Playing now

Playing now

Inteligencia artificial, ¿están preparadas las pymes españolas?

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete
sage

La inteligencia artificial en España está siendo objeto de estudio y debate. Lo será en la comisión de expertos a la que el Gobierno ha encargado la elaboración de un libro blanco, pero también en el interior de cada empresa u organización.

Es bastante probable que la inteligencia artificial sea causa y consecuencia de muchos cambios. Seguramente, en no mucho tiempo se multiplique el número de soluciones basadas en ella. De ahí que haya mucho interés en analizar el impacto que tendrá en el futuro próximo.

¿Qué representa la inteligencia artificial para los negocios actuales?

La inteligencia artificial ataca dos de los principales ejes de la empresa actual: el conocimiento y la capacidad de aprendizaje y adaptación al entorno.

La inteligencia artificial y el conocimiento

Para la mayoría de los negocios de hoy, se trata de una “materia prima” compleja de adquirir, desafiante, pero de la que depende en buena medida su futuro. Aplicarlo a soluciones concretas que resuelvan los problemas, deseos y necesidades del cliente es importante en cualquier tipo de empresas. Sin embargo, el proceso para alcanzar el conocimiento requiere desembolsos de dinero, mucho tiempo y pruebas.

En parte, ese conocimiento se transforma en mejoras organizativas, de procesos, elementos materiales y activos intangibles (como, por ejemplo, las patentes). Sin embargo, otra parte del conocimiento depende de las personas concretas que lo atesoran.

Ese conocimiento atesorado por individuos concretos tiene una menor disponibilidad. Esa persona debe estar preparada en el momento que se necesite. No siempre se dan las circunstancias, porque ha habido una baja temporal o definitiva, una reducción del rendimiento, ausencia de compañeros necesarios, falta de medios materiales, imprevisión, mala preparación, etc.

La inteligencia artificial pretende lograr ser una fuente continua de conocimiento, un proveedor de información, una ayuda en la toma de decisiones, un ejecutor de tareas conforme a ese conocimiento que siempre esté disponible. Además, ese conocimiento se puede replicar a una escala mayor, a un número más elevado de situaciones. Por ello puede ser una palanca del crecimiento empresarial.

La inteligencia artificial y el aprendizaje empresarial

En parte, la inteligencia artificial puede ser descrita como el reto de las máquinas capaces de aprender. Finalmente, nos plantea cuestiones sobre cómo, por qué y para qué aprendemos.

En el ámbito empresarial, el aprendizaje tiene como producto la capacidad de respuesta. Una empresa es un conjunto de relaciones internas y externas que han de saber sacar el máximo partido de la organización y del entorno.

La mayoría de los negocios actuales se enfrentan a un entorno muy cambiante y complejo de interpretar. Por lo tanto, deben tener una actitud de aprendizaje permanente que busque una evolución adecuada de las respuestas.

La inteligencia artificial debe aportar aprendizaje a las empresas, pero también un interesante desafío organizativo. Deben ser capaces, en cada actuación, de seguir el ritmo de lo que se va descubriendo.

¿Por qué es tan importante la inteligencia artificial en España?

La tendencia a su mayor protagonismo es global. Sin embargo, la inteligencia artificial en España tiene unas características muy especiales.

El perfil de la industria exportadora española

España tiene un sector de tecnología punta muy valioso y un buen número de empresas disruptivas. Sin embargo, tiene muchos países por delante que están más avanzados en muchas áreas. En ellos hay, entre otros factores:

  • más personal cualificado en áreas científico-tecnológicas
  • un mayor gasto en I+D+i
  • unos resultados de mayor impacto de la actividad de I+D+i
  • un ecosistema emprendedor más desarrollado en el sector de alta tecnología
  • mayor facilidad de acceso a la financiación de proyectos innovadores
  • más inversiones en activos materiales e intangibles relacionados con la alta tecnología
  • mejor acceso a personal y departamentos altamente especializados, especialmente los ligados a las nuevas profesiones

Por otro lado, también tiene unos costes laborales más reducidos que los países con una industria exportadora de mayor contenido tecnológico. Eso facilita las inversiones en algunos sectores de contenido tecnológico intermedio.

Sin embargo, en esos sectores, los países emergentes pueden ser competitivos. Tienen unos salarios más bajos que los españoles y necesitan inversiones y experiencia para depurar sus procesos.

La inteligencia artificial en España es vista como una oportunidad para incrementar el contenido tecnológico de nuestra industria y ser así más competitivos El conocimiento y el aprendizaje serían los motores de esa evolución.

La inteligencia artificial en España y los servicios

En el ámbito de los servicios, la inteligencia artificial en España viene marcada por algunas tendencias globales. En el mundo entero se busca liberar determinados recursos. Por ejemplo, se quiere reducir el tiempo que los empleados destinan a tareas repetitivas. También se busca mejorar las experiencias de los clientes y tener sistemas de apoyo a la toma de decisiones empresariales.

