¿Por qué es importante un Plan de Marketing digital para una pyme?

Publicado · 4 minutos de lectura

Una reflexión sobre la importancia de contar con un buen plan de marketing digital, algo de lo que muchos pequeños empresarios todavía no son conscientes.

  • Según algunos estudios, el 86% de los internautas de entre 16 y 65 años utilizan las redes sociales
  • No podemos olvidar la importancia de tener una buena web, ya que un 80% de los usuarios investigan en Internet antes de comprar

La elaboración de un correcto plan de marketing es el paso más importante a realizar para afrontar con garantías cualquier proyecto en el cual una empresa o negocio vaya a embarcarse. Seguramente todos tengamos un plan trazado en nuestras cabezas, pero debemos redactarlo y compartirlo para que todos trabajen de una forma conjunta y unida en pro de unos objetivos a cumplir.

Ya no es suficiente con centrarnos en los canales tradicionales si no que los entornos digitales tienen que formar parte activa de las acciones que una Pyme debe tener en cuenta a la hora de establecer sus planes de marketing. Además, que nuestro negocio disponga de una web ya no es suficiente, tenemos que ir un poco más allá. Los nuevos perfiles de consumidores nos obligan a estar presentes en los entornos digitales en todas sus acepciones: entornos sociales, dispositivos móviles, tiendas ecommerce, etc.

Las necesidades de los consumidores han cambiado y no podemos dar la espalda a las nuevas exigencias de los usuarios. Estos nuevos entornos nos van a permitir segmentar e interactuar con los usuarios, estableciendo relaciones directas uno a uno con ellos, generando más cercanía y confianza. Además, nos generarán una gran cantidad de información, que bien trabajada, nos permitirá tener un conocimiento mayor sobre nuestros usuarios.

Mi primer plan de Marketing Digital, ¿por dónde empiezo?

La presencia de los medios digitales en nuestra actividad de marketing no reemplaza a las actividades ya existentes, son medios totalmente complementarios y por tanto deberán integrarse junto con el resto de actividades.

El hecho de querer orientar nuestro plan de marketing al mundo digital no variará en cuanto al “modus operandi”, y seguiremos los mismos pasos a la hora de realizarlo, pero si en cuanto al tipo de actividades y acciones que nos permitirán llevar ese plan a buen puerto.

En un inicio debemos conocer la situación de nuestro negocio y la del mercado, por tanto, la primera fase será de análisis. Que proyecto/s queremos afrontar, cual es el estado de mi empresa o negocio, en que entorno de mercado nos encontramos o cuales son las tendencias actuales del sector son algunas preguntas que deberemos responder.

Tendremos que definir y estudiar a nuestra audiencia (Perfiles socioeconómicos), analizar las tendencias en el consumo y también a nuestra posible competencia.  Debemos saber cuáles son nuestros puntos fuertes y débiles, y los entornos en los cuales nos vamos a mover. El utilizar el propio medio digital para encontrar la información de alguna de estas preguntas puede facilitarnos el trabajo.

Para todo este análisis la mejor opción es realizar una matriz DAFO. Definiendo las Amenazas del mercado (Competencia, situación económica, cambios regulatorios, etc.), visualizando las Oportunidades que puedan darse en el mercado para tus productos o servicios, poniendo en valor las Fortalezas de tu empresa, y detectando y asumiendo las Debilidades de tu negocio. Esta matriz te permitirá disponer de una visión clara y rápida de tu negocio, cuál debe ser el posicionamiento y la situación de la empresa en el mercado.

Este análisis no deberá ser superficial si no que deberemos ser muy escrupulosos para que el resto de las actividades y planteamientos tengan sentido.

Cómo definir los objetivos de mi plan de Marketing Digital

Teniendo claro este primer análisis resultará más fácil poder definir el paso siguiente: los objetivos.

En este segundo paso de nuestro plan de marketing deberemos identificar y fijar nuestras metas.

Estos objetivos deben de ser realistas, alcanzables y medibles. Deberán potenciar nuestros puntos fuertes, fortalecer los débiles, crear las estrategias que nos defiendan de las fortalezas de la competencia, buscar la manera de aprovechar sus debilidades y adaptarnos a las necesidades del mercado de la forma más perfecta posible. Estos podrán ser cuantitativos o/y cualitativos, pero deberán plasmar hacia donde queremos ir y que metas queremos fijarnos.

Las estrategias nos marcarán la forma en que vamos a tratar de conseguir esos objetivos, y estas nos llevarán a las diferentes actividades y acciones que vamos a implementar para conseguirlos.

Una estrategia correcta nos permitirá elaborar las acciones necesarias para llevarlas a cabo. Ese plan de acciones son el conjunto de actividades de marketing que vamos a diseñar para que con la implementación y desarrollo de las mismas logremos alcanzar el cumplimiento de los objetivos que previamente hemos determinado.

Es en este paso donde pondremos un foco especial en dirigir el conjunto de nuestras acciones hacia los entornos digitales.

La importancia de una buena web en el Marketing Digital

Es importante que nuestro negocio cuente con una web adecuada. Puede parecer una banalidad, pero la web será nuestro centro neurálgico para las acciones digitales, y muchas veces nos encontramos con webs que, más que una ayuda para los usuarios, estas se convierten en un punto de desconexión, debido su complejidad y a la posible falta de interés de la empresa en este medio. La web de nuestra Pyme debe de ser dinámica, con contenido de valor, actualizada y adaptada a los dispositivos móviles. Solo así obtendremos la visibilidad que necesitamos.

A partir de aquí deberemos contemplar diferentes actividades orientadas a captar a nuestro público objetivo. Posicionamiento en buscadores, actualización y optimización de nuestra página web, email marketing, app’s para móviles, generación de contenidos de valor (Video), publicidad en buscadores, participación en los entornos sociales, tienda online, son algunas de las acciones que podemos abordar para tratar de cumplir los objetivos fijados.

Con estas acciones deberemos acompañar un presupuesto que se ajuste a nuestras posibilidades, y que nos permita alcanzar los objetivos previamente fijados de una forma realista y alcanzable.

El plan de marketing es un proceso vivo, sujeto a seguimiento constante, con las correspondientes variaciones, cambios y adaptaciones según vaya evolucionando. Por lo tanto, es indispensable ir midiendo los resultados para replantear en su caso las acciones fijadas en un inicio.

Y es en este último punto donde el marketing digital nos ofrece su mayor valor, y es que nos va a permitir recoger una gran cantidad de información para poder evaluar cada paso que demos. El entorno digital no nos va a evitar encontrarnos con dificultades e incidencias en nuestros negocios, pero si nos va a permitir contar con más conocimiento para tomar las decisiones adecuadas en cada situación.

Subscríbete a la newsletter de Sage Advice

Recibe nuestros consejos más recientes directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico.

Dejar una respuesta