Permisos de paternidad y maternidad iguales e intransferibles

Publicado · 3 minutos de lectura

La pasada semana el Congreso tomó en consideración la propuesta presentada para que los permisos de paternidad y maternidad sean iguales e intransferibles. Vemos qué representa para los padres y madres y cómo afecta a su vida profesional y personal.

  • Propuestas para mejorar los permisos de paternidad y que sean iguales
  • Qué derechos tienen en otros países de la UE los padres y las madres

La propuesta que está tramitando el Congreso todos los grupos votaron de forma unánime para su toma en consideración pretende equiparar las 16 semanas de baja de maternidad con las 5 de paternidad, ampliando estas últimas en 11 semanas más. Los permisos de paternidad y maternidad serían iguales e intransferibles.

No es la única instancia que está estudiando esta cuestión. El Tribunal Constitucional ha admitido a trámite una demanda que reclama equiparar ambos derechos. De esta forma estarían casi cubiertos ocho meses de la vida del recién nacido, si se incluyen las vacaciones, que podría estar al cuidado de sus padres. Se evitaría el problema de tener que buscar guardería o dejarlos con los abuelos, que son las dos alternativas más utilizadas.

Propuestas para equiparar permisos de paternidad y maternidad

La propuesta que se está tramitando incluye 16 semanas para cada progenitor, que no pueden cederse. Es decir, el padre no puede renunciar a su derecho en favor de la madre. De esta forma, se busca que ambos sean corresponsables en el cuidado del recién nacido.

Las dos primeras semanas son obligatorias para ambos y deben cogerlas inmediatamente después del parto o la adopción. Después, ambos progenitores tendrían cuatro semanas también obligatorias, pero que se podrían coger en cualquier momento del primer año de vida del bebé. El resto serían voluntarias, es decir, se podría renunciar al derecho a la baja remunerada, pero nunca cederlas al otro progenitor. Eso sí, las 16 semanas se deberían coger en el primer año de vida de su hijo.

Los grupos tendrán que negociar para ver la redacción definitiva que puede tener una propuesta de este tipo. Algunos partidos proponen que la baja se tome inmediatamente después del nacimiento y de forma simultánea en ambos progenitores, impidiendo que se turnen en los cuidados y teniendo que dejar al niño en guardería a partir de los 4 meses, si ambos trabajan.

Otros partidos no se muestran conformes con que los permisos no se puedan transferir de un progenitor a otro, pero sí prefieren implantar un sistema de bonus, de manera que, si no se transfieren, se disfrute de más tiempo.

¿Cómo podría afectar esta medida a la brecha de género?

El inconveniente de una medida de este tipo es que no ayudaría a reducir la brecha de género. Tal y como muestran los datos del INE, la brecha salarial se dispara en 20 puntos cuando se tiene un hijo. Mientras que los padres no notan ninguna diferencia en su reincorporación tras su baja, muchas mujeres se ven obligadas a reducir su jornada o a coger excedencias para el cuidado del recién nacido.

Y este parón también afecta de forma negativa a su carrera profesional y a sus ingresos, al no ser consideradas para un ascenso. Eso por no hablar de las ocasiones en las que directamente no se contrata a alguien simplemente porque se puede quedar embarazada y la empresa tendría que contratar a alguien para sustituirla. Un problema que pocas empresas admiten, pero que sigue existiendo.

Lograr permisos iguales e intransferibles supondría un avance muy importante para reducir esta diferencia de salarios entre hombres y mujeres. No sería una situación milagrosa, puesto que hay muchas otras cuestiones a tener en cuenta, pero sí de gran ayuda a medio plazo.

¿Qué ocurre en otros países de nuestro entorno?

Por lo que respecta a los países de la Unión Europea, la media de días de baja por paternidad con el 100% de retribución está en algo menos de dos semanas, concretamente, 12,5 días. Hay países con una legislación muy avanzada, mientras que otros apenas tienen el día del parto retribuido al 100%.

Un ejemplo positivo es el de Suecia, donde la baja es de 480 días compartidos entre padre y madre y se percibe el 80% del salario hasta los 390 días. El padre está obligado a cogerse al menos tres meses, que debe compartir con la madre, en la que ambos estarán de baja de forma simultánea.

En el caso de Reino Unido, las madres pueden disfrutar de un año de permiso, aunque solo serán pagadas 39 semanas al 90%, mientras que a los padres les corresponden cinco semanas. En Alemania, los padres solo tienen derecho al día de nacimiento, pero pueden tomarse un año de excedencia cobrando el 67% de su salario.

Un caso paradójico es el de Austria, donde los padres tienen más permiso que las madres. Tienen derecho a una baja de uno a tres años, mientras que las mujeres se quedan en 112 días. Por el contrario, en Irlanda o Grecia, los padres no disponen de ningún día libre por su paternidad.

Subscríbete a la newsletter de Sage Advice

Recibe nuestros consejos más recientes directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico.

Dejar una respuesta