Pero, además, hay singularidades locales importantes. Uno de los sectores que más pesa es el turismo. En este ámbito, lo que se pretende es personalizar al máximo la experiencia del cliente: ofrecerle más servicios en su propio idioma, recetas adaptadas a sus circunstancias y preferencias, actividades idóneas para su perfil, una estancia en la que no eche en falta nada, etc.

El papel de la inteligencia artificial debe ser el de conciliar la prestación de más servicios que aporten valor añadido con una mejora organizativa y la reducción de costes.

La inteligencia artificial en España y las estructuras especializadas

Una de las dificultades más importantes de la economía española es la falta de estructuras especializadas en pymes y micropymes. Con frecuencia hay buenos emprendedores, con ideas brillantes y proyectos interesantes que carecen de algún tipo de departamento especializado dentro de la empresa. Muchas veces la razón es simple: no hay tamaño suficiente como para incorporar demasiados perfiles especializados de empleados.

La inteligencia artificial puede ser un factor que ayude a incorporar, ya no trabajadores y departamentos, sino conocimiento especializado. De este modo, en las pymes, los trabajadores “para todo” pueden ir dejando algunas tareas en manos de las máquinas. Eso supondrá una liberación, que permitirá dedicar mucho más tiempo a las tareas que verdaderamente dominan.

Una de las consecuencias es que una pyme puede desarrollar proyectos más complejos e innovadores con mayores garantías. Eso puede impulsar su productividad y competitividad.

Los retos de la inteligencia artificial en España

Para sacar verdadero provecho de la inteligencia artificial es necesario superar varios retos.

El reto inversor

En algunos casos es posible que las empresas españolas puedan beneficiarse de los desarrollos de la inteligencia artificial en el resto del mundo. Se diseñan soluciones que pueden ser perfectamente aplicables. Sin embargo, es necesario invertir más en soluciones específicas aplicables a las singularidades de cada empresa.

El reto formativo

El desafío es doble. Por un lado, debería formarse más personal capaz de involucrarse en proyectos de inteligencia artificial en España. Por otro, el conjunto de los trabajadores necesita actualizarse para comprender la tarea de adaptación que tienen por delante.

El reto cultural

Es necesario un impulso a la inteligencia artificial en España desde el punto de vista cultural. Uno de los retos es la predisposición del personal de las empresas a aceptarla. También habrá que hacer un mayor esfuerzo en la adaptación del consumidor a algunos servicios prestados gracias a la inteligencia artificial. Hay que responder sus dudas, inquietudes, ofrecer formación, etc.

El reto ético

La inteligencia artificial nos ofrece soluciones. La pregunta es si esas soluciones son apropiadas desde un punto de vista ético. Las respuestas pueden ser complejas, pero es bueno que vaya habiendo un debate lo más rico posible. bien documentado y estructurado.

El reto laboral

No pocos trabajadores están desconcertados sobre cómo podrán afrontar la llegada de la inteligencia artificial. Quieren saber si amenaza su puesto, si tendrán que adaptarse a nuevos requerimiento, si les dará nuevas oportunidades, etc. Necesitan saberlo para tomar decisiones sobre su carrera, necesidades formativas, planificación de la jubilación, etc.

El reto jurídico

Por un lado, la inteligencia artificial puede ser una poderosa herramienta de consulta jurídica. Sin embargo, también condiciona la actividad humana y redefine el concepto de voluntad. Una máquina puede tomar decisiones que, sin ella, estarían reservadas a las personas. Habrá que estudiar en profundidad sobre quién deben recaer las consecuencias jurídicas.

El reto de la cooperación

En determinados contextos puede ser muy conveniente la colaboración de diferentes personas y entidades para el desarrollo de proyectos de inteligencia artificial. En otros, diferentes organizaciones tienen cada una sus propias soluciones, pero hay que buscar la manera de garantizar la interoperabilidad.

El reto de la internacionalización

La inteligencia artificial está basada en conocimiento trasladable a otros lugares. Sin embargo, las soluciones no siempre presentan el mismo rendimiento, ya que el contexto puede ser diferente. Es importante que las empresas españolas puedan ir definiendo proyectos a escala internacional. Se amortizan mejor las inversiones, al tiempo que se aprende a realizar adaptaciones a entornos distintos.

El reto organizativo

Las soluciones de inteligencia artificial son, en cierta medida, como un miembro más del equipo. Una de las claves del éxito está en saber ponerlas en manos de una estructura organizativa adecuada.

La inteligencia artificial es una gran oportunidad para la economía española, que no se debe desaprovechar. No obstante, su adaptación exige decisiones complejas y superar distintos tipos de dificultades.

Dejar una respuesta