Internacionalización

Muchas empresas, en su búsqueda de forma de crecer y expandirse, optan por la internacionalización.

¿Qué es la internacionalización?

La internacionalización de una empresa supone un proceso por el que la empresa crear las circunstancias precisas para vender sus productos y servicios en el mercado internacional.

Supone un proceso largo y que se divide en varias fases, ya que no se trata de estar en un solo país sino de formar parte de la economía de otro país.

¿Qué características tiene la internacionalización de una empresa?

Los elementos o características esenciales de la internacionalización, son los siguientes:

  1. Es un proceso largo y dinámico, no consiste solo en una fase sino que evoluciona con el tiempo.
  2. La estructura y el funcionamiento interno de la empresa deben cambiar para adaptarse a los nuevos objetivos del negocio.
  3. La internacionalización supone operar en mercados diferentes al mercado de origen: comprando, invirtiendo, vendiendo etc.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de la internacionalización?

Podemos destacar las siguientes ventajas de la internacionalización:

  • Aumentar los beneficios de la empresa. Trabajar en otros países puede ayudar a captar nuevos clientes y aumentar las ventas.
  • Crear nuevas oportunidades. Los mercados de cada país son muy diferentes y puede que un producto que ya no interesa en un país sea todo un éxito en otro.
  • Reducción de costes. Cuando aumenta la compra de productos o servicios por su venta en mercados extranjeros aumenta también la producción y se reduce el coste por unidad.
  • Mejora de la imagen corporativa. La internacionalización permitirá que la empresa sea conocida en otros países por lo que aumentará su buena reputación.

En cuanto a las desventajas, destacamos las siguientes:

  • Se trata de un proceso complejo por lo que es necesario prepararse y contar con personas capacitadas y con experiencia.
  • Es necesario un conocimiento del mercado en el que se va a actuar, lo que conlleva tiempo.
  • Pueden surgir barreras debidas a la normativa del país, diferencias en la cultura o en el idioma.
  • La logística para la distribución de los productos se puede complicar debido a la situación de cada país.

La importancia de las nuevas tecnologías en la internacionalización de las empresas

La innovación y la digitalización son fundamentales para crear nuevas oportunidades de negocio fuera del país de origen, tanto para empresas de reciente creación como para empresas con una trayectoria larga.

Por lo tanto, es fundamental la transformación digital para que las empresas sean más competitivas en el exterior y aprovechen todos los beneficios de las nuevas formas digitales de comercialización, las vías de comunicación que aportan las redes sociales o su potencial para llegar a los clientes, entre otros aspectos.

¿Cómo se desarrolla la internacionalización?

Tal y como decíamos anteriormente, internacionalizar una empresa conlleva un proceso largo y por etapas que pueden ser las siguientes:

  • Estudio del mercado. Lo primero será estudiar el nuevo mercado y sus características para conocer a los principales clientes, competidores y saber qué barreras (culturales, legales etc.) se pueden encontrar.
  • Elaboración de un plan. La estrategia es fundamental para saber qué hacer en cada paso. Se tendrá que detallar qué acciones se van a realizar en cada fase y cómo.
  • Implantación del plan. Es la parte quizás más complicada ya que pueden surgir imprevistos, pero de cada imprevisto se podrá aprender.
  • Medición de resultados. En el plan se habrán establecido objetivos de la empresa al salir al mercado internacional y tras la implantación del plan se deberán comparar esos objetivos con los resultados obtenidos y hacer correcciones si son necesarias.