Playing now

Playing now

Adiós a Winsuite, y el certificado SILCON en septiembre, claves para adaptarse a SILTRA

Volver a los resultados de búsqueda

En el mes de septiembre, a partir del día 17, desaparece el certificado SILCON de autorizado para identificarse tanto para el acceso a la Sede Electrónica de la Seguridad Social, como para utilizar dentro de las aplicaciones de liquidación directa Winsuite y SILTRA. Es una modificación ya prevista como consecuencia del proceso de simplificación de los certificados y la adaptación a la normativa europea que ya comunicó la Seguridad Social desde hace tiempo.

La convivencia entre las dos aplicaciones de SILTRA y Winsuite también está llegando a su fin, y en muchas empresas ahora tienen que mantener dos aplicaciones para hacer casi lo mismo, ya que las empresas que están cotizando por SILTRA no pueden pasarse a Winsuite, no así al contrario. Lo cierto es que Winsuite también tiene los días contados, y más pronto que tarde será sustituido por SILTRA. Por ello es importante tener en cuenta una serie de claves para adaptarse a SILTRA cuanto antes.

Claves para adaptarse a SILTRA

siltra

Como en el caso de Winsuite, SILTRA necesitará que la Seguridad Social nos facilite un número de autorizado para nuestra tramitación. No nos servirá la que ya teníamos para Winsuite. La configuración de la aplicación es realmente sencilla y lo único que debemos tener en cuenta es que necesitamos tener instalado Java para que funcione, así como un ordenador más potente que necesitará al menos 2 GB de memoria RAM y un procesador más potente. De esta forma si en la empresa se mantiene algún equipo con Windows XP casi nos podemos ir olvidando de instalar SILTRA en dicho equipo, funcionará pero muy, muy lento.

Antes de trabajar con SILTRA es muy recomendable realizar una nivelación de datos inicial, que implica cotejar los datos en la base de la Seguridad Social con los datos informados en nuestro programa, se comprobarían datos como tipo de contrato, grupo de tarifa, coeficiente a tiempo parcial o código de ocupación. Con ello se evitan futuras discrepancias en los seguros sociales.

También hay que realizar la comunicación de la modalidad de pago de la empresa contratante, ya sea con cargo a cuenta o con pago electrónico. Con SILTRA será el autorizado el encargado de iniciar el proceso de cotización, a través de un fichero de base donde se recogen todos los datos para que la Tesorería de la Seguridad Social realice el cálculo de las cotizaciones y verifique el cálculo que hemos realizado y nos devuelve una respuesta si el cálculo está correcto o no. En caso afirmativo sólo tenemos que confirmar el borrador. En caso contrario habrá que solventar las discrepancias para obtener los documentos necesarios para la cotización.

Cambios respecto al sistema anterior

Este es uno de los principales cambios respecto a Winsuite, es la Tesorería la encargada de calcular las cuotas de la Seguridad Social. Además, dicho cálculo se realizará a nivel de trabajador, en lugar de por código cuenta de trabajador. De esta forma se podrán realizar liquidaciones parciales. También supone un cambio en los modelos ya que en SILTRA desaparecen los modelos TC1 y TC2, pasando a sustituirse por los RNT (Relación Nominal de Trabajadores) y RLC(Relación de Liquidación de Cuotas). Para finalizar, el plazo de presentación se acorta un día, siendo el penúltimo de cada mes el último en el que las empresas podrán presentar los ficheros.

En todo caso tenemos que tener en cuenta que lo más habitual es que nuestro programa de gestión de nóminas ya se encuentre integrado con SILTRA, por lo que lo único que quizás deberíamos hacer es enlazar ambos, en caso de que no esté ya hecho, para que nuestro programa sepa donde se encuentran los ficheros de SILTRA, para poder realizar los envíos de forma automatizada.

Por último, recordad que si todavía no se tiene un certificado de persona física que nos facilite el acceso a la Seguridad Social y nos identifique en SILTRA será necesario solicitarlo cuanto antes. Lo ideal es probarlo cuanto antes, para que llegado el fin del plazo no tengamos que correr para poder seguir trabajando con normalidad.