Playing now

Playing now

Así es cómo el análisis financiero ayuda en la toma de decisiones

Volver a los resultados de búsqueda

Descubre cómo la tecnología aplicada al análisis financiero mejora la toma de decisiones empresariales.

  • El análisis financiero es clave en decisiones con implicaciones en más de un momento del tiempo.
  • Las finanzas ayudan a transformar los datos en información útil para todos los departamentos.

La toma de decisiones es uno de los momentos críticos de la gestión empresarial. Para lograr que sea fluida y correcta, es necesario tener criterio y toda la información necesaria. En ese sentido, el análisis financiero es una de las principales herramientas para encaminar los datos hacia las mejores elecciones para el negocio.

¡Comparte! Y descubre las ventajas de un buen análisis financiero para tu negocio y cómo la tecnología te ayudará a lograrlo.

Además, el contexto colaborativo actual ha permitido mejorar la coordinación entre departamentos. La información financiera queda así a disposición de decisiones comerciales, de gestión de personas o de procesos técnicos o administrativos, entre otros muchos ámbitos. Veamos qué papel juega el análisis financiero en estos aspectos.

Sage

Cuanto más visual, más útil es la información financiera en la toma de decisiones empresariales.

El análisis financiero en la toma de decisiones empresariales

Las finanzas se fijan sobre el componente temporal de las decisiones empresariales. Muchas de ellas implican esfuerzos y recompensas en diferentes momentos del tiempo. Por ejemplo, estudiamos si es bueno invertir en capacitación de los empleados de una u otra forma. También buscamos respuestas para comprender si cada alternativa es viable y cuál compensa más.

La perspectiva desde la que mira el análisis financiero a la empresa es la temporal.

El primer beneficiado del análisis financiero en la empresa es la planificación. Podemos valorar la sucesión de escenarios y acciones con un marco racional de decisión. Las situaciones de riesgo o incertidumbre pueden ponerse en contexto.

Lógicamente, eso facilita el control. Observamos si, a posteriori, se van cumpliendo los objetivos y podemos valorar si hubo carencias en nuestro análisis. De este modo, depuraremos la toma de decisiones. A continuación, planificaremos medidas de corrección para regular la empresa en períodos sucesivos.

El análisis financiero ofrece grandes oportunidades para ir depurando los procesos de gestión de datos.

Además, el análisis financiero es una de las herramientas más prácticas para comprender la evolución del entorno. Gracias a este recurso, los sistemas de información externa de la empresa pueden capturar datos de la evolución de los mercados financieros en tiempo real. Asimismo, con los criterios de decisión apropiados, podemos automatizar muchas decisiones.

Incluso, podemos ver los beneficios del análisis financiero en las decisiones del corto plazo. El ejemplo más claro lo observamos en la gestión de la tesorería y los activos de mayor liquidez.

Las herramientas visuales en la toma de decisiones

En la actualidad, se están volcando muchos esfuerzos en contar con herramientas muy visuales para la toma de decisiones. A través de soluciones digitales, capturamos todos los datos para efectuar el mejor análisis financiero. Lo que nos interesa es que el resultado final del proceso se materialice en gráficos e indicadores muy intuitivos.

En definitiva, nos situamos ante el poder transformador de la tecnología. Gracias a ella, los datos se convierten en información útil con la que tomar decisiones. Para ello, tenemos que ponderar muchos factores complejos, pero sin olvidar que queremos simplicidad a la hora de visualizar los resultados.

La tecnología debe hacer más sencilla la interpretación de la información financiera.

Con ello, obtenemos una capacidad de respuesta más rápida. Por un lado, logramos que los procesos de examen de los datos sean más fluidos. Además, contamos con un marco de análisis que permite integrar cada período y sus circunstancias en la decisión. No tenemos que detenernos a estudiar cómo vamos a analizar los datos financieros en cada ocasión.

Por otro lado, logramos una interpretación más intuitiva que evita las dudas y dilaciones innecesarias. Eso es especialmente importante en un ambiente de colaboración interdepartamental. De esta forma, la información financiera queda al alcance de profesionales de cualquier especialización, no solo es para los financieros.

Además, la visualización es muy importante para efectuar presentaciones. Los terceros a los que queremos integrar en los proyectos pueden contar con argumentos objetivos. Y eso tiene un beneficio adicional: se fortalece la confianza, tan importante cuando hablamos de colaboraciones sostenidas en el tiempo.

El beneficio de la automatización del análisis financiero

Detrás de un buen análisis financiero hay siempre un buen profesional. Este puede encontrar las claves que muestran los datos al servicio de la empresa. Sin embargo, para ello necesita disponer de tiempo y herramientas.

Una manifestación muy ilustrativa de esto es la búsqueda de correlaciones. De ellas dependen los riesgos. Por ejemplo, si efectuamos dos inversiones cuyos rendimientos están correlacionados, la varianza del rendimiento no será la mera suma de varianzas. Habrá por medio una covarianza que, si es negativa, amortiguará considerablemente el riesgo de asumir ambos proyectos.

En ese momento, las herramientas para el análisis de datos pueden encontrar la correlación en segundos. Liberado del tiempo que llevan las operaciones más mecánicas, el analista financiero puede ir más allá. Por ejemplo, puede interesarse por el sentido de posibles relaciones de causalidad. De este modo, puede enriquecer la información con la que se toman las decisiones.

La automatización empodera el talento humano y enriquece la toma de decisiones.

Sin embargo, el camino no termina ahí. La suma de automatización y talento humano genera mayor comprensión. Los algoritmos de decisión financiera se van perfeccionando con el tiempo. Gracias a ellos, vamos entendiendo mejor a la empresa y su entorno y encontramos formas más eficientes de tratar los datos financieros. Se alimenta así un círculo virtuoso en el que, de forma paulatina, la automatización va cobrando más sentido.

La información financiera fluida

Con los procesos de los datos financieros en depuración progresiva, damos un salto colaborativo. Ya no es necesario que otros departamentos reclamen al financiero informes sobre las perspectivas temporales, viabilidad, beneficios potenciales o riesgos de sus proyectos. El flujo puede ser, de hecho, automático.

Por ejemplo, cuando un departamento de recursos humanos trabaja en planes de carrera, está abordando una decisión financiera. Se tiene que diseñar por ello un adecuado sistema de incentivos que sea coherente a lo largo del tiempo y que ofrezca retornos a la empresa. Lo tradicional sería solicitar formalmente asesoramiento al departamento financiero.

Con la automatización, gran parte de la información útil puede volcarse directamente en una solución digital permanentemente accesible. Hemos plasmado la comprensión de la empresa y su entorno en una herramienta y tenemos un proceso más inteligente. Además, la suma de la persona y la máquina anticipan las necesidades de información.

Si, pese a todo, quedan dudas o aspectos por abordar, será la mano humana la que, con la colaboración de ambos equipos, perfeccione la respuesta. Lo que se aprenda de esa situación servirá para automatizar mejor en lo sucesivo.

Como resultado, la información deja de ser un simple papel o documento informático en manos del decisor. Ahora, tiene un carácter fluido y circula a lo largo de toda la organización, salvo que la confidencialidad de los datos exija otra forma de proceder.

Así, el análisis financiero enriquece las decisiones empresariales y, con cada una de ellas, se obtienen enseñanzas que mejoran el análisis.

Sage XRT Treasury

Sage

- Accede al recorrido
interactivo gratuito

- Conoce la solución
para la gestión de tu
tesorería.

Inicia el tour interactivo