Playing now

Playing now

Baja laboral antes de las vacaciones, ¿cuáles son mis derechos?

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete

Analizamos la relación entre la baja laboral y el período vacacional, los posibles casos que se pueden presentar y qué consecuencias tendrían.

  • En general, los días de vacaciones no disfrutados pueden recuperarse tras el alta
  • El derecho a la desconexión digital también existe en vacaciones o si estamos de baja

Incapacidad temporal y vacaciones son, por desgracia, compañeras de viaje en algunas ocasiones. Ahora estamos a un paso de que la mayoría de los trabajadores inicien su principal periodo de descanso anual, que muchos llevan tiempo esperando y planificando, pero que se puede comprometer por una baja, ya sea por un accidente en el trabajo o ya sea por una enfermedad.

Y la pregunta en estas ocasiones es: y, ahora… ¿qué? Comprender las implicaciones de esta situación es la mejor medida para afrontarla, tanto para la empresa como para el trabajador.

Baja laboral antes de irnos de vacaciones

El principal miedo que surge se da durante los días previos a las vacaciones está relacionado con posibles accidentes laborales o enfermedades que puedan acabar solapándose con el periodo vacacional solicitado.

En todo caso, este periodo, aunque estuviera así previsto, no cuenta como vacaciones y el empleado tendrá derecho a recuperarlas una vez que se reincorpore a su puesto de trabajo bajo ciertas condiciones.

  • En el caso de una incapacidad temporal, el trabajador tendrá derecho a disfrutar de sus vacaciones cuando termine su baja laboral. En situaciones prolongadas en el tiempo, hay que tener en cuenta que tiene un plazo límite de 18 meses para recuperarlas una vez transcurrido el periodo que generó el derecho a ellas.
  • Pongamos el caso de una lesión grave que lleva asociado un año de baja. El trabajador no ha tenido vacaciones en 2019 y le corresponden 30 días. Se da de baja a primeros de julio y tarda un año en reincorporarse. En principio, tendría hasta junio de 2021 para poder disfrutar las vacaciones de 2019.
  • Con las bajas de maternidad o paternidad ocurre lo mismo. Los trabajadores tienen derecho a disfrutar sus vacaciones una vez finalizados sus derechos por el nacimiento o adopción de hijos. Eso es bastante habitual, ya que muchos planifican este momento tan especial para acumular el máximo tiempo posible para el cuidado de los recién nacidos.
  • Una cuestión diferente es si podemos o no viajar estando de baja laboral. En principio, esto dependerá del motivo de dicha baja. Como norma, deberíamos tener una autorización del médico que nos está tratando para poder desplazarnos. La concesión o no de ésta depende de la enfermedad que ha generado la incapacidad temporal.
  • Esto puede dar lugar a que algunos trabajadores lleguen a pedir el alta voluntaria para poder realizar el viaje de vacaciones planificado. Sin embargo, debemos pensárnoslo dos veces, ya que hay que tener en cuenta que la Ley General de la Seguridad Social determina que cualquier trabajador que abandone el tratamiento médico sin ningún motivo justificado puede perder el subsidio.
  • Por último, puede darse el supuesto de que una incapacidad temporal se convierta en una permanente si el empleado no se recuperara de sus dolencias. En este caso, aunque deje de prestar sus servicios en la empresa las vacaciones no disfrutadas tendrían que ser abonadas.

Baja laboral durante las vacaciones

Si estamos de vacaciones y sufrimos una enfermedad que genera una incapacidad temporal, podremos interrumpir nuestras vacaciones y disfrutarlas cuando nos encontremos recuperados. Se entiende que la relación laboral queda en suspenso durante los días que el empleado está recuperándose.

En algunos casos, es también posible que el contrato de trabajo finalice cuando estamos de baja laboral. Entonces, los días pendientes de vacaciones debe abonarlos la empresa en el finiquito.

Derecho a la desconexión digital

Pero el mundo laboral ha cambiado y estar de baja no significa que no se pueda seguir en contacto con la empresa o incluso teletrabajar en algún momento puntual desde casa. La realidad es que con la llegada de la LOPDGDD o Ley Orgánica de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales uno de los derechos que garantiza es la desconexión digital.

Esto implica que no se puede molestar a los empleados en sus periodos de descanso, como deberían ser vacaciones o fines de semana, pero también en los de bajas laborales. Más allá de ajustar y traspasar los temas pendientes por una baja imprevista, no se puede estar cada día haciendo que los empleados de baja revisen su correo electrónico, se conecten desde su casa, etc.

También dependerá del tipo de baja. No será lo mismo una baja por estrés laboral y depresión que una por una caída a la salida del trabajo que puede provocar que el empleado esté frustrado en casa, con ganas de ayudar y poco que hacer fuera de las horas de rehabilitación. En todo caso, hay que ser muy respetuoso con este derecho a la desconexión digital.

Bajas laborales y otras ausencias en el trabajo

Una guía práctica con lo que necesitas saber sobre las bajas laborales, vacaciones, excedencias y otras ausencias en el trabajo de tus empleados.

Descarga gratis

Dejar una respuesta