Playing now

Playing now

¿Para qué sirve la contabilidad?

Volver a los resultados de búsqueda

Sage

Lunes. Son las 6,30h de la mañana y Jorge ya está en la pequeña oficina de su negocio, empezando a revisar el correo. Lleva unos meses frenéticos. El negocio va viento en popa y no dejan de entrar pedidos.

Sin embargo, la cuenta del banco está temblando, y Jorge ha tenido que renunciar a trabajar con un cliente muy importante que iba a llevar al negocio a otro nivel porque no tiene liquidez suficiente para hacer frente a los costes de producción que iba a suponer ese pedido.

Jorge no entiende la situación… ¿Se ha equivocado en los cálculos de costes? ¿Ha fijado mal los precios de sus productos? Sobre el papel todo parece cuadrar bien, pero la realidad no refleja las previsiones estimadas.

Leonor es una artista que disfruta muchísimo con su trabajo. Sueña, imagina, crea… y factura. Hace sus facturas con Word y las entrega en mano a sus clientes. Tiene mucho talento, pero como todavía no es muy conocida, no puede poner los precios que en realidad se merecen sus obras.

Genera suficientes ingresos para vivir cómodamente y seguir soñando, imaginando y creando. Pero hoy no sueña, ni crea. Hoy le ha llegado una notificación de Hacienda, proponiendo una liquidación paralela y avisando de una posible sanción, por no haber tramitado adecuadamente sus impuestos.

A Leonor no se le dan bien las matemáticas, y eso de andar calculando el IVA de cada trimestre le inquieta y pone nerviosa. Tampoco es muy ordenada, y le cuesta mucho recopilar todas sus facturas, tenerlas controladas y archivadas.

¿Qué falla en estos dos casos? La contabilidad del negocio.

La contabilidad sirve para registrar todas las operaciones que se realizan en la empresa, siguiendo un orden cronológico y aplicando unas normas de obligado cumplimiento. Porque los negocios están obligados a llevar una contabilidad correcta y a cumplir con una serie de trámites con la administración y con sus clientes.

Internamente, el dueño del negocio necesita conocer la situación económico financiera de éste. Y de cara a inversores, bancos y, sobre todo, Hacienda, es fundamental proporcionar la información relevante de los ingresos, inversiones y pérdidas que se generan.

Las obligaciones de los trabajadores autónomos no contemplan el llevar una contabilidad rigurosa, pero la normativa sí especifica que deben llevar un adecuado de las facturas recibidas y emitidas, así como de contar con el denominado Libro Diario.

Para un profesional autónomo es especialmente recomendable utilizar una aplicación sencilla de contabilidad online para autónomos en la que ir registrando sus facturas y que automatice la contabilidad necesaria, generando Libro Diario y modelos oficiales cuando es necesario.

Las pymes están obligadas a llevar una contabilidad a través de los libros oficiales legalizados mediante su presentación al inicio de la actividad y siempre que sean requeridos.

Te invitamos a probar Sage Contabilidad y Facturación gratis durante un mes, sin compromiso de permanencia y sin tener que dar datos de pago, para que compruebes lo sencillo que resulta cumplir con la contabilidad de un negocio pequeño cuando no se tienen conocimientos contables.