Playing now

Playing now

No tengo para pagar los impuestos, ¿cómo aplazarlos?

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete
sage

Posponer el pago de impuestos nos permite un desahogo en nuestra tesorería cuando estamos pasando un período de liquidez ajustada.

  • Te contamos el procedimiento para que pymes y autónomos lo soliciten
  • Conoce cuáles son los importes máximos que se pueden aplazar

A todos nos puede pasar: clientes que no abonan sus facturas, un mal momento de liquidez por un cúmulo de pagos, etc. Situaciones que se traducen en la imposibilidad de poder hacer frente a los impuestos. No obstante, Hacienda nos da la oportunidad de poder aplazarlos.

De forma general, se pueden aplazar las cuotas del IVA, el IRPF y el Impuesto de Sociedades, con excepción del modelo 111 de retenciones e ingresos a cuenta del IRPF y los pagos a cuenta fraccionados del Impuesto de Sociedades.

¿Cuál es el coste de aplazar impuestos?

Eso sí, pedir un aplazamiento no es gratis. Será necesario pagar el tipo de interés que se fija cada año en los Presupuestos Generales del Estado. Actualmente, los aplazamientos llevan emparejados unos intereses de demora del 3,75%.

Pese a que más de la mitad de los aplazamientos solicitados son por importe inferior a 30.000 euros, Hacienda también posibilita la prolongación de deudas superiores, pero en este caso sí se requiere un aval bancario, garantía hipotecaria o seguro de caución, y el interés aplicable será el del interés legal del dinero.

También, siempre podemos solicitar un préstamo a nuestra entidad financiera. No obstante, es difícil que nos ofrezcan unas mejores condiciones que las que nos da Hacienda.

¿Qué cantidades puedo aplazar?

La solicitud de demorar el pago de impuestos que podemos realizar debe ser inferior a 30.000 euros. En este caso, el aplazamiento no requerirá de aval y el proceso se realiza de forma automática.

Eso sí, autónomos y pymes tienen diferentes plazos límite para prorrogar la deuda contraída: doce meses para autónomos y seis en el caso de pymes. No obstante, Hacienda suele hacer excepciones cuando esté en peligro la viabilidad del negocio.

Procedimiento para aplazar el pago de impuestos

Lo primero será presentar el impuesto a través del modelo que se trate (hasta 30.000 euros o superior a 30.000). Podremos hacer la solicitud a través de la Sede Electrónica cuando lo presentemos. Lo normal es marcar la opción de “Reconocimiento de deuda con solicitud de aplazamiento” en el mismo modelo.

Lo más temerarios solicitan el aplazamiento cuando se ha producido el impago. No obstante, lo recomendable es que tengamos bien controlada la liquidez y en el momento de realizar el modelo saber si vamos a poder hacer frente o no al pago de los impuestos. O si solo tenemos para hacer frente a una parte del impuesto, podemos solicitar el aplazamiento únicamente de una parte.

Cuando solicitemos el alargamiento, deberemos aportar una propuesta de aplazamiento. Aunque luego ellos nos fijarán la que estimen apropiada, somos nosotros mismos los que les proponemos cuándo y cómo. Por ejemplo, tendremos que decir si queremos 2,3 o 4 pagos fraccionados.

Igualmente, tendremos que decir el motivo por el cual necesitamos un aplazamiento. Por ejemplo, por una falta temporal de liquidez disponible. Y muy importante: la cuenta bancaria en la que nos domiciliarán los pagos.

Bastará con que esperemos unos 12 días para saber la resolución final del aplazamiento en la que aprobarán nuestra solicitud, la desestimarán o nos harán una propuesta de pago alternativa.

¿Y si luego tampoco puedo hacer frente al pago?

Poniéndonos negativos… todo puede pasar. Llega el vencimiento de un plazo y no podemos hacerlo frente. En esta situación lo mejor es que, antes de que llegue el vencimiento, nos dirijamos directamente a Hacienda para renegociar un nuevo calendario.

En cambio, si somos algo descuidados y no hemos hecho el abono o no hemos dejado dinero en la cuenta de pago, la Agencia Tributaria nos sancionará con un recargo del 20%.

Tan pronto lo paguemos, es recomendable ir a Hacienda con el recibo para que no continúe nuestra deuda por la vía ejecutiva y se pase a un embargo de cuentas. Más vale prevenir que curar.

Consejos para cerrar tu año contable y fiscal

Una guía de descarga gratuita para que realices un cierre contable y fiscal sin errores, lo que te ayudará a establecer las previsiones de crecimiento de tu negocio.

Descarga gratis

Dejar una respuesta