Playing now

Playing now

¿Cómo definir la política de empresa y por qué es importante para tu negocio?

Volver a los resultados de búsqueda

Las empresas necesitan tener definida su política de empresa. Entre otras cosas, para transmitir una imagen homogénea, tanto de cara al interior como al exterior.

  • Te explicamos qué son las políticas de empresa y cuáles son los tipos más habituales.
  • Conoce los pasos imprescindibles para implantar una política de empresa y las ventajas que reportará a tu negocio.

Las políticas de empresa se parecen a la disciplina de voto de los partidos políticos, ya que al igual que los políticos suelen votar siguiendo la disciplina del partido. Los empleados también tienen que alinearse con la política de la empresa si quieren tener futuro dentro de la organización.

¿Qué son las políticas de empresa?

También llamadas políticas organizacionales, constituyen  principios, pautas a seguir, formas de pensar y de actuar que emanan de la dirección de la empresa.

  • Deben ser coherentes y claras.
  • Tienen que ser aceptadas y cumplidas por todos los integrantes de la organización.
  • Sirven para encaminar a la empresa hacia sus objetivos.
  • Para garantizar su cumplimiento es conveniente que cuenten con el mayor grado de consenso.
  • Ayudan a reforzar la imagen de marca de la empresa.

La falta de definición de políticas de empresa puede provocar desorganización en la empresa. Pero, si estas son inadecuadas, el resultado puede ser aún peor y producir efectos muy negativos en el funcionamiento de la empresa.

Las políticas de empresa no son procedimientos, ni instrucciones, de manera que fijan unos principios generales sin entrar en excesivos detalles.

Tipos de políticas de empresa

Las empresas pueden fijar diferentes tipos de políticas, en función de sus necesidades y características.

Según su ámbito de aplicación:

  • Afectan a todos los integrantes de la organización.
  • Afectan a uno o varios departamentos dentro de la organización. Dentro de las políticas departamentales podemos incluir, por ejemplo, la política de recursos humanos. Dentro de ella, se pueden definir políticas de contratación, política de promoción, política de compensación y retribución, etc.
  • Específicas. Se crean para un proyecto o materia en concreto. Dentro de las específicas podemos encontrar, por ejemplo, políticas relativas a la imagen de marca.

Según su nivel jerárquico de aplicación:

  • Afectan a los directivos de la empresa. Por ejemplo, la política de la empresa puede definir una forma de vestir más formal para los directivos que para los trabajadores.
  • Afectan a las aéreas operativas de la empresa. Por ejemplo, políticas destinadas a fijar los estándares de calidad de productos y servicios.

Según su grado de formalidad:

  • Políticas implícitas o informales. Hay políticas que no están escritas pero que todo el mundo conoce en la empresa.
  • Políticas explícitas o formales. Son las que se plasman por escrito.

¿Cómo constituir una política de empresa?

Cada empresa es un mundo y puede haber importantes diferencias a la hora de implantar una política de empresa. Sin embargo, hay una serie de pasos que suelen ser comunes en todas las organizaciones de cara a su implantación:

  • Diseño. La empresa en base a sus valores y objetivos elaborara un documento en el que se plasmaran las directrices que deben seguir sus empleados para estar alineados con la política de la empresa. En este diseño participa la dirección de la empresa.
  • Consenso y aprobación. Para ser eficaces y tener éxito, es conveniente que las políticas de empresa gocen del máximo consenso. Por lo tanto, una vez elaborado un documento con las líneas generales, este debe ser trasladado a otros directivos y mandos intermedios para que aporten su punto de vista y enriquezcan el diseño inicial. Una vez consensuado el documento debe ser aprobado.
  • Comunicación. Una vez aprobada la política de empresa debe darse a conocer a todos los miembros de la organización, por lo que debe ser divulgada. Una vez realizada la comunicación inicial con la aprobación de la política, esta debe permanecer accesible. De esta manera todos los miembros de la organización podrán consultarla cuando estimen conveniente, o cuando se produzca la incorporación de nuevos miembros.
  • Seguimiento de su cumplimiento. De nada valdrían los puntos anteriores, si la empresa no realiza controles para verificar su cumplimiento en todos los niveles de la organización.

Ventajas de tener una política de empresa claramente definida

Entre las principales ventajas de contar con una política de empresa podemos destacar los siguientes puntos:

  • Ayuda a cohesionar la empresa internamente.
  • Facilita la adaptación de los nuevos trabajadores.
  • Hace a la empresa más transparente y homogénea, ya que los empleados sabrán que comportamiento y actitudes se espera de ellos.
  • Refuerza la imagen corporativa de cara al exterior.

Por lo tanto, definir diferentes políticas de empresa es importante para cualquier organización. Con ellas, se ayudará a la buena marcha de la empresa y al cumplimiento de los objetivos de la organización.