Playing now

Playing now

Diferencias entre un trabajador por cuenta ajena y por cuenta propia

Volver a los resultados de búsqueda

Sage

Diferencias entre un trabajador por cuenta ajena y por cuenta propia

Conoce las diferencias entre un trabajador por cuenta ajena y uno por cuenta propia a la hora de cotizar, trabajar y responder ante la Administración Pública.

  • Te explicamos las diferencias entre asalariados y autónomos, así como los tipos de trabajador por cuenta ajena que existen.
  • Tener un contrato de trabajo por cuenta ajenay ejercer otras actividades económicas por cuenta propia es compatible.

Todos nos hacemos una idea general de las diferencias entre un autónomo y un trabajador por cuenta ajena. Pero, ¿en qué difieren sus respectivos regímenes de aportación a la Seguridad Social? ¿Cómo declaran sus ingresos uno y otro? ¿De qué forma organizan su trabajo? En este post, te damos todas las claves que diferencian a estos dos profesionales.

¿Qué es un trabajador por cuenta ajena?

Mientras que el autónomo, por norma general, no tiene sujeción a contrato de trabajo, el trabajador por cuenta ajena trabaja con contrato y bajo las directrices de una empresa. Entre los principales rasgos que definen al trabajador por cuenta ajena se encuentran los siguientes:

  • Está sujeto a horarios, descansos y lugar de trabajo determinados por la dirección de la empresa, independientemente de que hayan trabajado de forma ocasional o esporádica.
  • Depende al 100% de su empleador, de manera que es este último quien le proporciona los medios para llevar a cabo sus actividades.
  • No participa ni de los beneficios ni de los riesgos de la actividad de la empresa, de manera que percibe el salario pactado previamente.
Sage

Una de las claves que diferencian a un autónomo de un trabajador por cuenta ajena es la forma de cotización.

¿Qué es un trabajador por cuenta propia?

Tal y como lo define la Seguridad Social, un trabajador por cuenta propia (también conocido como autónomo) es la persona física que realiza de forma habitual, personal y directa una actividad profesional con fines lucrativos.

Entre sus características principales se encuentran las siguientes:

  • El autónomo puede utilizar eventualmente el servicio remunerado de otras personas, sea o no titular de empresa individual o familiar, lo que puede llevar a confusión con respecto al empresario individual. En principio, ostenta la titularidad de un establecimiento abierto al público, ya sea como propietario o inquilino del local.
  • Su responsabilidad es ilimitada, por lo que responde de sus actividades profesionales con todos sus bienes, de manera que la línea que separa su patrimonio personal y empresarial se disipa.
  • A diferencia del trabajador por cuenta ajena, no está sujeto a contrato de trabajo.

Tipos de autónomo en España

Existen factores relacionados con el tipo de actividad, gestión o cotización de los autónomos que dan lugar a diferentes tipos de trabajadores por cuenta propia.

  1. Autónomos

Estos profesionales gestionan un pequeño negocio físico o trabajan en actividades profesionales sujetas a IAE. Los pertenecientes a este grupo cotizan por módulos.

  1. Profesionales liberales

Aquí incluimos a profesionales colegiados, como médicos, abogados o psicólogos; y no colegiados, como redactores o programadores. Estos retienen el IRPF de sus facturas. Eso sí, generalmente lo hacen en caso de que el destinatario de dichas facturas sea persona jurídica.

  1. Autónomos societarios

Desde el momento en el que el profesional se constituye en sociedad mercantil, pasa a convertirse en autónomo societario. Y debe darse de alta como tal cuando tenga el control efectivo de la sociedad y/o realice funciones dentro de esta.

A diferencia de otros autónomos, los societarios tienen responsabilidad limitada, de manera que no responden de sus propios bienes en caso de deuda. No obstante, su base de cotización es más alta que la de los autónomos “persona física”.

  1. Autónomos TRADE o económicamente dependientes

Los autónomos económicamente dependientes son aquellos cuyo volumen de facturación depende, al menos, en un 75%, de un solo cliente. Se trata de una modalidad que ha dado lugar a situaciones controvertidas que a todos nos sonarán. Es el caso de los “falsos autónomos”, una figura a la que algunas empresas acuden para evitar gastos de seguro social.

  1. Otros autónomos

Además de los mencionados trabajadores por cuenta propia, existen otros, como los siguientes:

  • Autónomos en régimen colaborativo: Trabajan habitualmente con familiares directos. Su principal característica es que no declaran el IVA ni el pago fraccionado del IRPF.
  • Autónomos en régimen agrario: Estos profesionales trabajan en el sector agrícola y cotizan en un sistema específico (SETA).

¿Cómo aportan a la Seguridad social los autónomos y los trabajadores por cuenta ajena?

Como ya hemos adelantado, una de las diferencias más conocidas entre autónomos y asalariados es cómo cotizan a la Seguridad Social.

Trabajador por cuenta ajena, ¿cómo cotiza?

Los trabajadores por cuenta ajena aportan, junto con la empresa, la base de cotización. Por supuesto, esta varía en función del salario, e incluye diferentes conceptos, como contingencias comunes, horas extraordinarias, maternidad, accidentes laborales, etc.

Autónomos, ¿cómo cotizan?

Los trabajadores por cuenta propia cotizan en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), cuya cuota a la Seguridad Social solo la abona el propio trabajador.

¿Se puede trabajar como autónomo y por cuenta ajena al mismo tiempo?

Tener un contrato de trabajo por cuenta ajena y ejercer otras actividades económicas por cuenta propia es compatible. Esta situación laboral se conoce como pluriactividad.

El “pluriactivo”, al mismo tiempo y de forma continuada, desarrolla actividades por cuenta ajena, debiendo estar dado de alta en el Régimen General de la Seguridad social, pero también por cuenta propia, por lo que ha de darse de alta en el RETA.

No debemos confundir la pluriactividad con el pluriempleo. En la primera, el profesional está dado de alta en el Régimen General y el RETA al mismo tiempo. En cambio, cuando hablamos de pluriempleo, la persona trabajadora realiza actividades para dos o más empresas a la vez, pero se mantiene en un solo régimen: el General de la Seguridad Social.

Preparación de cuentas anuales y libros contables, presentación automática de impuestos, gestión de facturas electrónicas…Tanto si eres trabajador por cuenta ajena como si eres autónomo, puedes ayudarte de tecnología de última generación para llevar la contabilidad de tus actividades profesionales al día y sin errores.

Sage 50

- El programa de contabilidad
y gestión comercial para pymes

- En la nube o en local, ahora con
un 50% de descuento durante los
3 primeros meses.

Quiero más información