Playing now

Playing now

¿Son los sistemas ERP la clave del éxito empresarial post-COVID?

Volver a los resultados de búsqueda

La COVID-19 cambió el mundo. La incertidumbre perdura y muchos países están volviendo a decretar distintos tipos de confinamientos.  Tanto nuestras vidas como la economía serán muy distintas una vez que el mundo pueda reanudar su actividad con normalidad.

  • Eso afectará a nuestra forma de trabajar, nuestros procesos empresariales fundamentales y nuestras actividades cotidianas.
  • En este artículo te contamos como un sistema ERP puede ayudarte en estos momentos.

Las empresas llevan empleando la planificación de recursos empresariales (ERP, por sus siglas en inglés) para alinear sus procesos empresariales desde los años 60. Esto incluye áreas que abarcan desde contabilidad y compras, hasta recursos humanos o gestión del cumplimiento normativo.

Un ERP es un medio de recopilar datos y activar eficiencias para mejorar la colaboración, reforzar el trabajo en equipo y generar importantes beneficios. Podría decirse que un ERP es el sistema nervioso del organismo digital, ya que conecta sistemas obsoletos para aportar más valor durante más tiempo.

A la hora de obtener información crucial, el ERP es el punto de entrada más claro para nuevas tecnologías como el Internet de las Cosas. Esto es así ya que añade nuevos conjuntos de datos a los procesos de fabricación.

¿Qué significa la COVID para el ERP? ¿Es posible que esta sea la base del trabajo ágil para los fabricantes en la era post-coronavirus?

Tal y como explicamos a continuación, hay seis formas en las que un ERP puede contribuir enormemente a la resiliencia y la reinvención de tus operaciones tras la crisis.

Cómo la COVID destapó las vulnerabilidades de la cadena de suministro

La COVID-19 hizo que muchos fabricantes se vieran expuestos a disrupciones en la cadena de suministro. China fue el primer país en sufrir importantes contratiempos derivados del coronavirus en forma de restricciones a la movilidad, escasez de mano de obra y problemas logísticos que afectaron a las cadenas de suministro.

El coronavirus afectó a:

  • la compra de materias primas y productos acabados,
  • la mano de obra, con más personas en cuarentena,
  • el abastecimiento, ya que las restricciones a la movilidad complican el cierre de nuevos acuerdos comerciales, y
  • la logística, ya que la disrupción afectó a la capacidad y disponibilidad en centros y redes de suministro consolidados.

6 formas en las que la ERP puede facilitar los procesos de fabricación post-COVID

1. El ERP crea cadenas de suministro flexibles

Las cadenas de suministro flexibles ayudan a responder a desafíos como estos mediante el uso de datos externos para mejorar la previsión de la oferta y la demanda. Las empresas también deberían plantearse la ampliación y la diversificación territorial de su ecosistema de proveedores.

Michael Larner, analista principal de ABI Research, comenta lo siguiente: “Para mitigar los riesgos de la cadena de suministro, los fabricantes no solo no deben adquirir componentes de un único proveedor, sino que además, tal y como ha dejado patente la COVID-19, tampoco deberían hacerlo de proveedores ubicados en un solo lugar”.

Esa complejidad, y la necesidad de organizar a más proveedores en un escenario de demanda más impredecible, es lo que lleva a ABI Research a predecir que el gasto de los fabricantes en ERP alcanzará los 14 000 millones de dólares en 2024.

Para muchas empresas, ha llegado el momento de crear una cadena de suministro digital y convertirse en un fabricante inteligente de la Industria 4.0. Con la nube, puedes aprovechar la visibilidad en tiempo real, un excelente activo a la hora de gestionar cadenas de suministro.

Esto ayuda a las empresas a entender los patrones meteorológicos (que pueden verse seriamente afectados por el cambio climático) y las causas de los problemas y retrasos por parte de los proveedores. De este modo, es posible tomar decisiones en tiempo real. Y por supuesto, las cadenas de suministro se benefician de eficiencias aumentadas y dependen menos de los procesos manuales.

