Playing now

Playing now

Cómo calcular la fórmula de la productividad global de tu pyme

Volver a los resultados de búsqueda

Sage

En este post te contamos lo que la fórmula de la productividad global te puede contar sobre tu empresa y cómo calcularla.

  • La productividad global es un cociente de valores medidos en unidades monetarias.
  • Su objetivo es medir la eficiencia productiva de la empresa.

La productividad global es como una cara más de un inmenso poliedro. Su observación nos muestra una perspectiva diferente de cualquier otra concepción de productividad. Todas en conjunto nos ofrecen detalles complementarios que nos acercan a un mejor entendimiento de la empresa.

¡Comparte! Aprende a calcular la productividad global de tu empresa y a extraer lecciones de su proceso de cálculo.

No obstante, es un concepto que hay que saber manejar. Es muy importante no solo aprender a calcularlo, sino también entender su interpretación y limitaciones.

Qué pretendemos medir con la productividad global

La idea es poner en relación la producción alcanzada con los esfuerzos realizados a través de la utilización de recursos. Eso sería muy sencillo si solo empleásemos un solo recurso. Tendríamos que dividir la producción por las unidades utilizadas del recurso. Si, por ejemplo, es el trabajo diríamos X unidades de producto por cada hora dedicada.

El problema es que, en realidad, la mayoría de las empresas emplean múltiples recursos (materiales, intangibles, humanos, energía, etcétera). Además, dentro de cada categoría hay ciertas variaciones. Por ejemplo, empleamos trabajo, pero hay distintas ocupaciones. No podemos sumar sin más el tiempo destinado a todas ellas, muchas veces realizadas por trabajadores con características muy distintas.

No podemos sumar sin más cantidades físicas de productos o de recursos que no son homogéneas, debemos traducirlo a unidades monetarias.

Por otro lado, si empleamos, por ejemplo, seis trabajadores y dos máquinas, no podemos tampoco decir que hemos utilizado ocho recursos. Estaríamos sumando cantidades que no son homogéneas.

La solución a este problema pasa por utilizar valores monetarios en lugar de unidades físicas. Si multiplicamos la magnitud utilizada del recurso por su precio obtendremos un valor en unidades monetarias (euros, millones de euros, dólares, céntimos o lo que corresponda).

De este modo, sí podremos sumar el valor de distintos recursos empleados. Al mismo tiempo, la producción obtenida puede ser valorada también no en unidades físicas, sino monetarias.

La fórmula de la productividad global

La fórmula sería la siguiente:

Productividad global= Valor de los productos / Valor de los recursos

En ella, cada uno de esos dos valores es un sumatorio del número de unidades físicas (de producto obtenido y de recurso empleado) multiplicado cada unidad física por su precio.

La productividad global es el cociente de dos sumatorios de valores monetarios (el de la producción alcanzada y el de los recursos empleados).

Un ejemplo de cálculo

Imaginemos, por ejemplo, que tenemos una pastelería que hace tres clases de bollos A, B y C con las siguientes condiciones:

  • El precio del bollo A es de 1 euro la unidad, el bollo B vale 2 euros la unidad y el bollo C vale 3 euros la unidad.
  • Al cabo de un mes, se han producido 1.300 unidades de bollos A, 1.200 de bollos B y 1.100 de bollos C.
  • Para producirlos se han necesitado 3 trabajadores que han costado 1.500 euros cada uno.
  • También se han necesitado 2.500 kilos de harina que han costado 0,32 euros el kilo.
  • Suponemos, por simplificar, que no se han empleado más recursos.

Valor de la producción=1*1300+2*1200+3*1100=1300+2400+3300=7000

Valor de los recursos empleados=3*1600+0,32*2500=4800+800=5600

Productividad global=7000/5600=1,25

Sage

En este post te contamos qué es la fórmula de la productividad global y como aplicarla en tu pyme.

La complejidad de la empresa real

En nuestro sencillo ejemplo, hemos supuesto que para producir tres clases de bollos solo hay que emplear harina y trabajadores. De este modo, hemos simplificado mucho el concepto para captar la idea de cómo efectuar el cálculo.

Ahora bien, en la realidad, seguramente hubiésemos necesitado muchos tipos de recursos. Seguramente, la receta de los bollos hubiese exigido varios ingredientes que hay que adquirir. También necesitamos maquinaria, hornos, instalaciones, energía, agua, productos de limpieza, envases, embalajes… Podríamos seguir hasta una gran cantidad de recursos.

En el mundo real, resulta complicado categorizar todos los recursos que emplea una empresa para producir.

Además, a todo ello, hay que añadir un conjunto de elementos intangibles. Algunos de ellos no tienen la condición de activo contable, por ejemplo, por no cumplir la definición de activo, los criterios de registro o reconocimiento o los requisitos de identificabilidad.

Por ejemplo, es posible que para producir se necesite una clientela fiel, un saber hacer de los empleados, una organización, etcétera. Dado que pretendemos capturar un concepto global es muy importante incluir todos los recursos.

Cómo emplear la productividad global

Dada las complejidades que envuelven a su cálculo, debemos ser prudentes a la hora de emplearlo como un indicador sintético. Es muy difícil resumir la evolución de la eficiencia empresarial en una cifra a través de la productividad global.

Sin embargo, en el proceso de cálculo y comparación entre ejercicios y con otras empresas sí podemos extraer conclusiones. En cada complejidad de su cálculo, vamos obteniendo alguna lección.

Muchas veces adquiriremos más conocimiento sobre la empresa durante el proceso de cálculo que en la propia obtención del resultado.

Por ejemplo, podemos aprovechar para examinar aspectos como los siguientes:

  • La importancia relativa de unos recursos frente a otros y cómo aquella evoluciona a lo largo del tiempo.
  • En qué medida los precios de los recursos influyen en su uso y en cambios en los procesos.
  • Cómo los precios y cantidades demandadas de los productos han influido en las cantidades empleadas de los recursos. No olvidemos que cada producto tiene su proceso y reclama unos esfuerzos diferentes.
  • Cuál es el ritmo de utilización de los recursos que permanecen a largo plazo en la empresa.

Por tanto, calcular la productividad global y seguir su evolución es un ejercicio útil para la gestión empresarial.

Sage 200

Conoce la Edición Advanced
de Sage 200:

  • La solución ERP completa
    para tu pyme
  • Ahora más flexible y modular
  • Mantén tu plan contable y
    finanzas bajo control

 

Inicia el tour interactivo