Playing now

Playing now

Igualdad retributiva: el plan del Gobierno contra la brecha salarial

Volver a los resultados de búsqueda

Sage

En este post, te explicamos el plan de igualdad retributiva que ha trazado el Gobierno para luchar contra la brecha salarial en las empresas. ¡Presta atención!

  • Descubre los principales puntos del decreto de Igualdad Salarial aprobado por el Gobierno para conseguir que hombres y mujeres ganen lo mismo.
  • Las empresas tendrán que contar con un registro salarial que recoja las retribuciones por tipo de trabajo.

España está un paso más cerca de la igualdad salarial entre hombres y mujeres. El Gobierno ha aprobado recientemente dos decretos que tienen como objetivo que las empresas implanten planes de igualdad y que reduzcan, así la brecha salarial que pudiera existir entre sus empleados.

Estas medidas no son nuevas, pues lo que hacen es desarrollar y establecer base jurídica a dos planteamientos aprobados hace ya más de año y medio. Y es que en marzo de 2019 el Gobierno aprobó un plan que exigía a las empresas contar con un registro de retribuciones de sus empleados. El objetivo del mismo era conocer las posibles discriminaciones salariales. También se exigía a las empresas de más de 50 trabajadores que elaboraran y aprobaran planes de igualdad, algo que ya tenían que hacer las empresas más grandes.

A pesar de la aprobación de dichos decretos, ambas normas dan margen para que las empresas puedan aplicarlos correctamente. De hecho, el decreto que alude a la igualdad retributiva, entrará en vigor en los próximos seis meses.

El Gobierno da de plazo seis meses a las empresas para que se adapten a la nueva normativa en materia de igualdad salarial.

Registro salarial

Una de las cuestiones más importantes de cara a poder implantar la igualdad salarial en la empresa es que las compañías evalúen los puestos de trabajo. Una vez hayan elaborado los puestos de trabajo, deben definir cómo serán esos registros salariales. En caso de no tener fijados los registros salariales, la empresa incurriría en desigualdad y podría recibir sanciones por ello.

Para aclarar la necesidad de este decreto, el reglamento por el que se rige el mismo alude al principio de transparencia retributiva. ¿Esto qué significa? Que las empresas tienen que evitar las prácticas discriminatorias, ya sean directas o indirectas, a la hora de valorar el puesto de trabajo. En este sentido, las compañías tendrán que otorgar una retribución igual para el hombre y para la mujer si estos desempeñan el mismo puesto de trabajo y funciones.

Para algunos, puede parecer algo ambiguo el hecho de que el trabajo deba ser de “igual valor” para el hombre o para la mujer. Con el fin de no entrar en discrepancias sobre esto, la norma detalla que el trabajo es “de igual valor” si la naturaleza de las funciones o tareas encomendadas, las condiciones educativas, profesionales o de formación exigidas para su ejercicio y las condiciones laborales en las que dichas actividades se llevan a cabo en realidad sean equivalentes.

Así, el empresario deberá establecer un registro retributivo en función de los puestos de trabajo que tiene en la empresa. Pero también deberá someterse a auditorías retributivas y a un sistema de valoración de los puestos de trabajo, que debe contemplarse del mismo modo en el convenio colectivo.

El registro salarial tendrá que tener el formato que se establezca en las web oficiales del Ministerio de Trabajo y Economía Social y del Ministerio de Igualdad.

En caso de que no se disponga de registro salarial, la compañía podría incurrir en una infracción “muy grave” en materia de relaciones laborales. Las sanciones que se recogen en el decreto van desde los 6.251 euros a los 178.500 euros. También se podría abrir un procedimiento de oficio contra la empresa cuando se constate que hay discriminación por razón de sexo.

Las empresas que no dispongan de registro salarial podrían incurrir en sanciones de hasta 178.500 euros.

Plan de Igualdad

Una de las preguntas que más inquieta a los empresarios es si todas las empresas deben realizar, por ejemplo, una auditoría retributiva. Lo cierto es que no. El decreto es claro en ese sentido e indica que solo tendrán que hacerla aquellas empresas que dispongan de plan de igualdad.

Cabe destacar que el otro decreto aprobado por el Gobierno indica que deben disponer de plan de igualdad aquellas compañías de más de 50 trabajadores. Por lo tanto, si la empresa dispone de menos, no tiene la obligación de realizar auditoría alguna.

En definitiva, se trata de una normativa que acerca la igualdad social al ámbito empresarial.