Playing now

Playing now

Las 9 medidas para pymes y autónomos que se quedan en el aire tras no aprobarse los presupuestos

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete

Explicamos cómo quedan, dado el adelanto electoral, algunas de las principales medidas de interés para pymes y autónomos que estaban sobre la mesa.

  • Algunas medidas se quedan sin aprobar al no tener presupuestos, como la reforma del impuesto de sociedades, el aumento de la fiscalidad del diésel o la tasa Google
  • Otras medidas se podrían llegar a aprobar por medio de reales decretos leyes, mientras que algunas que estaban en negociación quedan definitivamente aparcadas

El rechazo a los presupuestos ha supuesto un gran contratiempo para diferentes medidas que había anunciado el Gobierno, pero que necesitaban de la correspondiente dotación presupuestaria para ponerlas en marcha.

Tras el rechazo de los presupuestos y la consiguiente convocatoria de elecciones anticipadas, algunas medidas que se daban por aprobadas han quedado en el aire. No es lógico aprobar medidas en el tiempo de descuento a menos que tengan un amplio consenso por parte de todos los grupos ya que, si el nuevo Gobierno y la mayoría parlamentaria que entren no están de acuerdo, tardarían muy poco en derogarlas.

Las medidas fiscales anunciadas que no entrarán en vigor

Mucho se ha hablado de las medidas fiscales que iban directamente ligadas a la aprobación del presupuesto. Habrá que esperar al año que viene para ver cómo se concretan o si quedan definitivamente en el olvido.

  • El impuesto al diésel, que tenía previsto equipar su fiscalidad de forma gradual con las gasolinas. Aunque no afectaba a los transportistas profesionales, sí podría suponer un gran problema para muchas empresas y autónomos que utilizan vehículos para sus desplazamientos, pagan kilometrajes, etc. Y la mayoría de ellos apostaron por coches o furgonetas diésel para ahorrar costes de combustible.
  • La reforma del Impuesto de Sociedades que tenía previsto elevar la fiscalidad de las empresas de mayor tamaño para lograr un tipo efectivo que fuera superior al actual, estableciendo un tipo mínimo en torno al 15%.
  • La tasa Google, también conocida como el impuesto de nuevos servicios digitales. No está aprobado, aunque se había avanzado en su redacción y es complicado que una medida de este tipo se apruebe de forma urgente. Se esperaba recaudar con él 1.200 millones de euros.
  • El impuesto de transacciones financieras, que afectaba sobre todo a los bancos y que de momento queda aparcado.

Algunas medias que se podrían aprobar antes de las elecciones

Otras medidas no están ligadas a los presupuestos de forma tan directa. Su aprobación depende, fundamentalmente, de la voluntad del Gobierno y de la valoración de si realmente corresponden a supuestos de extraordinaria y urgente necesidad, para poder impulsar las medidas a través de los correspondientes reales decretos leyes que, probablemente, se publicarían antes de finalizar el mes de marzo y que deberían disponer de mayoría suficiente en la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados para su convalidación.

Por otra parte, recordemos que las medidas aprobadas por real decreto ley han de pasar una suerte de doble aprobación. Entran en vigor desde su aprobación por el Consejo de Ministros, pero en el plazo de treinta días el Congreso de los Diputados (su Diputación Permanente en este caso) habrá de pronunciarse sobre su convalidación o derogación.

Por lo tanto, podría darse el caso de que algunas de estas medidas entren efectivamente en vigor, pero solamente durante unos días, si es que son rechazadas por la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados. Entre estas decisiones, encontramos dos de especial relevancia para las empresas:

  • La ampliación del permiso de paternidad aprobada en el Consejo de Ministros de la semana pasada. Supondría una tendencia a la equiparación del permiso de ambos progenitores en 2021. De momento, en 2018 sería de 8 semanas. Además, en el mismo real decreto ley se incluyen dos novedades importantes: un nuevo concepto (el de trabajo de igual valor) y la obligación de las empresas de llevar unas tablas registro de salarios a disposición de los representantes sindicales a efectos de garantizar la igualdad.
  • Respecto a la llamada contrarreforma laboral es más complicado que se aprueben algunos aspectos, como la recuperación de la ultraactividad y la prevalencia del convenio colectivo, ya que no cuentan con el consenso necesario entre los agentes sociales, pero desde el Ministerio de Trabajo parece que quieren suavizar la última reforma laboral recuperando el convenio colectivo como herramienta básica.

También es posible que, en algunos detalles, se opte por modificar el desarrollo reglamentario de alguna ley a través de reales decretos que, a diferencia de los reales decretos leyes, no necesitan de apoyo parlamentario para que continúen en vigor.

En todo caso, parece que pueden aprobarse uno cuantos reales decretos leyes. Como muestra, en el Consejo de Ministros del día 1, además del relacionado con la igualdad salarial y el permiso de paternidad se han aprobado otros relacionados con vivienda y alquiler y con medidas de contingencia ante la posible retirada del Reino Unido de la Unión Europea sin que se haya alcanzado acuerdo.

Dejar una respuesta