Estas son las tendencias clave en asesoramiento para pymes en 2018

Publicado · 5 minutos de lectura

Los despachos profesionales se van adaptando continuamente a las nuevas necesidades de sus clientes. El próximo año vendrá marcado por un conjunto de tendencias en asesoramiento para pymes.

La mayoría de las tendencias en asesoramiento para pymes vienen de tiempo atrás, pero es ahora cuando se afianzan. Además, en general, es esperable que se asienten en el futuro.

Internacionalización de las pymes

Esta tendencia afecta a toda clase de asesorías. Con la internacionalización surgen dudas y necesidades de asesoramiento en múltiples campos, por ejemplo:

  • Asesoramiento de las especificidades jurídicas de otros países
  • Consultas sobre el marco laboral
  • Análisis de las opciones de financiación
  • Contabilización de operaciones
  • Gestión internacional de la tesorería
  • Planificación fiscal internacional
  • Asesoramiento en materia aduanera
  • Informes sobre la situación de las telecomunicaciones
  • Investigación de mercados
  • Confección de campañas de publicidad
  • Estudios de SEO y otras herramientas de SEM a nivel internacional
  • Traducciones y elaboración de informes y documentos en diferentes idiomas
  • Planificación de aspectos logísticos
  • Aspectos técnicos de electricidad, mecánica, electrónica, química, informática, etc.

En general, muchos de esos aspectos son materia de consulta a asesores externos, dado que las pymes suelen carecer del personal especializado suficiente como para diseñar por ellas mismas su proceso de internacionalización. Parte del éxito en este proceso depende de la habilidad de los emprendedores y de los propios asesores para colaborar en que todas las piezas encajen.

Y la pregunta clave que se hacen la mayoría de las pymes es hasta dónde debe llegar la internacionalización. Muchas simplemente piensan en vender en otros países, por ejemplo, a través de una tienda online. Otras podrán plantearse procesos más ambiciosos en los que buscan socios, proveedores, financiación e, incluso, inversiones internacionales con desplazamiento o contratación de trabajadores en el país de destino.

Tendencias en asesoramiento para pymes en materia de protección de datos

La protección de datos se ha convertido en una necesidad por dos motivos principales. El primero es el legal. Las empresas han de adaptarse para cumplir con la LOPD y, en 2018, habrán de enfrentarse a las novedades que aporta el RGPD.

El segundo motivo es tecnológico. Vivimos en la era de los datos. Cada día se crean más y más datos de clientes, de trabajadores, de proveedores, de procesos… Una parte sustancial de ellos o son de carácter personal o están relacionados con datos que sí son personales. Las pymes quieren saber cómo poder sacar partido de todos esos datos cumpliendo con todas las obligaciones legales y contractuales y manteniendo su seguridad.

Esta tendencia tiene también un carácter transversal. En prácticamente cualquier materia objeto de asesoramiento o gestión surgen cuestiones de protección de datos: desde el diseño web hasta la facturación, pasando por las nóminas o las relaciones con clientes y proveedores, por poner solamente algunos ejemplos.

Contratación pública

Existe una tendencia lenta pero profunda a nivel nacional e internacional a examinar cómo se puede mejorar el acceso de las pymes a la contratación pública. Las directivas comunitarias recientemente traspuestas a la legislación española son un ejemplo de ello.

Previsiblemente, dentro de unos años, los requisitos que se exigen en muchos países se irán aproximando cada vez más. La razón es la firma de diversos tratados sobre comercio e inversiones que se están negociando, no sin dificultades, en diversas áreas del planeta.

Comprender la contratación pública se ha vuelto una necesidad para muchas pymes. Es, por un lado, una oportunidad para tener más ventas, crecer, crear más departamentos y estructuras especializadas, realizar inversiones, ganar productividad, reducir costes y ganar competitividad.

Pero, por otro lado, también es una amenaza. Empresas competidoras de cualquier parte del mundo pueden estar ganando competitividad aprovechando las oportunidades que ofrece la contratación pública. De ahí que interesen cada vez más concursos y subastas en los que no se va a participar, incluso cuando se celebran en países lejanos. Interesa conocer cómo se desarrollan, si existen irregularidades, el impacto competitivo, los requerimientos, etc.

Dado el volumen y la dispersión de la contratación pública a nivel internacional, las pymes necesitan asesoramiento muy especializado en la materia relacionado con aspectos legales, pero también técnicos, financieros y de estrategia de la empresa.

Digitalización de procesos

La transformación digital está evolucionando profundamente los procesos de las empresas. Las pymes no se quieren quedar atrás, pero demasiadas veces carecen de recursos suficientes para desarrollar los cambios por sí solas.

Tienen un enorme interés sobre diferentes materias como, por ejemplo:

  • El empleo que puedan dar al big data
  • Los dispositivos conectados más interesantes para el negocio
  • El desarrollo de apps y portales para empleados
  • Los tipos de nubes más convenientes para diferentes misiones
  • Las aplicaciones de la inteligencia artificial

Además, de la conveniencia o no de aplicar estas herramientas surgen muchas dudas sobre el propio proceso de introducción de este tipo de tecnologías. En particular, las pymes están interesadas en prever el grado de aceptación de los cambios por empleados y clientes. A partir de ahí quieren conocer cuáles serían las medidas más oportunas para facilitar la adaptación.

Automatización de tareas administrativas

Las pymes pierden mucho (demasiado) tiempo en las tareas administrativas. No pueden permitirse despilfarrar un recurso tan escaso. Por ello han visto una gran oportunidad en el surgimiento de una nueva filosofía en la gestión que hará invisible la mayoría de tareas administrativas, al menos las más rutinarias.

El papel del asesor va a ser, previsiblemente, importante en esa transición hacia una nueva forma de cubrir las labores administrativas. En primer lugar, debe ser capaz de explicar a las pymes cuáles son las soluciones más adecuadas para cumplir ese objetivo en su caso particular.

Además, algunas labores tradicionales del asesor pueden automatizarse. Sin embargo, el futuro de la relación cliente-asesor seguirá siendo muy fructífero gracias al surgimiento de una amplia gama de nuevos servicios. Como resultado final, los asesores jugarán un papel clave en la modernización de la gestión de las pymes.

La presencia online

Paulatinamente, las pymes van descubriendo las posibilidades que abre la presencia online. Ya no solamente se trata de tener una buena web que informe de la actividad de la empresa. Además, se pretende establecer muchos tipos de relaciones online:

  • Servicios postventa
  • Comunicaciones a socios e inversores
  • Descripción del impacto social y ambiental de las actividades de la empresa
  • Atracción de talento
  • Acciones de publicidad
  • Creación de comunidades de clientes de la empresa que expliquen sus vivencias con los productos de la empresa, etc.

Y, dentro de cada una de las relaciones online, surgen múltiples aspectos que pueden requerir asesoramiento como, por ejemplo:

  • Diseño web
  • Seguridad de las comunicaciones y de su almacenamiento
  • Consecuencias jurídicas de las relaciones online
  • Impacto reputacional, etc.

Estamos en un momento en el que el asesoramiento a empresas será cada vez más especializado. Algunas áreas irán suscitando progresivamente un menor interés por parte de las pymes. Sin embargo, nacen con fuerza nuevos campos.

 

Subscríbete a la newsletter de Sage Advice

Recibe nuestros consejos más recientes directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico.

Dejar una respuesta