Playing now

Playing now

Modalidades y tipos de contrato de trabajo que quedan en vigor en 2020

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete
Sage

En esta entrada con contenido actualizado describimos cuáles son las modalidades de contrato de trabajo y los diferentes tipos dentro de cada una de ellas.

  • Las cuatro modalidades de contrato de trabajo son la indefinida, la temporal, la realizada para la formación y el aprendizaje y el contrato en prácticas
  • Una de las distinciones más relevantes entre los distintos tipos de contrato dentro de cada modalidad es la referida a contratos incentivados o no

Hace ya años que se viene debatiendo sobre cuántos tipos de contratos laborales debe haber. Sin embargo, en los últimos tiempos no hemos vivido grandes reformas en ese sentido. Sí ha habido algunas novedades circunscritas a ámbitos y objetivos concretos, como la lucha contra la precariedad laboral, la exclusión social o la desigualdad entre hombres y mujeres o a la promoción de la investigación predoctoral. En todo caso, cuatro sigue siendo el número actual de modalidades de contratos de trabajo.

¡Comparte! Te contamos cómo está el debate sobre qué modalidades de contrato de trabajo debe haber.

En todo caso, es probable que el debate sobre las modalidades de contratación laboral continúe activo durante varios años. Ello es muy importante para los emprendedores, que han de pensar no solamente en cómo van a contratar hoy, sino también vislumbrar cómo podrán seguir haciéndolo en el futuro, de cara a una correcta planificación de su proyectos a largo plazo.

El estado del debate sobre la contratación laboral

Existe bastante consenso entre las principales formaciones parlamentarias en los objetivos a alcanzar, pero importantes discrepancias en torno a los medios adecuados para lograrlo.

Por lo que respecta a los objetivos, en general, lo que se busca es un modelo de contratación que impulse avances en diferentes ámbitos:

  • Disminución del desempleo.
  • Incremento de la productividad y los salarios.
  • Mayor capacidad de reacción ante cambios del entorno laboral.
  • Reducción de la temporalidad y fomento de un contrato más estable.
  • Fomento de la formación laboral y de las medidas para la mejora del capital humano.
  • Una mayor facilidad para la contratación laboral y el emprendimiento.
  • Mejor inserción laboral de colectivos con dificultades.

Aunque existe cierto consenso en cuanto a los objetivos que debe promover una reforma de la contratación laboral, hay serias discrepancias en cuanto al modo idóneo para conseguirlos

Sin embargo, existen discrepancias serias. Por un lado, no todas las fuerzas parlamentarias dan la misma importancia a cada uno de los objetivos. Por otro, hay visiones diferentes en torno a cómo lograrlo. Básicamente, las posturas, no necesariamente incompatibles, son dos:

  • La que defiende unificar los contratos. Con ello, se pretende evitar que, ante la duda acerca de cuánto puede durar la relación laboral, los empresarios se decanten por un contrato de horizonte más cortoplacista, pero que tiene menores costes de rescisión. Se tendería al acercamiento de condiciones y mecanismos de protección de los diferentes contratos.
  • La que defiende que la existencia de un cierto número de modalidades permite adaptarse mejor a las necesidades particulares que puedan en un momento dado tener empresas y trabajadores. En todo caso, se pueden reformar algunos aspectos para que los casos dudosos que comentábamos anteriormente se decanten por opciones más estables, ya sea por la vía de los incentivos, por la de las penalizaciones o por la del establecimiento de determinadas prioridades de inspección laboral que busquen evitar posibles casos de fraude.

 

España es uno de los países con meno cantidad de trabajadores autónomos a nivel mundial. Fuente: Statista

Las cuatro modalidades de contrato laboral

Aunque es probable que en los próximos años se vivan reformas legislativas, en la actualidad están vigentes cuatro modalidades:

  • Indefinido.
  • Temporal.
  • Para la formación y el aprendizaje.
  • En prácticas.

Las cuatro modalidades de contrato de trabajo son el indefinido, el temporal, el de formación y aprendizaje y el de prácticas

Veamos cada una de ellas y sus tipos

El contrato indefinido

Se concierta sin establecer límites de tiempo, lo que le confiere una estabilidad que le convierte en el más codiciado por los trabajadores y el más empleado por las empresas cuando buscan relaciones a largo plazo. En la actualidad, hay diversos tipos de contrato indefinido vigentes:

  • Ordinario.
  • De personas con discapacidad.
  • De personas con discapacidad en centros especiales de empleo.
  • Para personas con discapacidad procedentes de enclaves laborales.
  • De personas desempleadas de larga duración.
  • Para trabajadores en situación de exclusión social
  • Para trabajadores que tengan acreditada por la administración competente la condición de víctima de violencia de género, doméstica, víctima del terrorismo o víctima de trata de seres humanos.
  • Con trabajadores en situación de exclusión social por empresas de inserción.
  • De familiar de trabajador autónomo.
  • Para trabajadores mayores de cincuenta y dos años beneficiarios de los subsidios por desempleo.
  • De servicio del hogar familiar.
  • Trabajo en grupo.
  • De alta dirección.
  • Otros contratos indefinidos que no puedan incluirse en ninguna categoría del listado.