2. La trazabilidad conduce a la resiliencia de la cadena de suministro

Si las redes de suministro representan el 50 % de la resiliencia de estas cadenas, la trazabilidad es el otro 50 %.

En el sector de la alimentación y bebidas, por ejemplo, la COVID ha empujado a los fabricantes a adoptar tecnología que demuestre que sus productos son seguros.

Incluso antes de la pandemia, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) ya había dejado claro que la trazabilidad era un factor especialmente importante con la Ley de Modernización de la Seguridad Alimentaria (Food Safety Modernization Act). Dicha ley exige que los fabricantes de alimentos y bebidas empleen nuevas tecnologías para trazar digitalmente productos y proveedores en lugar de seguir dependiendo del papel.

Tal y como constata Cleantech: “La trazabilidad y el origen de los productos es la piedra angular de la resiliencia de la cadena de suministro. Rastrear lo que le ocurre a un producto en cada una de las fases de la cadena de suministro es el primer paso para poder solucionar los problemas relacionados con la sostenibilidad, la falta de cumplimiento normativo y el riesgo”.

La COVID está acelerando el interés por las tecnologías digitales a medida que se vuelve más difícil llevar a cabo auditorías y verificaciones alimentarias tradicionales por parte de terceros. Ahora que muchos consumidores comen en casa en lugar de hacerlo en restaurantes, existe un aumento de la demanda para que los fabricantes ofrezcan productos alimentarios seguros directamente a los clientes.

En general, a pesar de la tendencia a abrir fábricas dentro de las fronteras nacionales, pocos sectores pueden decir con total sinceridad que, en unas cadenas de suministro cada vez más cambiantes, son capaces de trazar todos y cada uno de los componentes de un producto sin ningún tipo de asistencia digital.

A medida que aspectos como la independencia del suministro de alimentos y los productos de proximidad cobran protagonismo en la actualidad política (además de en una prioridad para los consumidores), los fabricantes de procesos, en concreto, necesitarán de la ERP para mantener la trazabilidad bajo control.

3. ERP y distancia social en el trabajo

La COVID ha puesto el trabajo remoto en primera línea para los procesos y la planificación empresarial: compañías tradicionalmente desvinculadas de esta modalidad, como por ejemplo las de fabricación, se han visto obligadas a implantarla junto con la correspondiente tecnología colaborativa.

Los sistemas ERP en la nube de última generación son la base de la reinvención del lugar de trabajo, ya que permiten que gran parte de las tareas que antes tenían que hacerse in situ ahora se lleven a cabo de forma remota.

Un ERP da acceso a las plantillas remotas a la información que necesitan, estén donde estén. Asimismo, permite a los trabajadores operar de forma remota con toda la información que necesitan para tomar decisiones en tiempo real.

Y en la planta de producción, libera a los trabajadores y les permite operar de forma flexible (y con distancia) empleando escáneres manuales para procesar materiales. El ERP mejora la comunicación de los distintos departamentos de fabricación gracias al uso de una única fuente de información fiable, lo cual aumenta la productividad y la colaboración y permite el uso de datos en tiempo real.

Como elemento vertebrador de un entorno emergente de IdC, el ERP también puede ordenar a los sensores que detecten problemas de producción antes de que lleguen a provocar paradas, y reducir la necesidad de personal in situ al abordarlos a tiempo (a menudo, lo bastante rápido como para poder resolverlos sin llamadas de servicio).

4. La fabricación ajustada allana el camino hacia las eficiencias operativas

Los fabricantes de todo el mundo se han visto forzados a trabajar en un entorno muy distinto por causa del coronavirus. Aquellas empresas que ya antes eran ineficientes e improductivas por carecer de tecnologías modernas tendrán serios problemas, y cuando esto pase será aún peor.

Nadie duda de que estamos en una era de reducción de costes. Las empresas se están centrando en actividades esenciales y realizando recortes en sus operaciones para garantizar una pista de aterrizaje financiera lo más larga posible.

Para los fabricantes, las reglas llevan escribiéndose muchos años. Los procesos ajustados reducen los residuos y minimizan los costes operativos. Si quieres optimizar:

  • las existencias
  • los costes de transporte y distribución
  • el precio y el uso de las materias primas
  • el tiempo y el movimiento que suponen los procesos de producción

… u obtener datos que recortarán costes de una serie de elementos de fabricación, el ERP es un buen punto de partida.

5. La automatización agiliza la entrega de bienes a los consumidores

En la era post-COVID, será fundamental contar con una mayor visibilidad para tomar decisiones más rápidas basándose en los datos. Gracias a la automatización disponible con un ERP moderno, podrás usar informes en tiempo real y paneles de control analíticos para revisar continuamente tus datos financieros sin tener que dedicar horas y horas a auditar y preparar la información.

Con respecto a la robótica, Interact Analysis, la empresa de investigación de mercado líder en el sector de la automatización inteligente, apunta: “Es probable que las medidas de distancia social disparen la demanda de automatización en los almacenes de distribución.

Por otra parte, también está el factor añadido de que el uso de robots y otros equipos automatizados en estos entornos aumenta la eficiencia y la velocidad del suministro de bienes a los consumidores”.

Esto es aplicable a cualquier clase de automatización, y podría ser tan sencillo como que los widgets de software automaticen procesos repetitivos o que las soluciones de inteligencia artificial digitalicen departamentos enteros.

Con todo, la estimación del valor es correcta: la automatización no solo reduce errores, sino que también mejora la eficiencia, productividad, flexibilidad y disponibilidad de la plantilla.

Ahora que estamos a punto de presenciar importantes avances en cuanto a la automatización y su asequibilidad, la ERP es la columna vertebral de su implantación.

6. La integración del ERP y la función fiscal es de vital importancia

Muchas empresas no han tenido más remedio que recurrir a las ayudas gubernamentales durante el confinamiento.

Deloitte afirma al respecto: “Lo cierto es que, desde el comienzo de la crisis, los departamentos fiscales se han convertido en un generador de efectivo para muchos negocios; de hecho, en algunas organizaciones ha sido la única fuente de ingresos durante el cese de las operaciones.

La pandemia también ha puesto de manifiesto los beneficios de integrar esta función en el ERP de toda la empresa.

Para poder diseñar una hoja de ruta, los líderes han necesitado que el departamento fiscal desarrollara y articulara las implicaciones fiscales de una serie de supuestos, y muchos se las han visto y deseado a la hora de obtener acceso a los datos empresariales y fiscales necesarios para manejar escenarios tan sumamente complejos”.

A medida que avanzamos hacia una era más intervencionista en la que los regímenes fiscales y gubernamentales afectan cada vez más a los negocios, el ERP será aún más esencial si cabe para los directores financieros.

En resumidas cuentas, el ERP está en todas partes…

Y no solo lo decimos nosotros: lee atentamente la opinión de los economistas del Institute of Fiscal Studies::

“El software de planificación de recursos empresariales desempeña un importante papel a la hora de ayudarte a:

  • identificar la desaceleración cuando se produce y modelar el impacto que tiene en tu negocio para que nosotros podamos adoptar medidas correctivas
  • maximizar los ingresos al tiempo que se reducen los costes
  • defender de manera convincente la importancia de mejorar los procesos e invertir para reforzar el negocio a largo plazo
  • comunicarse de forma expeditiva con clientes y proveedores para asegurarse de estar al tanto de los cambios en la oferta y la demanda
  • identificar las señales de una recuperación inminente para que puedas empezar a remontar y consigas comercializar tus productos antes que tus competidores

“Es el momento de aprovechar las funciones de gestión de proyectos de un ERP para gestionar de la forma más valiente e inteligente posible”.

ERP: descubre nuestro software

Unifica las tareas cotidianas en una única
herramienta de gestión empresarial.

Más información