Playing now

Playing now

Cifra de negocios: qué es y cómo se calcula

Volver a los resultados de búsqueda

Sage

La cifra de negocios es clave para determinar las obligaciones contables y fiscales de una empresa. Si se superan determinados límites, estas obligaciones cambian y conviene conocer cómo pueden afectar a tu empresa.

  • Te explicamos qué es la cifra de negocios y cómo se calcula.
  • Conoce todas las implicaciones que tiene para tu empresa sobrepasar determinados límites en la cifra de negocios.

La cifra de negocios determina el volumen de ingresos ordinarios de una sociedad en un periodo de tiempo. Esta cifra comprenderá los importes de la venta de los productos y de la prestación de servicios correspondientes a las actividades ordinarias de la sociedad, deducidas las bonificaciones y demás reducciones sobre las ventas. Así como el IVA y otros impuestos directamente relacionados con la cifra de negocios.

La actividad ordinaria es aquella que realiza la empresa regularmente y por la que obtiene ingresos periódicamente.

Contenido del post

  1. ¿Cómo se calcula la cifra de negocios en la cuenta de Pérdidas y Ganancias?
  2. Cuentas contables que se utilizan para el cálculo del importe neto
  3. Cifra de negocios y consideración de Gran Empresa
  4. Cifra de negocios y consideración de empresa de reducida dimensión
  5. Cifra de negocios e Impuesto sobre Actividades Económicas
  6. Cifra de negocios y obligación de auditarse
  7. Aplicación del Plan General de Contabilidad para pymes
  8. Aplicación del Plan General de Contabilidad para microempresa

1) ¿Cómo se calcula en la cuenta de Pérdidas y Ganancias?

La Resolución del 16 de mayo de 1991 del  Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas, establece los criterios generales para determinar la composición del importe neto de la cifra de negocios.

El importe neto de la cifra anual de negocios que se refleja en la cuenta de Pérdidas y Ganancias de los modelos normal y abreviado del Plan General de Contabilidad, se obtiene por la suma de las ventas y prestaciones de servicios, y se minorará por el importe de las devoluciones y rappels sobre ventas.

Para la determinación del importe de la cifra de negocios se deben de tener en consideración los siguientes componentes:

Componentes positivos:

  • Ventas y prestaciones de servicios derivados de la actividad ordinaria de la empresa realizada con regularidad.
  • La valoración al precio de adquisición o coste de producción de los bienes o servicios entregados a cambio de activos no monetarios. O, también, como contraprestación de servicios que representan gastos para la empresa.
  • No se incluyen los productos consumidos por la propia empresa o autoconsumo, ni los trabajos realizados para sí misma.
  • No se incluyen los ingresos financieros ni las subvenciones. Salvo cuando se otorgan en función de las unidades de productos vendidos y forman parte del precio de venta de los bienes y servicios.
  • Los ingresos financieros derivados de ventas a plazo de bienes y servicios no formarán parte de la cifra de negocios.
  • El IVA tampoco formará parte de la cifra de negocios. Ni tampoco los impuestos especiales que gravan la fabricación o importación de ciertos bienes.

Componentes negativos:

  • Los importes de las devoluciones de ventas.
  • Los «rappels» sobre ventas o prestaciones de servicios.
  • Los descuentos comerciales que se efectúen sobre los ingresos objeto de cómputo en la cifra anual de negocios.

2) Cuentas contables que se utilizan para el cálculo del importe neto

Según el Plan General de Contabilidad, el importe neto se compone de partidas recogidas en las siguientes cuentas:

  • (700) Ventas de mercaderías.
  • (701) Ventas de productos terminados.
  • (702) Ventas de productos semiterminados.
  • (703) Ventas de subproductos y residuos.
  • (704) Ventas de envases y embalajes.
  • (705) Prestación de servicios.
  • (706) Descuentos sobre ventas por pronto pago.
  • (708) Devolución de ventas y operaciones.
  • (709) Rappel sobre ventas.

3) Cifra de negocios y consideración de Gran Empresa

Para la Agencia Tributaria tienen la condición de Gran Empresa aquellas empresas cuyo volumen de operaciones supera los 6.010.121,04 en el año en curso, pasando a tener la consideración de gran empresa desde el 1 de enero del siguiente año.

