Cerrado por vacaciones o servicios mínimos en agosto: pros y contras

Publicado · 3 minutos de lectura

La distribución de las vacaciones en las empresas puede ser un problema de calado, ya que en agosto muchas empresas se quedan con las plantillas reducidas a la mínima expresión. Ante este dilema hay dos opciones:

  • Abrir con una reducción de la plantilla y de la actividad de la empresa o negocio
  • Poner el cartel de cerrado por vacaciones

A estas alturas de agosto, el que no se ha cogido ya las vacaciones, debe de estar a punto de hacerlo. El calor aprieta en toda España y trabajar en muchos puestos de trabajo con temperaturas superiores a los 35 grados, además de ser un suplicio, puede llegar incluso a ser mortal, pues algunos trabajadores pueden llegar a morirse de un golpe de calor.

La mayor parte de los empleados de oficina, pueden considerarse unos privilegiados si pueden disfrutar en su puesto de trabajo de un aire acondicionado, pero a algunos la corbata en agosto les puede parecer como si llevasen una bufanda.

Ante este escenario, no son pocas las empresas que eligen cerrar sus puertas u operar con servicios mínimos durante ciertos periodos, de manera que se concentran las vacaciones de la plantilla en ese tiempo. Las de mayor tamaño, por motivos de organización y producción, suelen cerrar en agosto y colgar el letrero de cerrado por vacaciones.

En el caso de mantener abierto el negocio, la correcta planificación de las vacaciones del personal de la empresa es la clave para la buena operativa.

Cinco motivos por los que te puede interesar no cerrar en agosto

Al igual que existen motivos de peso para cerrar la empresa o negocio en agosto, también existen otros para no hacerlo y aprovechar las oportunidades que puede tener mantenerse abierto este mes.

  • Si la mayoría de los competidores cierran en este mes y se mantiene cierta demanda del tipo de productos o servicios que ofrece la empresa, puede ser una excelente ocasión para abrir nuevos clientes que no están siendo atendidos por los que han cerrado en agosto.
  • Se atiende la demanda de los clientes de la empresa en todo momento y se evita la entrada de posibles competidores, que pueden intentar abordar a nuestros clientes si cerramos las puertas y no atendemos sus pedidos.
  • En función donde este situada la empresa, agosto puede ser uno de los meses más fuertes del año, ya que las tiendas y negocios situados en zonas turísticas pueden incrementar notablemente sus ventas en estos periodos.
  • La tipología del negocio también puede ser determinante, una fábrica de turrones podría cerrar en agosto, pero no una de helados.
  • El estrés post vacacional, puede socavar la rentabilidad de la empresa a la vuelta de las vacaciones si se ven afectados varios trabajadores y se disminuye el rendimiento.

Siete ventajas de colgar el letrero de cerrado por vacaciones

Colgar el cartel de cerrado por vacaciones puede tener efectos beneficiosos para la empresa, algunos de los cuales enumeramos a continuación:

  1. Se evitan disputas internas por la elección de los días de vacaciones, ya que en muchas empresas los trabajadores y la dirección tienen que ponerse de acuerdo en los calendarios con el fin de mantener la actividad, de manera que si dos empleados realizan la misma tarea y no hay ninguno otro que sepa realizarla, lo normal es que estos no puedan descansar durante los mismos días.
  2. Se puede disponer de todos los trabajadores a la vuelta de las vacaciones, iniciando la actividad a pleno rendimiento.
  3. El ahorro de costes también puede ser determinante, dependiendo del sector, ya que a muchas empresas les puede resultar más rentable cerrar durante el mes de agosto o en otros periodos, para ahorrar en suministros, ante la merma de la actividad por el periodo vacacional.
  4. Se evita que se acumule carga de trabajo para los empleados que disfrutan de sus vacaciones, si sus tareas no las realizan otros trabajadores en su ausencia.
  5. Si no se puede atender correctamente la demanda, puede ser mejor cerrar y suministrar antes a los clientes, que retrasarse en los pedidos o no poder servirlos estando abierta la empresa.
  6. Al estar la empresa con muchos empleados disfrutando de sus vacaciones una o varias bajas por enfermedad, pueden dejar a la empresa paralizada.
  7. Los trabajadores saben exactamente cuando tienen derecho a sus vacaciones y pueden planearlas con antelación, sin estar sujetas a imprevistos que puedan suponer que las fechas elegidas puedan ser cambiadas.

Lo que está claro es que, tanto si cerramos como si dejamos abierto el negocio, conviene tener muy presentes las ventajas y desventajas y estar atentos a los problemas y oportunidades que puedan surgir.

Estrategias para seguir vendiendo cuando tus clientes están de vacaciones

Ideas y consejos para que las vacaciones no te hagan poner el cartel de "cerrado".

Descarga gratuita

Dejar una respuesta