Activo corriente

También denominado activo líquido o circulante. Es el activo de una empresa que razonablemente puede esperarse que sea convertido en dinero vendido o consumido a lo largo del ciclo normal de explotación (generalmente doce meses).

El activo corriente es el que determina la capacidad de pago que tiene la empresa, lo cual suele ser importante a la hora de negociar con las entidades financieras o los proveedores.

Según su naturaleza, los activos corrientes pueden ser:

– Activos no corrientes mantenidos para la venta. Se trata de inversiones que se espera recuperar fundamentalmente a través de su venta, en lugar de por su uso continuado y siempre que cumplan unas determinadas condiciones.

– Existencias. Son los activos poseídos para ser vendidos en el curso normal de la explotación (existencias comerciales), en proceso de producción (productos en curso) o en forma de materiales o suministros para ser consumidos en el proceso de producción o en la prestación de servicios (materias primas y otros aprovisionamientos).

– Deudores comerciales y otras cuentas a cobrar: instrumentos financieros y partidas que tienen su origen en el tráfico de la empresa.

– Inversiones en empresas del grupo y asociadas a corto plazo: inversiones en empresas del grupo, cualquiera que sea su forma. Incluye los intereses devengados con vencimiento igual o inferior a un año.

– Inversiones financieras a corto plazo: Inversiones a corto plazo distintas de las anteriores.

– Periodificaciones a corto plazo: gastos e intereses que se han pagado de forma anticipada y que corresponden al ejercicio siguiente.

– Efectivo y otros activos líquidos equivalentes: disponibilidades de medios líquidos en caja y saldos a favor de la empresa (en cuentas corrientes a la vista y de ahorro de disponibilidad inmediata), así como inversiones convertibles en efectivo con un vencimiento no superior a tres meses desde la fecha de adquisición.

Financiar el activo corriente o activo corto plazo es una de las tareas más complejas pero más necesarias de una empresa. Aquí puedes ver algunas claves.

Subscríbete a la newsletter de Sage Advice

Recibe nuestros consejos más recientes directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico.