Crédito

Contablemente se define el crédito como la parte de un asiento registrado en el lado derecho del diario de la cuenta mayor (haber). Se trata de ventas o compras acompañadas de una promesa de pago posterior a la fecha en que se realizan. Un crédito se utiliza para registrar una disminución de un activo y un aumento de un pasivo o patrimonio.

Se contrapone a débito. Los débitos (o ingresos) incrementan las cuentas de débito o disminuyen las cuentas de crédito. Por ejemplo, un débito puede mostrar un incremento del activo, un gasto o una disminución del pasivo.

Por lo general, con un crédito se aumentan las cuentas de ganancias, ingresos, pasivo o patrimonio neto.

Es importante recordar que los libros contables siempre deben estar “equilibrados”, es decir, cada asiento de débito debe estar acompañado por uno de crédito, y viceversa. Esto es el “sistema de doble entrada”.

En el ámbito bancario, el contrato de crédito es aquel a través del cual la entidad financiera se obliga a poner a disposición del cliente una cantidad de dinero pactada en unas determinadas condiciones y en un cierto plazo.

Subscríbete a la newsletter de Sage Advice

Recibe nuestros consejos más recientes directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico.