Playing now

Playing now

¿Cómo definir objetivos para tomar decisiones relevantes en tu negocio? (webinar online)

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete
sage

¿Te has planteado cuál es la razón por la que tus clientes eligen comprarte?  Para lograr que tu empresa se diferencie como referente en tu sector y en el mercado, has de saber qué aporta valor a tus clientes.

Y, sobre ello, debes definir correctamente cuáles son los objetivos sobre los que deseas enfocar tu estrategia de Marketing, para tener claro qué quieres conseguir y poder analizar una evolución.

Los objetivos son los resultados que tu empresa aspira alcanzar. Todos aquellos puntos de destino que se marca en el horizonte. Las situaciones que pretende consolidar en un plazo de tiempo con unos recursos determinados.

Los objetivos deben ser estratégicos, si son referentes a la visión del negocio; tácticos, para trazar la estrategia de Marketing; operativos, para contemplar diferentes canales; métricos, para analizar toda la visión global de acciones realizadas.

En definitiva, los objetivos que ha de perseguir tu negocio deben ser SMART:

  1. Específicos: Antes de definir tu objetivo, has de considerar qué quieres conseguir.
  2. Medible: Tu objetivo debe ser medible en el tiempo con KPI’s o indicadores para analizar los resultados logrados.
  3. Alcanzables: El objetivo ha de estar alineado con la meta que deseas lograr y ha de ser viable para mantenerte motivado en realizarlo.
  4. Relevante: Tu objetivo debe ser relevante y atractivo para tus clientes, ya que estará vinculado con su motivación de compra.
  5. A tiempo: El objetivo ha de estar concretado en el tiempo para visualizar cuándo alcanzaremos la meta deseada.

Tus objetivos deben estar en sintonía con las fases del embudo de ventas de tu negocio para que influya en tu estrategia


Los objetivos deben estar en sintonía con las etapas del embudo de ventas de tu negocio para que influya en tu estrategia. Tus objetivos tienen que estar correctamente definidos y alineados con el embudo de ventas para que sea efectivo el camino hacia la conversión (Customer Journey) que deben seguir los leads potenciales.

Si tenemos perfectamente acotados nuestros objetivos, será más sencillo atraer, convertir, cerrar ventas y fidelizar a nuestros potenciales.

  • En la fase previa de reconocimiento, nos enfocamos en el objetivo de obtener la máxima visibilidad de nuestra página web, para medir el alcance de leads obtenidos en la campaña, a partir del CPM Medio.
  • A continuación, pasamos a la fase de consideración, en la que nuestro principal objetivo es la adquisición; es decir, nuestro indicador es el tráfico de leads, y nuestro factor métrico será el CPC. En el momento en el que logramos convertir al usuario, perseguimos la venta directa.
  • Una vez que el usuario compra, éste entra en la fase de compromiso, en la que el objetivo que buscamos es lograr un mayor engagement en los medios sociales, para medir por qué nos ha comprado y si está satisfecho con su elección. Otra de las vías para medir la fidelización del cliente es la métrica de los ingresos del ciclo de vida, para contrastar cuál ha sido su frecuencia de recompra y cuánto tiempo ha permanecido con el “carrito” de compra abierto.

En definitiva, trazar objetivos reales, específicos, alcanzables, relevantes, temporales y medibles y plasmarlos en el embudo de compra, te aportará un gran abanico de ventajas. Y es que te permitirá organizar correctamente tus procesos para que sea más sencillo evaluar si has obtenido los resultados que deseabas.

A su vez, lograrás que todos los canales de comunicación con los diferentes departamentos de tu negocio estén en pleno funcionamiento, sin desperdiciar los recursos operativos ni tácticos.

Webinar Sage