Documento de conciliación

Es el reflejo del resultado de una conciliación contable o bancaria. La conciliación bancaria es un procedimiento interno y rutinario. Se trata de una herramienta de control que consiste en verificar que los registros realizados por la empresa se encuentren también registrados por el banco, con el objeto de verificar que todo esté correcto y detectar errores u omisiones. Este proceso se concluye cuando se logra que el saldo contable, al sumar y restar las diferencias, sea igual al bancario.

Las diferencias que se producen en la conciliación pueden ser de dos tipos:

  • Temporales: aquellas que no están registradas por una cuestión de tiempo
  • Permanentes: se refieren a errores u omisiones tanto del banco como de la empresa. En estos casos debe realizarse un asiento de ajuste porque si no, la diferencia se mantendría.

El documento de conciliación ha de cumplir unas normas, sobre todo cara a las auditorías.

  • En el encabezado debe ir la razón Social, el nombre y fecha del documento, nombre del banco y número de cuenta.
  • En el cuerpo del documento: saldos bancarios y contables
  • En el pie del documento: Las firmas de la persona que la realiza así como de la persona que la conforma.

Es importante destacar que la conciliación no tiene como objetivo legalizar los errores. Se trata simplemente de un mecanismo que permite identificar las diferencias y sus causas, para luego proceder a realizar los respectivos ajustes y correcciones.

Subscríbete a la newsletter de Sage Advice

Recibe nuestros consejos más recientes directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico.