Playing now

Playing now

Impuesto de Sociedades, así afectarán a las empresas las reformas en curso

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete
sage

Dentro del impulso legislativo del nuevo ejecutivo hay una serie de medidas que afectan al Impuesto de Sociedades y que afectan tanto a las grandes empresas como a las pymes, aunque de diferente manera.

  • Las grandes empresas pagarán una tasa mínima del 15% quedando sin efecto otras bonificaciones que pudieran tener acumuladas y que den como resultado un porcentaje inferior.
  • Las pymes volverán a deducir por reinversión de beneficios. Esta medida se encuentra todavía en trámite parlamentario.

El Impuesto de Sociedades es uno de los que más reformas legislativas ha sufrido en los últimos tiempos. El tipo efectivo que pagan las grandes empresas ha estado en el debate político desde hace tiempo. Por parte de muchos de los grupos se consideraba injusto que una gran empresa acabe pagando un tipo efectivo mucho menor que una pyme. Por eso, se quiere limitar la cantidad de bonificaciones a las que tienen acceso estas empresas.

¡Tuitea el dato! Subir el tipo de Sociedades al 15% supondría, al menos, aumentar la recaudación en 6.000 millones.

Por otro lado, se encuentran las pymes, que no tienen grandes departamentos financieros y fiscales para poder sumar deducciones y rebajar su tipo. Para tratar de beneficiar a aquellas que reinvierten los beneficios en la empresa hay una propuesta en trámite para recuperar una deducción vigente hasta la última reforma fiscal.

Tipo mínimo para las grandes empresas

La principal reforma afecta a las grandes empresas, aquellas que según la ministra de Hacienda tienen más recursos para optimizar el tipo impositivo del impuesto que se sitúa en el 20% pero que, tras aplicar diferentes ventajas fiscales, se sitúa alrededor del 12%. La reforma del impuesto impediría que ninguna gran empresa pueda tener un tipo inferior al 15%.

La reforma se plantea para que esté vigente ya en 2019. Lo cierto es que existe cierta controversia en este aspecto, puesto que según la CEOE el tipo de Sociedades de las grandes empresas es del 19,8% sobre la base imponible. No así sobre resultado consolidado, donde el tipo se sitúa en el 7,8%. Subirlo al 15% supondría, al menos, aumentar la recaudación en 6.000 millones.

También se quieren revisar y eliminar algunas deducciones vigentes como las de plusvalías y dividendos por ventas empresariales. Lo cierto es que aumentar la recaudación por la vía del impuesto sobre sociedades parece una de las formas de equilibrar el presupuesto para aumentar el gasto en otras partidas.

Pero puede no ser la única medida. En la Unión Europea, se presiona para lograr una mejor armonización fiscal y ya existen países que, para mejorar la recaudación de dicho impuesto, están reduciendo la exención de dividendos y plusvalías de fuente extranjera de manera que tribute el 5% de los ingresos en concepto de gastos no deducibles. En España, por el momento, la exención es completa. Y esto afecta, sobre todo, a las grandes corporaciones que son los que tienen más diversificadas sus estructuras.

Deducciones por reinversión de beneficios para las pymes

Para las pymes, se busca volver a recuperar las deducciones por reinversión de beneficios empresariales. No es una propuesta del grupo socialista, sino del PDeCAT, por lo que necesitará los apoyos del resto de grupos para salir adelante, aunque parece bastante probable. En todo caso, nunca se puede saber dado el fraccionamiento parlamentario existente y la posibilidad de elecciones anticipadas en el horizonte.

Esta deducción ya estaba vigente en la última reforma fiscal donde se cambió la deducción para premiar el ahorro. Ahora que el ciclo económico es más favorable, parece lógico que se premie a aquellas pymes que quieren invertir para fortalecer su competitividad.

Pero es que, además, la deducción por reinversión viene con premio, ya que pasaría del 10% al 15%. A cambio, quedarían fuera las inversiones inmobiliarias. De salir adelante, también entraría en vigor el 1 de enero de 2019 y afectaría a todas las empresas que tengan un beneficio neto inferior a los 10 millones de euros.

A todo esto, hay que recordar otras medidas tributarias que pueden afectar en mayor o menor medida a las empresas, como el impuesto a la banca, la subida de la fiscalidad del diésel o la tasa Google. Un panorama que parece más exigente con las empresas en su tributación y que pretende mejorar la recaudación del Estado en esta materia.

En todo caso, parece que el foco está puesto en las grandes empresas, más que en la pequeña, dado que los tipos efectivos que pagan éstas últimas son bastante más elevados de lo que aporta las de mayor tamaño.

Todo lo que necesitas saber sobre el Impuesto de Sociedades

Actualizada con las novedades en 2019 (Ejercicio 2018), una guía con todo lo que necesitas saber sobre la presentación del impuesto.

Descarga gratuita