Playing now

Playing now

10 consejos para cerrar tu año contable y fiscal por todo lo alto (e-book)

Volver a los resultados de búsqueda

Atraer atencion inversores

Habitualmente, el 31 de diciembre de cada año se impone el cierre contable y fiscal. El cierre contable y fiscal supone el punto final al trabajo de todo un año de los departamentos de administración. Además, debe considerarse un punto de inflexión para decidir sobre el futuro en base a información cierta y fiable.

  • No consideres el cierre fiscal y contable como un mero trámite administrativo. También supoen una oportunidad para establecer previsiones de crecimiento para tus clientes.
  • La situación provocada por el coronavirus ha obligado a asesorías y despachos profesionales a un cambio de rumbo a la hora de realizar los cierres contables del ejercicio de 2020.

Con el depósito de las cuentas anuales se cierra un año contable y con la presentación del Impuesto sobre Sociedades se cierra el fiscal. El plazo máximo para aprobar las cuentas anuales de las sociedades es de seis meses desde el cierre del ejercicio, existiendo un mes más para realizar el depósito en el Registro Mercantil del domicilio de la sociedad.

En muchos casos, el cierre contable y fiscal es considerado un mero trámite administrativo, pero este pensamiento supone perder la oportunidad de analizar la marcha de la empresa, establecer previsiones y fijar objetivos a corto, medio y largo plazo, que aseguren el crecimiento del negocio.

En este post con contenido actualizado, te contamos cuáles son los diez consejos que puedes seguir para optimizar el cierre contable y fiscal del ejercicio.

¡Comparte y descarga la guía gratuita! «Cómo cerrar el año contable y fiscal con éxito»

Consejos para cerrar tu año contable y fiscal

Descarga tu guía gratuita en PDF para conocer:

- Las claves para un buen cierre
contable y fiscal.
- Cómo afecta el COVID-19 a la
presentación de las cuentas anuales.

Descarga gratis

Procura cerrar cuanto antes el ejercicio

  • A estas alturas se debería ya tener cerrada la contabilidad, y si no lo está es porque no se ha procedido a la legalización de los libros contables.
  • La contabilidad es una herramienta fundamental en la toma de decisiones, por lo que cuanto antes se tenga cerrado el ejercicio antes se tendrá una visión de la situación económico-financiera del negocio.

Analiza el balance de situación

  • El balance de situación nos muestra una fotografía de la empresa a la fecha de cierre del ejercicio, permitiéndonos conocer, entre otras cosas, los pagos pendientes desglosados por partidas, tanto a largo como a corto plazo.
  • Además, se puede ver la liquidez de la empresa y nos puede ayudar a detectar necesidades de financiación.

Analiza la cuenta de pérdidas y ganancias

  • Su estudio permite conocer los márgenes sobre las compras a los que se está vendiendo, el peso de los gastos de personal y el resto de gastos en la cuenta de resultados, o el beneficio que se está obteniendo.

Analiza el flujo de caja

  • Con el informe sobre el flujo de caja conocerás la liquidez de la empresa, es decir, cuánto dinero ha entrado y salido de la empresa.

Revisa tu contabilidad con un balance de comprobación de sumas y saldos

  • Este balance te permitirá saber si existen errores en los saldos, ya que fácilmente se pueden detectar saldos de proveedores o clientes contrarios a su naturaleza, que pueden ser un indicio de errores, aunque no necesariamente, ya que puede haber saldos de proveedores con abonos pendientes.

Presta atención a los ajustes contables de fin de ejercicio

  • Los principales ajustes que debes hacer para cerrar correctamente tus cuentas son: reclasificación de deudas de largo a corto plazo, periodificaciones, variación de existencias, dotación de provisiones, amortizaciones, etc.

Cierre fiscal

  • Una vez realizado el cierre contable se podrá acometer el fiscal, para lo que hay que tener en consideración los gastos fiscalmente no deducibles (multas administrativas, pérdidas de juego), incentivos fiscales (entidades de reducida dimensión, inversiones en I+D) y reducciones (por inicio de actividad, autónomos dependientes).

Establece previsiones y define objetivos

  • El cierre del ejercicio nos permite utilizar cada cuenta contable, para poder establecer previsiones y objetivos para el siguiente año.
  • Por ejemplo, puedes ver una evolución de las ventas a través de la cuenta de pérdidas y ganancias.
  • Si las ventas están estancadas, podría significar que existen muchos competidores y que se deben tomar medidas para diferenciarse y aumentar las ventas.

Fíjate en la rentabilidad

  • No te dejes deslumbrar por cifras de ventas elevadas. Si no se consigue rentabilidad, vender mucho será el camino más rápido al fracaso empresarial.

Revisa tus saldos pendientes de clientes

  • Con el cierre del ejercicio se deben dotar las provisiones de los créditos difícilmente cobrables. Este será también un buen momento para recuperar el IVA de las facturas impagadas que cumplan los requisitos reglamentariamente establecidos.
  • También es importante analizar los motivos por los que los créditos comerciales han resultado fallidos. Será aconsejable definir protocolos de facturación y cobro, así como realizar análisis de solvencia de los clientes potenciales antes de cerrar ventas a crédito.

¿Todavía tienes dudas? Descárgate la guía «Cómo cerrar el año contable y fiscal con éxito» y saca el máximo partido a tu cierre contable y fiscal.

Consejos para cerrar tu año contable y fiscal

Descarga tu guía gratuita en PDF para conocer:

- Las claves para un buen cierre
contable y fiscal.
- Cómo afecta el COVID-19 a la
presentación de las cuentas anuales.

Descarga gratis