Cambios introducidos en la futura Ley de Emprendedores

Publicado · 2 minutos de lectura

La Ley de Emprendedores se encuentra en su tramitación parlamentaria y dentro de la presentación de enmiendas, a esta ley se le han sumado más de 30 cambios legislativos que persiguen mejorar sustancialmente la situación de los autónomos, el establecimiento de nuevas empresas y más medidas relativas a la ley de emprendedores.

La modificación más importante que se ha introducido dentro de la Ley de Emprendedores es la ampliación de la cuota plana de autónomos a 50 euros durante 6 meses para todos aquellos que cursen alta en este régimen por primera vez, de manera independiente a su edad, una reivindicación de todos los colectivos profesionales de autónomos que buscan eliminar esta discriminación por edad entre los autónomos jóvenes y el resto. Pero esta medida, se ve complementada con esta batería de cambios:

Reducciones y bonificaciones de cuotas a la Seguridad Social para las personas con discapacidad

Durante el trámite de enmiendas, se ha amplíado de 3.000 a 9.000 euros la deducción por creación de empleo para trabajadores con discapacidad y se crea una nueva deducción de 12.000 euros por cada persona de incremento del promedio de la plantilla de trabajadores con discapacidad en un grado igual o superior al 65%. Esta deducción se pone en marcha dentro del impuesto de sociedades o dentro del IRPF, en función de la tributación de la unidad empresarial generadora de empleo.

Por otro lado, se amplían las empresas que se pueden beneficiar de los incentivos fiscales por reinversión de beneficios. El primer texto de la ley limitaba esta deducción del 10% a las empresas con un volumen de negocio inferior a los 10 millones. Con esta enmienda, las empresas que superen este volumen de negocio podrán aplicar la deducción en el año inmediatamente superior al que lo sobrepasaron.

Ampliación de los beneficios fiscales para business angels

Los particulares que aporten capital semilla a una empresa de nueva creación contarán con una deducción del 20% en el IRPF con una base máxima de 50.000 euros al año. Aunque se limita la participación de cada contribuyente y sus familiares directos en la entidad hasta un 40%. Anteriormente, el límite máximo de deducción se situaba en 20.000 euros y se podía obtener un beneficio fiscal de 4.000 euros/año.

Con este cambio, el ahorro fiscal por inversiones en empresas mediante la figura de business-angel puede llegar a 10.000 euros anuales en el IRPF, cifra considerable que hace mucho más atractiva la inversión en empresas de nueva creación.

Ahora, sólo falta el trámite en el Senado y su vuelta al Congreso para la aprobación definitiva y es probable que aún se introduzcan más cambios en todo el texto legislativo. No obstante, respecto el IVA de caja, no se ha aclarado finalmente en qué situación queda ni cómo afectará su entrada a todas las empresas, dado que sólo se ha filtrado por ahora un borrador del articulado.

Subscríbete a la newsletter de Sage Advice

Recibe nuestros consejos más recientes directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico.

Dejar una respuesta