Playing now

Playing now

Cómo promover entornos saludables en tiempos de pandemia

Volver a los resultados de búsqueda

En este post, te contamos en profundidad cómo se pueden fomentar entornos saludables tanto en la oficina como en casa. ¿Quieres saber más? ¡Sigue leyendo!

  • La empresa debe velar por la seguridad de sus empleados y fomentar un mejor lugar de trabajo.
  • Los trabajadores que hacen teletrabajo deben buscar un lugar cómodo para poder trabajar con todas las garantías.

El teletrabajo ha llegado para quedarse. Hace años es probable que muchos empleados soñaran con el momento en que pudieran trabajar desde casa o desde cualquier otro lugar. E incluso soñaban con una época en la que hubiera más flexibilidad en el horario debiendo ir a la oficina cuatro días a la semana y hacer el quinto desde casa. La pandemia ha provocado que todo eso se acelerase.

¿Puede la empresa promover entornos saludables de trabajo durante la situación sanitaria del COVID-19? Por supuesto. Tanto dentro de la oficina como fuera de ella.

¿Qué es un entorno de trabajo saludable?

Un entorno de trabajo saludable es sinónimo de prosperidad en la empresa. La salud de la empresa y la del empleado están estrechamente vinculadas. Por lo que debe incluir protección a la salud y promoción de la salud.

En ese tipo de entornos, los trabajadores y los jefes colaboran en el proceso de mejora para promover y proteger la salud, seguridad y bienestar de los trabajadores.

De ahí que sea importante fijarse en aspectos como en el espacio físico o en el bienestar psicosocial del trabajo, que debe incluir la organización del mismo y la cultura del ambiente de trabajo. En este punto no se deben olvidar los recursos de salud que hay en el espacio de trabajo.

Los entornos saludables en el trabajo son aquellos en los que se protege la salud y seguridad de los trabajadores.

La salud, lo primero en la oficina

La salud de la cuenta de resultados de una empresa es inversamente proporcional a la salud emocional (y física) de los trabajadores. Por eso los expertos ponen el acento en la importancia de crear entornos lo más confortable posible para trabajar.

Para potenciar un entorno laboral saludable en tiempos de pandemia hay que tener en cuenta primero cómo es el ambiente físico de trabajo, esto es, el edificio donde se encuentra la oficina. Un trabajador siempre hará mejor su papel si desarrolla su actividad en un lugar que esté bien ventilado e iluminado. Y, además, durante la COVID-19, es conveniente contar con un espacio con suficiente distancia social.

El mobiliario juega también un rol importante a nivel laboral. Por ejemplo, desde la dirección hay que tener en cuenta cuestiones como la ergonomía del trabajador. Contar con sillas apropiadas para que el empleado pueda pasar sentado su jornada laboral y que estas se sitúen a una altura adecuada con respecto al escritorio es fundamental.

Pero no solo hay que tener en cuenta la salud física, sino que también hay que tener presente el ambiente psicosocial del trabajo. En ese sentido, hay que incluir las actitudes, creencias y prácticas de las personas en su lugar de trabajo, ya que eso es también lo que genera un ambiente positivo a nivel laboral.

¿Qué hacer durante el teletrabajo?

La situación sanitaria actual ha abierto un nuevo escenario que hasta antes muchos no imaginaban: la posibilidad de que los trabajadores puedan desempeñar su labor también en casa. Contrariamente a lo que muchos imaginan, teletrabajar no solo consiste en disponer de un ordenador. El teletrabajo también exige unos hábitos saludables para que la experiencia de trabajar en casa sea fructífera y productiva para ambas partes.

En ese sentido, para crear un entorno de trabajo saludable durante el teletrabajo, la empresa debe establecer unos horarios. Trabajar desde casa no es sinónimo de descontrol, sino que debe asociarse a una rutina similar a la que se tiene en la oficina. El empresario tendrá, por tanto, que establecer un horario que sepa que es idóneo para el cumplimiento por parte de los trabajadores con su descanso incluido.

En casa es aconsejable seguir manteniendo el mismo horario de trabajo que en la oficina.

Disponer de un lugar agradable para teletrabajar es también un plus. Aquí es el propio trabajador el que tendrá que establecer unos límites. No es lo mismo trabajar en la cocina que hacerlo en una mesa de despacho. Conviene buscar una habitación específica en la que el trabajador pueda disponer de una mesa y una silla apropiada, además de todas las cosas que se necesiten para hacer su trabajo.

Por último, es aconsejable incorporar los hábitos laborales y el horario a la nueva rutina. Todo esto será lo que conseguirá que se trabaje en un entorno lo más saludable posible.