Playing now

Playing now

Yo, robot: 10 características del empleado perfecto (infografía)

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete
sage

Los costes laborales se han convertido en uno de los caballos de batalla de la mayoría de las empresas. Normalmente, se contemplan como gastos los salarios de empleados y los costes asociados a la Seguridad Social, pero no tanto el coste de rotación. O dicho de otro modo, cuánto le cuesta a la empresa contratar a un empleado y cómo le penaliza si no acierta en dicha elección. Por eso, vamos a plantear una infografía para resumir de forma visual cómo encontrar al empleado perfecto.

Es una guía que puede ser útil para empresas, pero también para aquellos candidatos a vacantes que quieran mejorar su empleabilidad, tener un perfil que resulte más atractivo para el contratante. Nada inusual en un momento como el actual en el que muchos empleados temen que sus puestos de trabajo los ocupen robots a medio plazo, especialmente en sectores como el industrial o el manufacturero. Pero lo cierto es que hoy en día la mayor parte de las empresas todavía no está preparada para la llegada de la Inteligencia Artificial y la robótica.

Mejora tu formación

La formación es uno de los aspectos que no pueden parar de mejorar. Más en la situación actual, en la que los cambios en la empresa van mucho más rápidos cada día. Lo cierto es que hoy no sirve quedarse anclado en nuestro conocimiento como cuando llegamos a la empresa y simplemente mejorar con la experiencia adquirida. La curiosidad por mejorar como profesionales es hoy en día una característica muy valorada por las empresas.

Adaptación y proactividad

Estos cambios provocan que tengamos que ser muy flexibles como empleados. Se necesita capacidad para adaptarse a los cambios y proactividad para saber anticiparlos. Además, es necesario adaptarse también a compañeros y clientes, saber utilizar la inteligencia emocional para que la comunicación sea fluida.

Trabajar de forma autónoma

Esta capacidad de adaptación también se utiliza para poder trabajar de forma autónoma, sin que su responsable directo le indique en todo momento lo que debe hacer. Sabe organizarse y mejora su productividad en el día a día gracias a ello. De esta forma, está preparado para cumplir plazos, pero también para gestionar sorpresas que puedan aparecer en un proyecto.

¡Tuitea! Y descarga gratis la infografía «Las 10 características del empleado perfecto».

Compromiso con la empresa

El empleado perfecto mantendrá un fuerte compromiso con la empresa. Es habitual que este aspecto se mantenga cuando el empleado lleva poco tiempo en la organización, pero que a medida que van pasando los años, se va dejando llevar. Mantener el entusiasmo y ponerse el “traje de la empresa” y entender que empleado y empresa son un equipo con una relación simbiótica.

Mejora el ambiente laboral

La humildad, la inteligencia emocional y saber tratar con los demás son cualidades difíciles de evaluar en un proceso de selección, pero que son claves para mejorar el ambiente laboral. Contratar no solo a un empleado perfecto, sino a una buena persona, humilde con sus éxitos y predisposición para ayudar a los demás es el objetivo.

Empatía hacia los demás

Es necesario demostrar empatía hacia los demás. Ponerse en su lugar. Y esto sirve tanto para la empresa como para clientes y, por supuesto, compañeros. Además, el empleado perfecto es diplomático y sabe mediar en conflictos, en lugar de dejarse llevar y añadir más leña al fuego. Aporta soluciones y no genera problemas.

Conoce sus límites

El empleado perfecto no sufre el Principio de Peter. Sabe dónde están sus límites y levantar la mano para pedir ayuda cuando es necesario. No podemos pensar que lo sabemos todo, no somos autónomos y en la organización puede haber alguien que nos ayude o en todo caso utilizar la inteligencia colectiva para encontrar una solución consensuada.

Convierte limitaciones en oportunidades

Gracias a esta capacidad para pedir ayuda y a su flexibilidad, es capaz de convertir sus limitaciones en oportunidades. Los mejores trabajadores son positivos y son capaces de afrontar un problema como un reto, pero también saber extraer conclusiones y lecciones de los fracasos.

Es más digital que un robot

Y tiene capacidad para absorber las nuevas tecnologías, hacerlas suyas y sacarle el máximo partido a estas herramientas. Pero sin poner por delante la herramienta del trabajo. Entiende los retos que suponen para la seguridad el uso de muchas de ellas y está comprometido con ello. Es capaz de distinguir que no es lo mismo utilizar una herramienta en un ámbito doméstico que en un entorno profesional.

Creatividad y optimismo

Por último, el empleado perfecto será optimista y creativo. La creatividad es una habilidad clave para muchas empresas, aunque no en todos los puestos se puede utilizar en la misma medida. No hará el mismo uso de ella un contable que un empleado del departamento de marketing.

Lo cierto es que el empleado perfecto no se consigue con una fórmula mágica. Cada empresa debe ponderar una serie de cualidades de las aquí expuestas y ver cuáles son más importantes para su organización. Ahora lo que queda es aplicarlas, tanto en la selección, como los candidatos para mejorar su perfil profesional.

sage infografia empleado perfecto