Playing now

Playing now

Asientos de cierre y ajuste, ¿cuál es la diferencia?

Volver a los resultados de búsqueda

reunión en oficina

En este post explicamos, punto por punto, qué son los asientos de cierre y ajuste contables, cómo se elaboran y su relevancia para el buen funcionamiento de la empresa.

  • Para obtener información veraz sobre la situación financiera de la empresa, debemos acudir al balance general, que es el resultado de los saldos que arrojan las cuentas al cierre del ejercicio.
  • Los saldos de estas cuentas son el producto de los asientos contables, que conforman el libro mayor y en el que se reflejan todos los asientos, incluidos los de ajuste y cierre

Los asientos contables son todas las anotaciones que se hacen en el libro de contabilidad con la finalidad de reflejar un hecho u operación contable, y pueden ser operativos, de ajuste, de regularización, de cierre…

En este artículo nos centramos en los asientos de ajuste y cierre. Dos figuras contables que se caracterizan, por un lado, por registrar la actividad de la empresa y ajustan los errores que se detecten; por otro, porque se efectúan al final del ejercicio.

Pero tienen sus diferencias. En las siguientes líneas te las explicamos.

Los registros contables ponen a nuestro alcance una fuente ordenada de datos para una buena administración financiera.

¿Qué son los asientos de ajuste?

Este tipo de asiento se registra al final de un periodo para actualizar las cuentas de la empresa antes de realizar el cierre contable. El objetivo de los asientos de ajuste es obtener el resultado contable de forma correcta. Con este recurso se distribuyen ciertas transacciones entre los periodos contables afectados y registra aquellos ingresos devengados o los gastos que no han podido registrarse en el cierre del ejercicio (generalmente este tiene lugar el 31 de diciembre).

Durante el ejercicio, se contabilizan numerosas operaciones de ingresos y gastos. Pero puede ocurrir que, a fecha de su cierre, se den una serie de circunstancias como son que:

  • Existan ingresos y gastos contabilizados que pertenezcan a otros ejercicios.
  • No se hayan registrado todas las operaciones realizadas dentro del periodo correspondiente al ejercicio.
  • Queden pendientes de contabilizar ingresos y gastos pertenecientes al mismo ejercicio.

Es en estos casos donde se realizan los ajustes contables, cuya finalidad es la obtención correcta del resultado contable.

Ajustes contables vs ajustes extracontables

Llegados a este punto, es importante distinguir entre ajustes contables y ajustes extracontables. Estos últimos son modificaciones que se realizan sobre el resultado contable para calcular la base imponible del Impuesto de Sociedades. Su denominación ‘extra’ se debe a que se realizan fuera del ámbito contable, y su objetivo fundamental es ajustar los gastos e ingresos de una empresa a la normativa fiscal.

¿Qué son los asientos de cierre?

Tras realizar los ajustes necesarios para regular los ingresos y gastos y actualizar las cuentas del balance, llega el momento de calcular el resultado final. Este se realiza con el asiento de cierre contable de todas las cuentas de ingresos y gastos con saldo.

Por lo tanto, a diferencia de los asientos de ajuste, los de cierre se efectúan para cerrar y cancelar las cuentas de ingresos y gastos. En definitiva, se trata del último asiento que se realiza en el Libro Diario.

El objetivo de este tipo de asiento es poner las cuentas a cero, cargando todas las cuentas que presenten saldo acreedor y abonando todas las que lo tengan deudor. Realizado el asiento, obtendremos la información necesaria para presentar el Balance de Situación y cuantificar el Patrimonio Neto de la empresa.

Sage

Los ejercicios contables definen un ciclo económico en la vida de una empresa, generalmente asociado a un año natural.

Con esta información, la empresa puede ver el desarrollo que se quiere dar al futuro de la compañía, teniendo como base la situación financiera actual, por lo que se trata de un asiento que incide directamente sobre la toma de decisiones. El resultado obtenido es algo así como un balance previsional donde se puede prever el crecimiento futuro de la empresa, así como los medios necesarios y el esfuerzo financiero a invertir para el buen desarrollo de su actividad.

Los asientos de cierre sellan todas las cuentas con saldo en el ejercicio para finalizar la contabilidad anual.

No confundas cierre contable con cierre fiscal

Es importante diferenciar entre cierre contable y fiscal. El cierre contable se efectúa antes que el fiscal y, como hemos señalado, arroja el resultado final de las cuentas de balance, que se distribuirá entre dividendos y reservas tras ser aprobados por la Junta General. En cambio, con el cierre fiscal obtendremos la base imposible a partir de la cual calculamos el Impuesto de Sociedades.

Pero ¡mucho ojo! Aunque la base imponible (obtenida tras el cierre fiscal) no es el mismo concepto que el resultado contable que obtenemos en el cierre, ambos deben coordinarse realizando los ajustes extracontables pertinentes. De esta forma, podremos calcular el Impuesto de Sociedades y estar al día con la normativa fiscal.

El contable de ayer, el asesor de hoy

Una guía actualizada a 2019, con datos y contenidos prácticos para los asesores contables de hoy en día.

Descarga gratis