Playing now

Playing now

¿Qué es el CNAE y por qué se incluye en las escrituras de constitución de las sociedades?

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete
Sage

¿Qué es el CNAE y por qué se incluye en las escrituras de constitución de las sociedades?

¿Cuál es el CNAE de la empresa? Esta es una de las preguntas a la que los empresarios tienen que enfrentarse cuando constituyen una sociedad. Pero, ¿qué es el CNAE? El CNAE es la abreviatura de Clasificación Nacional de Actividades Económicas de España y se utiliza para clasificar y agrupar las unidades productoras según la actividad que ejercen de cara a la elaboración de estadísticas.

Su origen se encuentra en un Reglamento Comunitario que pretende que las empresas, las instituciones financieras, los Gobiernos y todos los demás agentes económicos del mercado único dispongan de datos estadísticos comparables y fiables.

En el Real Decreto 475/2007, de 13 de abril de 2007, se aprueba la Clasificación Nacional de Actividades Económicas 2009 (CNAE-2009), que es de aplicación desde el 1 de enero de 2009.

En su artículo 3, se determina la estructura del CNAE, que se compone de cuatro niveles de clasificación: sección, división, grupo y clase, con rúbricas identificativas mediante un código alfanumérico de uno, dos, tres y cuatro cifras, respectivamente.

La CNAE-2009 será de uso obligatorio en el ámbito de aplicación de la Ley 12/1989, de 9 de mayo, de la Función Estadística Pública para todas aquellas operaciones estadísticas recogidas en el Plan Estadístico Nacional.

El CNAE puede cambiar a lo largo de la vida de la empresa en la misma medida que ésta puede desarrollar distintas actividades, por lo que, si el CNAE que hemos indicado como principal con la constitución de la sociedad dejara de serlo, habrá que hacer constar dicha modificación en el Registro Mercantil, remitiendo al registro una certificación con firma legitimada donde se indique el cambio.

Una de las aplicaciones del CNAE es establecer las tarifas que cubren los riesgos profesionales con la Seguridad Social, ya que el importe de la cotización se calculará a partir del CNAE en el que se encuadre la empresa, de manera que una actividad que suponga mayor riesgo de accidentes profesionales estará sujeta a una cotización más elevada.

¿Por qué se incluye el CNAE en las escrituras de constitución de las sociedades?

La Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, más conocida como la Ley de Emprendedores, que entró en vigor el día 29 de septiembre, introduce una serie de medidas con relación a la clasificación por actividad de los emprendedores o empresarios, que se especifican en su artículo 20, que hace referencia a la sectorización universal de la actividad de los emprendedores.

Desde su entrada en vigor, se exige que figure el CNAE correspondiente a la actividad principal en las escrituras de constitución de las sociedades y en los acuerdos sociales, con el desglose que sea suficiente de la Clasificación Nacional de Actividades Económicas.

En el artículo 20, se especifica que los documentos inscribibles, y en la primera inscripción de constitución de las correspondientes entidades en los registros públicos competentes, se expresarán los códigos correspondientes a las actividades que corresponden al respectivo objeto social de cada entidad inscribible. En las cuentas anuales que hayan de depositarse se identificará cuál es la única actividad principal desarrollada durante el ejercicio por referencia al correspondiente código. Además, los registros públicos en donde se depositen las cuentas anuales deberán poner a disposición de todas las Administraciones Públicas los códigos de actividad vigentes.

Además, en la Resolución de 11 de noviembre de 2013, de la Dirección General de los Registros y del Notariado, se hace una consideración en relación con el artículo 20 de la Ley 14/2013, señalando que, una vez entrada en vigor la Ley de Emprendedores en la primera inscripción de la sociedad en el Registro Mercantil, se deberán hacer constar «los códigos correspondientes a la Clasificación Nacional de Actividades Económicas que correspondan al objeto social», por lo que de acuerdo con esta Resolución parece que es obligatoria la consignación de todos los CNAE correspondientes a todas las actividades que la empresa vaya a desarrollar.