Tipos de contratos temporales

En la contratación temporal, destacan tres tipos principales:

  • De obra o servicio determinado, que deben contar con autonomía y sustantividad propia dentro de la actividad de la empresa. Además, su ejecución, aunque limitada en el tiempo, debe ser, en principio, de duración incierta.
  • Eventual por circunstancias de la producción. Se puede concertar cuando las circunstancias del mercado, acumulación de tareas o exceso de pedidos así lo exigieran, aun tratándose de la actividad normal de la empresa.
  • De interinidad, enfocado a sustituir a trabajadores con derecho a reserva del puesto de trabajo, siempre que en el contrato de trabajo se especifique el nombre del sustituido y la causa de sustitución.

Tipos especiales de contratos temporales

Junto a los tres tipos principales, existen muchos otros que, generalmente, son un subtipo de alguno de los principales adaptado a unas determinadas circunstancias. Son los siguientes:

  • De interinidad para sustituir al trabajador en excedencia por cuidado de familiares, con reducción de cuotas a la seguridad social.
  • Para sustituir a trabajadores en formación por beneficiarios de prestaciones por desempleo.
  • De interinidad para sustituir a trabajadores durante los períodos de descanso por maternidad, adopción, acogimiento, riesgo durante el embarazo, riesgo durante la lactancia natural o suspensión por paternidad.
  • Para sustituir bajas por incapacidad temporal de personas con discapacidad.
  • De interinidad para sustituir a trabajadoras víctimas de violencia de género.
  • Para trabajadores en situación de exclusión social.
  • Para trabajadores que tengan acreditada la condición de víctima de violencia de género, doméstica, víctima del terrorismo o víctima de trata de seres humanos.
  • De fomento de empleo para trabajadores en situación de exclusión social en empresas de inserción.
  • Para trabajadores en situación de exclusión social por empresas de inserción.
  • Para trabajadores mayores de 52 años beneficiarios de los subsidios por desempleo.
  • De situación de jubilación parcial.
  • De relevo.
  • De trabajos de interés social / fomento de empleo agrario.
  • De servicio del hogar familiar.
  • De personas con discapacidad.
  • De personas con discapacidad en centros especiales de empleo.
  • Para la realización de un proyecto específico de investigación científica y técnica.
  • De acceso al sistema español de ciencia, tecnología e innovación.
  • Del Personal investigador predoctoral en formación.
  • Para penados en instituciones penitenciarias.
  • De menores y jóvenes, en centros de menores sometidos a medidas de internamiento.
  • De trabajo en grupo.
  • Alta dirección.
  • De sustitución por anticipación de la edad de jubilación.

 

El 37,4% de los contratos indefinidos en España proviene de un temporal.

Contrato para la formación y el aprendizaje

Busca la cualificación profesional de los trabajadores en un régimen de alternancia de actividad laboral retribuida en una empresa con actividad formativa recibida en el marco del sistema de formación profesional para el empleo o del sistema educativo. Existen varios tipos de contrato para la formación y el aprendizaje:

  • Ordinario.
  • Celebrado por empresas de trabajo temporal (ETT).
  • Realizado en programas de empleo y formación.
  • Celebrado con personas con discapacidad.

El contrato de trabajo para la formación y el aprendizaje está orientado a la compatibilización de estudios y empleo

Contrato en prácticas

Se puede concertar con personas que han obtenido un título universitario o de formación profesional de grado medio o superior u otros oficialmente reconocidos como equivalentes en los últimos cinco años (siete en el caso de discapacitados). Busca relacionar esta experiencia laboral con los estudios recientemente cursados. Los tipos vigentes de contrato en prácticas son:

  • Ordinario.
  • Celebrado por ETT.
  • Para personas con discapacidad.

El contrato en prácticas se concibe como un complemento de experiencia laboral a la formación académica

Vemos que existen muchos tipos de contrato de trabajo que responden a circunstancias diferentes. En todo caso, para saber cuál es el que más indicado para cada puesto, hay que contar con las herramientas que nos permitan manejar la información laboral y los datos de los trabajadores que desarrollan o pueden desarrollar unas determinadas labores.