Playing now

Playing now

Como vender en el extranjero a través de tu tienda online

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete
sage

Si tienes una tienda online, tienes un escaparate virtual que pueden ver clientes de todo el mundo. Internet apenas tiene fronteras.

Esta circunstancia ofrece a tu tienda online un mercado enorme, al que puedes llegar de una forma relativamente sencilla. Para empezar, gracias a la extensión del castellano, puedes llegar fácilmente al público hispano a lo largo del continente americano, incluido Estados Unidos.

La traducción a otros idiomas* en e-commerce normalmente está asociada a la expansión, y antes de tomar una decisión debes considerar el interés que puedas detectar en otros países, ya sean europeos, de Oriente Medio o de otras áreas. Antes de traducir recuerda la importancia de posicionar bien tu web para que no pase inadvertida entre los internautas de esos países.

*El idioma puede ser una herramienta importante en un país como España en donde vive población extranjera permanentemente.

Una vez superadas las barreras del idioma y el posicionamiento, debes tener superar la cultural y la sanitaria. Es decir, cuida de que el producto que quieres exportar sea legal en los países a los que te diriges.

Por un lado, algunos países musulmanes pueden prohibir productos como el alcohol; por el otro, para exportar productos alimenticios o farmacéuticos debes tener en cuenta si los ingredientes o compuestos están permitidos en el país de destino.

Si vas a vender a clientes en el extranjero de una forma continuada, debes darte de alta en el registro de exportadores de la Agencia Tributaria. Y si vas a hacerlo dentro de la Unión Europea, también debes registrarte en el censo VIES.

La mayoría de los productos y servicios que se exportan a otros países de la Unión Europea se facturan sin IVA, porque el receptor deberá liquidar este impuesto en el país de destino. Sin embargo, si el receptor es un particular, sí deberás facturarle el IVA y declararlo en tus impuestos.

Si exportas a países fuera de la Unión Europea, no tienes que cargar el IVA porque supuestamente el receptor lo pagará en su país. Pero sí te tocará pagar un arancel, que es el impuesto que el país de destino cobra por dejar entrar tu mercancía.

Estas normas facilitan la venta online a terceros países, pero sigue quedando una dificultad: los gastos de envío. Esta cantidad puede variar mucho en función del tamaño del paquete y el país de destino. No obstante, en este caso no está mal visto cargar los gastos de envío al receptor e incluso no facilitar tanto la devolución.

Si tienes una tienda online, piensa en grande. ¡Tus productos pueden llegar a todo el planeta!

Maximiza tu presencia online

Si tienes una asesoría o despacho profesional, en esta guía puedes aprender a diferenciar tu negocio en la red.

 

Descarga gratuita