Playing now

Playing now

Factoring y confirming: las semejanzas que los unen y las diferencias que los separan

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete
sage

Explicamos las semejanzas y diferencias entre factoring y confirming y cómo pueden ser útiles para una adecuada gestión de la tesorería.

  • Existen servicios financieros como el confirming y factoring que pueden ayudarnos a agilizar los cobros y pagos
  • Tener beneficios no siempre es sinónimo de liquidez. Por ello, contar con este tipo de servicios financieros o herramientas de software como Sage XRT Treasury puede ayudarnos en nuestra operativa diaria

Tenemos la necesidad de descubrir y conocer todas aquellas herramientas, estrategias y servicios que puedan beneficiar a nuestro negocio y que den agilidad a las operaciones diarias. En función de las características de nuestra compañía, necesitaremos unos instrumentos u otros, con unas u otras características. Por eso, es muy importante conocer nuestras necesidades.

En la gestión de tesorería, dos términos que nos interesa manejar son el confirming y factoring. Se trata de dos servicios financieros que tienen mecanismos similares. De hecho, ambos suelen ser ofrecidos por las entidades financieras a las empresas con el objeto de agilizar en lo posible sus cobros y pagos. Sin embargo, son inversos en muchos aspectos.

Factoring y confirming: qué son

El confirming es un servicio financiero de gestión de pago a proveedores de la empresa. Su funcionamiento es sencillo. El cliente contrata un servicio de confirming con una financiera (normalmente es una entidad financiera) para pagar a la empresa proveedora. La financiera se encarga de adelantar el dinero de la factura a cambio de unos intereses y comisiones de gestión.

Entre las variantes de confirming existentes, tenemos el confirming con recurso donde el proveedor si asume una parte de las responsabilidades derivadas de un impago o sin recurso, donde el proveedor no asume ningún riesgo en caso de impagos por parte de la empresa pagadora.

A diferencia del confirming, el factoring es un servicio de cobros (y no de pagos) que permite a las empresas el cobro de sus facturas de manera adelantada. Es decir, el factoring se caracteriza porque se cede la gestión de cobro de nuestras facturas a una entidad especializada a cambio de unas comisiones y requisitos pactados. Intervendrían tres figuras:

  • La empresa cedente, que es quien contrata el servicio de factoring y paga las comisiones.
  • La entidad de factoring, que adelanta el pago de esas facturas y asume, en su caso, el riesgo de impago.
  • Los clientes, quienes deben abonar las facturas a la entidad de factoring.

Dentro de cada modalidad, hay varias opciones, dependiendo del riesgo que esté dispuesta a asumir la entidad financiera. Como principales, vamos a mencionar el factoring sin recurso, con el que no solo se anticipa el importe de las facturas, sino que se cede el riesgo de por impago a la entidad bancaria y el factoring con recurso, que es una opción más barata, pero en la que asumimos el riesgo ante los bancos en caso de que el cliente no esté dispuesto a pagar.

¿En qué se parecen? ¿Y en qué se diferencian?

Además de responder a definiciones distintas, el factoring y el confirming guardan algunas diferencias importantes. Veamos el siguiente listado para comprenderlas:

  1. La principal diferencia es que el factoring se efectúa sobre los clientes por lo que es un servicio de cobros, mientras que el confirming se efectúa sobre los proveedores ya que es un servicio de pagos.
  2. Recibiendo el importe de las facturas anticipado, la empresa gana liquidez con respecto a las ventas o prestación de servicios a sus clientes. Pagando por adelantado a sus proveedores (confirming), la empresa gana confianza y grado de solvencia frente a sus proveedores.
  3. En el factoring, es la propia empresa la que realiza un anticipo de factura, mientras que en el confirming es la entidad financiera la que adelanta el dinero de la factura al proveedor a cambio de una comisión.
  4. En el factoring la empresa gana flexibilidad a la hora de negociar plazos de cobro con sus clientes, pues sabe que cobrará su trabajo inmediatamente sin influir en absoluto el pago que haya pactado con la empresa en un principio. Por su parte, en el confirming será el cliente quien gana capacidad de negociación con los proveedores, puesto que éstos saben que tendrán financiación garantizada.

Vistas las diferencias y para qué sirve cada uno, las semejanzas entre ambas herramientas son claras. En primer lugar, ambas constituyen fórmulas de financiación para las empresas que, en momentos determinados, pueden resultar muy interesantes.

Las dos herramientas, al utilizarse, dotan de liquidez sin tener que esperar al periodo de vencimiento y también, dotan de prevención, para evitar problemas relacionados con los impagos.

En definitiva, aunque una está destinada para el cliente y otra para el proveedor, en todo caso, el beneficio termina siendo mutuo.

Gestión de tesorería: ¿por qué obtengo beneficios, pero no tengo liquidez?

¿10.000 euros de beneficio? Pero, ¿y dónde están? Si nos hacemos esa pregunta, tranquilicémonos, pues no somos los únicos del club que nos lo cuestionamos. Lo primero que debemos tener en cuenta es que el beneficio o pérdida de la actividad viene dado por la diferencia entre ingresos y gastos del ejercicio, independientemente de qué pagos o cobros existan.

Algunas razones por las que una empresa puede tener beneficios pero encontrarse con problemas de liquidez son:

  • Puede suceder que se facture mucho y eso incremente la cuenta de resultados, pero que se esté extendiendo más de la cuenta el proceso de cobro.
  • Diferencias entre el tiempo entre que se registra una factura de proveedor y su pago. Por ejemplo, podemos comprar un inmovilizado y suponer una salida importante de tesorería pero, sin embargo, su gasto no se reflejará íntegramente en la cuenta de resultados por las amortizaciones en varios ejercicios.
  • Pueden suceder que se cobre mucho más tarde de lo que se paga.
  • El pago de las devoluciones de los préstamos: solo la parte de los gastos financieros se refleja en la cuenta de resultados; sin embargo, las cuotas de la devolución del capital de los préstamos pueden suponer importantes salidas de tesorería que mermen la liquidez de la empresa.

Por estas y otras razones, es interesante conocer y hacer uso de las diferentes herramientas existentes que pueden dar aire fresco a nuestra tesorería.

Al igual que existe el factoring y el confirming, existen soluciones de gestión de tesorería como Sage XRT Treasury que nos permiten tener una vista en tiempo real de nuestra tesorería y nos ayudan a tomar decisiones, generar y enviar remesas de cobros y pagos, etc.