Cómo gestionar los envíos de productos en tu tienda online

Publicado · 3 minutos de lectura

Uno de los grandes retos cuando una empresa se decide a vender por Internet está en la distribución de sus productos. No sólo tenemos que tener una buena página, que sea atractiva para los usuarios y sencilla de utilizar, productos a un precio competitivo, sino que además tenemos que hacer los tiempos de entrega sean los adecuados. Por eso vamos a ver hoy cómo gestionar los envíos de productos en tu tienda online.

La logística es el nexo de unión entre el mundo online y el mundo real. Mediante este proceso, el producto pasará desde nuestro almacén, o incluso desde el almacén de la empresa distribuidora, al domicilio del cliente. Este tránsito tiene que durar el menor tiempo posible y además realizarlo con el menor coste posible, de manera que dicho coste no acabe por hacer que nuestra oferta no sea competitiva.

Distintos modelos de envío: rapidez vs. precio

En lo que respecta a los precios de los envíos existen dos tendencias: la primera busca competir y destacar por precios de productos muy bajos, razón por la cual el coste del envío se tarifica cuando se realiza la compra. Esto tiene la ventaja de que cuando nuestro producto se coteja con otros iguales, que pueden vender otras tiendas de la competencia, puede ofrecer un precio más atractivo en los comparadores de precios, salir destacado y captar clientes.

La otra tendencia es hacer el envío gratuito, o dicho de otra manera, sumarlo al coste final del producto desde el principio. Hay muchos consumidores habituales de Internet que valoran muy positivamente que los envíos no tengan un coste añadido tras realizar la compra, por lo menos en la opción más básica de entrega, puesto que pueden, y deben, existir distintos modelos de entrega de productos.

A la hora de entregar un producto en la dirección que nos ha proporcionado el cliente tenemos que conjugar dos factores: tiempo de entrega y coste de la misma. Por lo general, un mayor tiempo de entrega significa un menor coste. De esta manera si el envío se realiza por correo o mensajería ordinaria es más económico que si necesitamos hacer una entrega urgente.

Además aquí las empresas pequeñas suelen tener problemas a la hora de competir con las grandes, que acceden a tarifas más económicas debido al mayor volumen contratado con las empresas de mensajería. En este sentido hay que asumir y luchar por ofrecer a los clientes un mejor seguimiento de los envíos, un trato más personalizado, etc. Todo aquello que puede ofrecer una pyme y quizás no es posible para una empresa de mayor tamaño.

En todo caso debemos ofrecer a los clientes distintas opciones para que puedan optar por un envío en 24 horas si necesitan el producto de forma urgente o un envío ordinario que puede tardar dos o tres días, pero cuyo coste es mucho menor. En muchas tiendas online lo que hacen es asumir el coste del envío más económico a partir de un determinado precio de venta, es decir, es gratuito si el coste supera los 60€, por ejemplo.

Política de devoluciones

Por último, un aspecto que no podemos pasar por alto es la política de devoluciones de los productos. Tras las últimas modificaciones legislativas introducidas por la Unión Europea vamos a un tiempo de devolución de 14 días por parte del cliente, mientras que lo usual en nuestro país por el momento son los siete días de rigor.

Por lo general, se asume que si el producto viene defectuoso o se ha dañado durante el transporte será la empresa la que se haga cargo de los costes de devolución del mismo así como de enviar un nuevo producto al cliente. Estos costes también debemos tenerlos en cuenta, asumiendo que siempre tendremos una tasa de devolución, que puede ser más o menos elevada. Por el contrario si es el cliente el que no está conforme o no le gusta el producto será el quien corra con los gastos de devolución y la empresa le reintegrará el coste del producto.

Son muchos los factores a tener en cuenta a la hora de gestionar los envíos. Y no es una cuestión menor. Se valoran mucho por parte de los consumidores tanto los precios, como los tiempos en la llegada de los productos. Una buena gestión nos puede hacer ganar muchos clientes y fidelidad por parte de los mismos. Por el contrario, una mala gestión supondrá que perdemos un cliente, puesto que si está descontento rara vez volverá a comprar en nuestra tienda online.

 

Subscríbete a la newsletter de Sage Advice

Recibe nuestros consejos más recientes directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico.

Dejar una respuesta