Términos del Diccionario Empresarial

Competencia perfecta

La competencia perfecta en el mercado supone que ninguno de los agentes puede influir en el precio del bien o del servicio.

En un mercado donde existe una competencia perfecta se produce un equilibrio entre la demanda de mercado (que es la suma de la demanda de todos los consumidores) y la oferta de la industria (que es la suma de la oferta de todas las empresas que actúan en el mercado). Es decir, la oferta y a demanda son iguales.

¿Qué es la competencia perfecta?

Se trata de una situación económica que es muy difícil que se produzca en la realidad, pero que se utiliza para entender los mercados, estudiarlos a fondo y hacer predicciones de futuro sobre su comportamiento.

¿Qué requisitos se deben dar para que se produzca una competencia perfecta?

Para que exista una competencia perfecta se deben dar una serie de requisitos que son los siguientes:

  1. Ninguna empresa puede ser superior a otras. El mercado no se concentra en pocas manos que influyan en los precios. El caso contrario sería el monopolio.
  2. Ni los compradores ni los vendedores tienen influencia en los precios. El mercado es el que fija los precios de forma que no sean muy elevados o demasiado reducidos.
  3. El producto es homogéneo. Se trata de un mercado en el que no existen las estrategias de marketing porque el producto es igual.
  4. Es un mercado transparente. Todos los que intervienen en el mercado conocen los precios y las características de los productos.
  5. Inexistencia de barreras de entrada o salida. No hay problemas de entrada o salida del mercado y tampoco problemas de reventa.
  6. Inexistencia de costes de transacción. No hay diferencia entre una empresa a la hora de adquirir un bien puesto que el coste adicional es igual.

Competencia perfecta e imperfecta

Tal y como decíamos al inicio, la competencia perfecta es una situación muy complicada que se de en la realidad, casi todos los mercados tienen una competencia imperfecta.

Cuando la competencia es imperfecta se debe a diversos factores:

  • Los costes.
  • La diferencia entre un producto y otro.
  • Las limitaciones que pueden establecer las leyes, por ejemplo, patentes, impuestos, aranceles sobre productos extranjeros, etc.

¿Qué otras estructuras de mercado existen?

Además de la competencia perfecta existen otras estructuras que se pueden producir en el mercado y que son las siguientes:

  • Monopolio: existe una sola oferta y el control sobre el precio por ese oferente es completo.
  • Oligopolio: en este caso hay pocos oferentes con productos homogéneos o diferenciados y tienen, en parte, el control del mercado.
  • Competencia monopolística: en este supuesto hay muchos oferentes con productos diferenciados y tienen algún control sobre el precio.
  • Monopsonio: hay un solo demandante que tiene el control completo.
  • Oligopsonio: hay pocos demandantes que tienen algún control sobre el precio.

Un ejemplo de competencia perfecta

Imagina un país en el que se produce un producto, como puede ser el arroz. Si existe competencia perfecta hay muchos productores de arroz y muchos consumidores.

El arroz que producen las empresas es exactamente igual por lo que los consumidores no se inclinan por una marca u otra. De esta forma la oferta y la demanda son constantes y el precio es siempre el mismo, es decir, existe un equilibrio.

A los productores de arroz no les interesa aumentar el precio puesto que los consumidores comprarían el arroz a otra empresa.

La información sobre el mercado está a disposición de quien la necesite y si un nuevo productor quisiera entrar en el mercado del arroz lo podría hacer sin problemas porque no hay barreras.

CFO 3.0. Transformación digital más allá de la gestión financiera.

Descarga tu guía gratuita en PDF para descubrir:

-Las tendencias clave que impulsan la
digitalización del sector financiero

- Cómo está cambiando el papel del
director financiero o CFO 3.0

- Qué les quita el sueño: los cinco
obstáculos de la transformación digital

Descarga gratis tu guía