrán una estrategia eficaz de gestión de la cadena de suministro que les permita controlar el flujo de bienes y servicios por la compañía.

Muddassir Ahmed, experto en la gestión de la cadena de suministro y que ha escrito mucho sobre el tema, nos da algunos consejos importantes sobre el tema. En su opinion, existen cuatro pilares básicos para que una estrategia satisfactoria de gestión de la cadena de suministro permita que las empresas estén a la altura de la exigencia de los clientes y aumenten el beneficio.

Pilar 1: la gente

Si eres un ejecutivo de una empresa, no necesitas conocimientos técnicos profundos para entender lo que sucede en cada nivel y en cada departamento de la empresa. Para tomar decisiones fundamentadas y pensar estratégicamente sobre la cadena de suministro, debes contratar a expertos en cada tarea especializada de análisis.

En palabras de Muddassir, “si trabajas con un analista empresarial en la estrategia de gestión de tu cadena de suministro, eres libre para dedicar más tiempo a definir las funciones y responsabilidades de todos en la empresa, mantener sus planes de desarrollo y tomar decisiones fundadas que impulsen el beneficio”.

Lo que debes hacer:

¡Reparte la responsabilidad! Involucra a expertos que ayuden a decidir con fundamento en cada nivel y en cada departamento de la empresa.

Pilar 2: los sistemas

Además del análisis de expertos, las empresas necesitan la tecnología para planificar, prever y gestionar el inventario junto con la información financiera relativa a la cadena de suministro. Como directivo, tendrás que evaluar qué software empresarial es más adecuado para tus necesidades.

Por ejemplo, una empresa pequeña podría empezar con hojas de cálculo para gestionar la contabilidad, y prever y controlar las existencias. No obstante, al crecer, se enfrentará a importantes dificultades de gestión y, con herramientas tan básicas, no podrá tomar medidas imprescindibles, como calcular las existencias que necesita o prever el crecimiento futuro.

Nick Castellina, vicepresidente y director del grupo de investigación de Aberdeen Group, afirma: “si tienes demasiada cantidad de un producto y se queda sin vender, eso representa un coste para la empresa. A la inversa, si no dispones de suficiente stock, pierdes negocio”.

Si tu empresa ha crecido de tamaño y te cuesta gestionar la cadena de suministro, deberías plantearte estas cuestiones y pedir información a los departamentos afectados:

  • ¿Qué sistema o solución necesitamos para gestionar la empresa?
  • ¿Podemos hacer previsiones precisas sobre la cadena de suministro y nuestro crecimiento en el futuro?
  • ¿Cuáles son nuestras necesidades de gestión ahora y en el futuro?
  • ¿Cuáles son las principales dificultades que debemos resolver?

Entre las opciones posibles están el software de contabilidad específico, mientras que las empresas mayores normalmente migrarán a un ERP o una solución de gestión empresarial cuando resulte evidente que esos retos existen.

Lo que debes hacer:

Pregunta a la gente de tu empresa. Entiende las necesidades y exigencias, lo cual te ayudará a escoger los sistemas adecuados que te permitirán trabajar con la mayor eficacia.

Pilar 3: los procesos

Tener la tecnología adecuada no basta para gestionar la cadena de suministro. Como directivo, tendrás que poner en marcha planes para analizar cómo funciona tu empresa y ofrecer formación en todos los sistemas de los que hemos hablado ya. Es clave para no perder el paso con las demandas de los clientes y los cambios del mercado.

Con el apoyo de la tecnología y tu analista, estás en buena posición para examinar la situación financiera y los datos del inventario de tu empresa. Entre las preguntas clave que debes hacer están las siguientes:

  • ¿Cuál es el coste de los procesos y cuánto deben durar?
  • ¿Cuánto se tarda en enviar los productos a los clientes?
  • ¿Cuál es la productividad general de la plantilla?

“Fíjate en cómo están las cosas en la empresa y confirma tu intuición con cifras reales”, dice Nick. “La clave podría ser dar prioridad a ciertas partes de la empresa de las que quieres obtener más”.

Si descubres que un proceso impide la eficacia de tu cadena de suministro, asegúrate de dar la formación adecuada a los equipos que trabajan en primera línea.

Lo que debes hacer:

Examina los procesos de tu empresa. Asegúrate de que los empleados trabajen con eficacia y comprueba si tu cadena de suministro funciona como debe.

Pilar 4: la puesta en práctica

Si la estrategia de gestión de la cadena de suministro funciona, es probable que suban los índices de satisfacción de los clientes, que bajen los costes de la cadena de suministro, que los empleados usen los sistemas y procesos como deben, y que se maximicen los beneficios en toda la empresa.

Pero no existen los remedios rápidos; como directivo, verás que gran parte de tu tiempo se va en averiguar cómo conseguir los principales objetivos de la empresa. También debes abrirte a la posibilidad de fracasar… y aprender de los errores.

La clave de una buena actuación y del cumplimiento de los objetivos de la empresa es tomar decisiones sobre la cadena de suministro fundamentadas en datos precisos. Unos datos inexactos darán lugar a suposiciones equivocadas.

Nick explica: “unas decisiones sobre la cadena de suministro basadas en información inexacta, por ejemplo, sobre los costes de los productos o las necesidades de los clientes, pueden disminuir los beneficios de la empresa en lugar de aumentarlos. Toma decisiones a partir de datos de confianza y revisa los resultados a menudo”.

Lo que debes hacer:

Toma decisiones sobre la cadena de suministro fundamentadas en datos precisos y revisa los resultados de esas decisiones con frecuencia.

El futuro de la cadena de suministro

Las nuevas tecnologías están cambiando la forma en que las empresas gestionan la cadena de suministro. El Internet de las cosas, por ejemplo, puede permitir que los directivos vean y entiendan lo que sucede a pie de fábrica en tiempo real.

Como dice Muddassir, “antes, si quería averiguar lo que tardan en el almacén en preparar un pedido, habría necesitado pedirles que rellenaran un formulario con la hora de comienzo y la de finalización”.

“Ahora, puedo enterarme usando dispositivos como rastreadores conectados por Internet a un sistema ERP o de gestión empresarial. Esta tecnología cada vez es más fácil de usar y está más difundida”.

Las cadenas de suministro pueden representar una gran proporción de los costes de muchas empresas. Una estrategia eficaz de gestión de la cadena de suministro permite que las empresas reaccionen a nuevas oportunidades de crecimiento del mercado y les ayuda a surcar los periodos de incertidumbre económica o volatilidad financiera, el impacto de la globalización y los cambios constantes.

La internacionalización es un reto para todas aquellas empresas que quieran crecer. Desde Sage, ponen a su alcance todas las herramientas necesarias para que puedan crecer más allá de sus fronteras y expandir su negocio.

Subscríbete a la newsletter de Sage Advice

Recibe nuestros consejos más recientes directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico.

Dejar una respuesta