Playing now

Playing now

Régimen de Estimación Directa en el IRPF

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete

El sistema de estimación directa es una forma de declarar el IRPF tomando en consideración los ingresos anuales reales, es decir, la diferencia entre tus gastos y tus ventas. Y deben utilizar este sistema los autónomos que no estén tributando en el sistema de módulos.

Dentro de la estimación directa, hay dos modalidades: normal y simplificada. Se podrán acoger al método de estimación directa simplificada aquellos que facturen menos de 600.000 euros al año, y ésto evita bastantes trámites con Hacienda.

El método de estimación directa simplificada del IRPF es el que utilizan la mayoría de los autónomos en España. No obstante, un autónomo puede renunciar a dicho régimen y acogerse al normal, aun cuando esté por debajo de la facturación mencionada.

La cuota a pagar resulta de aplicar el 20% al rendimiento neto de la actividad. En general, el rendimiento neto se calcula por diferencia entre los ingresos computables y los gastos deducibles, aplicando, con algunas matizaciones, la normativa del Impuesto sobre Sociedades.

En estimación directa normal son de aplicación los incentivos y estímulos a la inversión del Impuesto sobre Sociedades.

En el caso de la estimación directa simplificada, al cálculo del rendimiento neto del método normal, se le aplican las siguientes salvedades:

  • Las amortizaciones del inmovilizado material se practican de forma lineal, en función de la tabla de amortización simplificada, especial para esta modalidad que se encuentra en la web de Hacienda.
  • Las provisiones deducibles y los gastos de difícil justificación se cuantifican exclusivamente aplicando un 5 por 100 del rendimiento neto positivo, excluido este concepto. No obstante, no se aplicarán cuando el contribuyente opte por aplicar la reducción por el ejercicio de actividades económicas.
  • El rendimiento será reducido en caso de irregularidad y si se cumplen los requisitos previstos será minorado por la reducción prevista en el ejercicio de determinadas actividades económicas.

La declaración del IRPF según estimación directa tendrá que hacerse trimestralmente a través del modelo 130, excepto los autónomos que hayan facturado más de un 70% con retención, y así lo hayan comunicado a la Agencia Tributaria con el modelo 036 o 037. El resumen anual de la declaración se hace a través del modelo 100 (La declaración de la Renta) y están obligados a presentarla todos los autónomos, hayan tenido que presentar declaración trimestral o no.

Prueba Sage Contabilidad y Facturación

Tendrás a tu alcance una potente solución de contabilidad y facturación en modalidad cloud. Pruébala gratis sin compromiso.

Quiero una prueba gratis

Dejar una respuesta