Pasar de ser una pyme a ser una gran empresa implica a efectos fiscales, lo siguiente:

  • La empresa debe comunicarlo a la Agencia Tributaria mediante el modelo 036.
  • La autoliquidación del modelo 111 de retenciones a cuenta del IRPF pasa de ser trimestral a mensual.
  • La autoliquidación de IVA que se presenta mediante el modelo 303, pasa de ser trimestral a mensual.
  • Los pagos fraccionados a cuenta del IRPF deben calcularse obligatoriamente sobre la base imponible del año en curso y no sobre la cuota íntegra de periodos anteriores.

4) Cifra de negocios y consideración de empresa de reducida dimensión

La Agencia Tributaria considera que una empresa es de reducida dimensión, cuando su cifra de negocios del año anterior haya sido inferior a 10 millones de euros. Para determinar la cifra de negocios se debe tener en cuenta el conjunto de actividades económicas ejercidas por el contribuyente.

La consideración de una empresa como de reducida dimensión tiene las siguientes ventajas fiscales en el impuesto sobre sociedades:

  • Libertad de inversión para bienes de escaso valor, cuyo valor unitario no supere los 300 euros.
  • Libertad de amortización para inversiones generadoras de empleo.
  • Amortización acelerada de inmovilizados.
  • Ventajas fiscales en relación con los bienes adquiridos en régimen de arrendamiento financiero.
  • Deducción de la pérdida por deterioro de los créditos para la cobertura del riesgo derivado de posibles insolvencias hasta el límite del 1% sobre los deudores existentes a la conclusión del periodo impositivo.

5) Cifra de negocios e Impuesto sobre Actividades Económicas

Si alcanza un millón de euros en la cifra de negocios, se dejará de estar exento del Impuesto sobre Actividades Económicas, por lo que deberá asumir el coste que, según la actividad desarrollada, el municipio y la superficie del local, determinen las tarifas del impuesto.

6) Cifra de negocios y obligación de auditarse

Las empresas están obligadas a realizar una auditoría contable externa, cuando cumplan dos de las siguientes condiciones durante dos ejercicios consecutivos:

  • Cifra de negocios superior a 5,7 millones de euros.
  • Total de activos de más de 2,8 millones de euros.
  • Media de más de 50 trabajadores durante el ejercicio.

También es obligatoria la auditoria de las cuentas anuales consolidadas cuando se superen dos de los siguientes límites durante dos ejercicios consecutivos:

  • Cifra de negocios superior a 22,8 millones de euros.
  • Total de activos de más de 11,4 millones de euros.
  • Media de más de 250 trabajadores durante el ejercicio.

7) Aplicación del Plan General de Contabilidad para pymes

Esta cifra también es determinante a la hora de aplicar el plan contable de la empresa. Aunque el Plan General de Contabilidad para pymes es de aplicación voluntaria, es decir, se pueden cumplir los requisitos para aplicarlo, pero se puede optar por aplicar la versión general, las empresas que se decidan a aplicarlo deben cumplir como mínimo dos de los siguientes requisitos:

  • Un activo que no supere los 4 millones de euros.
  • Una cifra anual de negocios que no supere los 8 millones de euros.
  • No más de 50 trabajadores de media durante el ejercicio.

Para empezar a aplicarlo, deben haberse cumplido los requisitos en los dos ejercicios anteriores.

8) Aplicación del Plan General de Contabilidad para microempresa

Las microempresas pueden optar por aplicar criterios específicos en torno a la contabilización del arrendamiento financiero y del impuesto sobre sociedades.

Para que sean consideradas como microempresas deberán cumplir los siguientes requisitos:

  • Un activo no superior a 1millón de euros.
  • Una cifra de negocios igual o inferior a los 2 millones de euros.
  • Un número medio de trabajadores durante el ejercicio no superior a 10.

Estos requisitos deben cumplirse durante dos años consecutivos y la opción por los criterios específicos para microempresas se mantendrá por un mínimo de tres años, sin perjuicio de que puedan dejar de aplicarse después de que hayan pasado dos años seguidos en los que no se hayan cumplido los requisitos.

Por lo tanto, la cifra de negocios tiene mucha más importancia de la que pueda parecer, ya que a partir de ella se determinan obligaciones contables y fiscales de gran importancia para la empresa.