Playing now

Playing now

Acreditación del autónomo a través del Certificado de Profesionalidad

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete
sage

A la hora de considerar la etapa profesional de una persona, se piensa directamente en la formación académica o reglada de dicha persona: una persona que opta a un trabajo de ingeniero es porque ha estudiado una ingeniería, un abogado ha estudiado la carrera de Derecho y un médico la carrera de Medicina. Y en la mediana y gran empresa esta consideración es fundamental.

Pero dentro del colectivo de profesionales autónomos, se puede encontrar verdadero talento y grandes profesionales cuya capacitación proviene de formación no reglada y de la propia experiencia. De hecho, la flexibilidad y variedad de esta forma de adquirir competencias y habilidades, crea un ecosistema profesional mucho más rico en opciones y profesionales más completos.

Generalmente, un autónomo no se preocupa demasiado por tener títulos oficiales como se preocuparía alguien que opta a un trabajo por cuenta ajena que debe ir a entrevistas de trabajo y acreditar así su capacitación. Pero es cierto que hay ocasiones en las que el autónomo que no ha seguido una formación académica oficial, puede necesitar tener reconocido de alguna manera su nivel de competencias, bien porque se lo pida un cliente importante, bien para acceder a iniciativas o programas en los que se exija acreditar el grado formativo, o incluso porque el autónomo se encuentre, tras años de experiencia y labor profesional, con una oferta de empleo que le interesa para la cual debe acreditar de forma oficial su capacitación.

El Certificado de Profesionalidad ofrece dos vías:

  • Acreditar oficialmente la formación adquirida a través de los cursos ofertados por el INEM, la formación a través de módulos formativos impartidos según la normativa y estructura marcada por el Servicio Público de Empleo.
  • Validar las competencias y habilidades adquiridas de forma no reglada ni oficial a través de una serie de pruebas de evaluación.

Este Certificado, además, se puede ir actualizando según la persona vaya logrando más competencias o creciendo en capacidades. Como mínimo, cada cinco años, se puede pasar por una nueva prueba de evaluación para ir actualizando o mejorando el nivel de competencias reconocido por el Certificado de Profesionalidad.

Cuando las competencias profesionales evaluadas, a través de la formación o de la experiencia profesional, no alcanzan a completar la cualificación recogida en algún certificado de profesionalidad, se le realiza una acreditación parcial acumulable.

En la web del SEPE, se pueden consultar las modalidades de Certificado de Profesionalidad que existen, según las familias profesionales, para decidir e identificar el que se adapta a la trayectoria profesional del autónomo, o bien para decidir en qué línea de formación se quiere progresar.

Cada Comunidad Autónoma pone a disposición de sus ciudadanos distintos recursos e información a través de sus respectivas páginas de empleo. Las pruebas de evaluación y acreditación son convocadas también dentro de cada Comunidad, siendo anunciadas en el Boletín Oficial de ésta.

Así que si eres un autónomo con experiencia pero sin titulaciones oficiales, te recomendamos acreditarla a través de los Certificados de Profesionalidad.

Dejar una respuesta