Playing now

Playing now

Cómo calcular el precio de mano de obra

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete

A veces conviene ‘tirar de diccionario’ para tener claros los conceptos de los que hablamos. Hoy vamos a hacerlo.

La mano de obra se define como el esfuerzo tanto físico como mental que supone llevar a cabo un trabajo; pero también es un concepto que se utiliza para valorar el coste de ese esfuerzo. Es, por tanto, un parámetro esencial a la hora de crear un presupuesto.

En base a la primera definición, hay dos tipos de mano de obra:

– La mano de obra directa que es la que toca el producto o realiza el servicio.
– La mano de obra indirecta, es decir, los trabajos necesarios para fabricar el producto u ofrecer el servicio pero que no tienen contacto directo con él: Gestiones de administración, atención al cliente…

Cuando se trata de calcular el precio de la mano de obra para un presupuesto, se diferencia en:

  • Mano de obra fija. Como su nombre indica, es la que siempre tendrá el mismo valor. En este ‘saco’ suele entrar la mano de obra directa y aquellos trabajos con escasos margen de error (una peluquera, por ejemplo, sabe, de antemano, cuánto tiempo necesita y cuánto va a cobrar por hacer un corte).
  • Mano de obra variable. Su coste no se puede fijar hasta que el profesional valora, ‘in situ’, todas las variables del proyecto. Es el parámetro con el que trabajan fontaneros, electricistas, pintores, reformistas… en general, todos los oficios que requieren un presupuesto previo.

El precio de la mano de obra lo marcas tú

Llega ahora el momento de contestar a la pregunta crucial: ¿Cuánto cuesta la mano de obra?

Siento decirte que si esperabas una respuesta en forma de cifra, no la vas a encontrar. Es el profesional quien decide cuánto vale su trabajo. Es más, salvo en el caso de la de mano de obra fija, lo habitual es que la tarifa sea diferente y adecuada a cada trabajo.

Lo que sí podemos hacer es darte 5 parámetros a valorar antes de calcular el precio de la mano de obra:

Tiempo y esfuerzo

  • Ambos términos no siempre son sinónimos por lo que no debes quedarte únicamente con las horas que te llevará hacer un trabajo, mide también el esfuerzo y la especialización. Delimitar las partes del trabajo te ayudará a hacer un cálculo más certero.

¿Solo o acompañado?

  • Si haces solo el trabajo, el cálculo de la mano de obra es muy sencillo, porque se calcula con tu tiempo estimado de trabajo. Si tienes trabajadores contratados, debes contar sus horas y hacerlo en base a su salario bruto incluyendo el coste empresa derivado.

Incluye los desplazamientos

  • Cuando calcules el tiempo que te va a usar en un trabajo, no olvides los desplazamientos: Son un gasto más de tiempo y de dinero.

Analiza a tu competencia

  • Sobre todo si estás empezando, es importante situar tus tarifas en una media de mercado o si en tu caso decides superarla o rebajarla, hazlo de forma consciente, con un objetivo de negocio.
  • La mano de obra es de precio libre, puede que cobrarla un poco más barata a la larga te dé beneficios; o al revés, situarte como el profesional especialista más caro, en depende que sectores y con un público objetivo determinado, puede ser una buena estrategia de marketing.

No hay dos trabajos iguales

  • Aunque te parezca una pérdida de tiempo, si el presupuesto incluye mano de obra variable, haz una valoración nueva para cada trabajo. No hay dos iguales y aunque sean idénticos, factores como la hora o el lugar cambian el coste.

El precio de la mano de obra es libre. Nadie más que tú decide cuánto vale tu trabajo. Tómate tu tiempo para valorarlo, puede ser la clave que te haga perder un negocio o la puerta que abra el camino a muchos más.