Playing now

Playing now

¿Cómo afecta blockchain a los registradores?

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete
Sage

Analizamos cómo la cadena de bloques puede repercutir en el futuro de los registros públicos y de los profesionales que trabajan en ellos.

  • Blockchain puede mejorar el servicio prestado por los registros públicos
  • Los registros públicos plantean retos a blockchain cuya superación sería muy beneficiosa para su desarrollo tecnológico

Bockchain y los registros públicos están llamados a tener una intensa relación. Sin embargo, existen dificultades que superar y un camino bastante abierto por recorrer. Hay que encontrar soluciones tanto jurídicas como tecnológicas que hagan que se pueda conjugar justicia y seguridad jurídica, rigor y sencillez, cumplimiento estricto de la ley y fluidez del tráfico económico.

¡Comparte! Aprende cuáles serán los principales aspectos que marcarán la relación entre blockchain y los registros públicos.

Y es que algunas de las cualidades de blockchain como la seguridad, su capacidad para generar procesos más ágiles o el mantenimiento de una información íntegra y difícil de manipular maliciosamente son un reclamo que los registros públicos no pueden ignorar.

En todo caso, si bien el futuro de la relación entre los registros y la cadena de bloques está, en gran parte, por escribir, hoy conocemos algunos aspectos que serán claves. Veamos algunos de los más significativos

Blockchain y la estandarización

En la actualidad, coexisten muchos tipos de registros (civil, de la propiedad inmobiliaria, de bienes muebles, mercantil, etcétera) a lo largo de los diferentes países del mundo. Eso dificulta que se puedan encontrar soluciones universales a los retos registrales basadas en la cadena de bloques.

Por lo tanto, parece claro que los primeros registros en adoptar la cadena de bloques serán aquellos en los que su operativa sea más o menos sencilla y acotada y en los que exista una baja probabilidad de conflicto.

No todos los registros funcionan de la misma manera, pero unificar esfuerzos puede contribuir decisivamente a encontrar soluciones avanzadas

Por otro lado, las diferencias entre distintos tipos de registros pueden, en muchos casos, ser salvables. Es probable que la tendencia, allá donde se pueda, sea más hacia la unificación que a la interconexión de registros independientes.

De hecho, en otros ámbitos, como el financiero, se está observando la necesidad de aunar esfuerzos. Los consorcios de blockchain permiten disfrutar de las ventajas de la colaboración y también del tamaño. Con ello, previsiblemente, se logre superar retos tecnológicos y disfrutar de las ventajas más importantes a un coste reducido.

La cadena de bloques puede ser un motor de estandarización jurídica

No obstante, ello supone un reto jurídico importante, en especial cuando hablamos de unificar registros de diferentes países con culturas jurídicas distintas y arraigadas. La estandarización, por tanto, puede no ser sencilla.

Los smart contracts

En algunos casos, se piensa en un tipo de contratos que puedan ser ejecutados por sí mismos. Estarían previstas todas las situaciones posibles y, sin intervención humana, podría ejecutarse y registrarse lo establecido.

Sin embargo, eso hoy es complejo en la mayoría de los casos. Entre otras razones, se encuentran:

  • La existencia de conceptos jurídicos indeterminados que complican la automatización.
  • Dificultades en la constatación automática de los supuestos de hecho.
  • Necesidad de que un tercero independiente valore cuestiones como la identidad o la capacidad.
  • Una misma operación puede tener que reflejarse en distintos registros, incluso de diferentes países.
  • No siempre es sencillo velar por los derechos de las diferentes partes solamente con un soporte informático.
  • Puede ser necesario defender los intereses legítimos de terceras partes.

¡Comparte! Descubre los principales retos para el desarrollo de smart contracts.

En todo caso, lo que parece que puede convertirse en tendencia es el desarrollo de nuevas formas de contratación que, a través de la estandarización y de los avances técnicos, sorteen o superen esos obstáculos en ámbitos determinados.

Guía para directivos sobre transformación digital

La transformación digital se ha situado entre las prioridades máximas de la agenda empresarial en todos los sectores. Y también para los directores financieros.

Descarga gratis

Los registros y los tipos de cadenas de bloques

Cuando hablamos de cadenas de bloques, lo habitual es que tendamos a pensar en cadenas de bloques públicas y abiertas. En ellas, cualquiera puede escribir nuevos registros y leer los que ya existen. Se logra una gran transparencia y el consenso se alcanza entre todos los nodos participantes.

La transparencia que aportan las cadenas de bloques públicas no siempre es deseable en los registros públicos

Este esquema es perfecto para el surgimiento de nuevos mercados en algunos ámbitos en los que:

  • La confidencialidad no es necesaria.
  • Las transacciones pueden ser conocidas en sus términos.
  • Se puede participar de forma anónima.
  • No hay riesgos legales significativos.

En todo caso, el papel de los registradores y otros profesionales jurídicos en estas redes públicas puede ser interesante en dos aspectos fundamentales:

  • Podría establecerse un mecanismo registral de control de la legalidad de su puesta en marcha.
  • Los profesionales jurídicos deben contribuir a que los particulares y partes menos informadas tengan el mayor conocimiento posible de cuáles son las consecuencias de su participación en una determinada cadena de bloques.

El papel de las cadenas de bloques permisionadas en los registros

En el caso de los registros actuales, parece que la gran aportación de blockchain vendrá de la mano de cadena de bloques en las que se necesitará permisos tanto para la inscripción de nuevos registros como para la lectura de los ya existentes.

Las cadenas de bloques privadas podrían ser las más aplicables a los registros públicos

En ese contexto, los registradores podrían jugar, en otro marco tecnológico, un papel, hasta cierto punto semejante al que juegan en la actualidad:

  • Solamente se registraría aquello previamente calificado por un registrador. Analizaría los aspectos de fondo y forma que marque la ley.
  • La publicidad registral quedaría restringida a aquellos casos previstos por las normas. El registrador tendría permiso de lectura y sería quien daría la información pertinente cuando corresponda.

Nos encontramos en un momento en el que se plantean importantes cambios jurídicos y tecnológicos. El conocimiento acumulado por los registradores será imprescindible para avanzar por una senda propicia para la justicia y la seguridad jurídica.