Finanzas

¿Qué es la cuota de amortización y cómo calcularla?

El correcto cálculo de las amortizaciones por cualquier de los métodos admitidos es fundamental para el resultado contable y fiscal.

Sage

Las amortizaciones tienen una gran importancia en la empresa, por lo que deben ser calculadas con rigor para no distorsionar el resultado contable y fiscal. Conoce más sobre qué es la cuota de amortización y cómo puedes calcularla.

  • En este artículo te explicamos qué son las amortizaciones y su aplicación en el ámbito contable.
  • Conoce los conceptos clave para su cálculo, así como diversos métodos de amortización que las empresas pueden aplicar.

Contenido del post

  1. ¿Qué es la amortización?
  2. Conceptos clave para el cálculo de las amortizaciones
  3. Métodos de amortización que puede aplicar la empresa
  4. ¿Cómo calcular y contabilizar correctamente las amortizaciones?

Las amortizaciones se utilizan para imputar como gasto en el ejercicio contable, el desgaste o depreciación de un inmovilizado, en la medida en la que haya contribuido a generar ingresos para la empresa.

El inmovilizado de una empresa está constituido por elementos patrimoniales tangibles e intangibles. Las principales características de estos activos son:

  • No están destinados a la venta, ya que se utilizan en la actividad permanente y productiva de la empresa. 
  • Su vida útil va más allá de la duración de un ejercicio económico.
  • Hay inmovilizados de importes muy elevados, como maquinaria y naves industriales, que si se imputaran como gasto íntegramente en un ejercicio distorsionarían el resultado contable y fiscal. 

Las pymes suelen determinar las cuotas de amortización al final del ejercicio. Esta tarea puede ser muy sencilla, si se utiliza un software como Sage 50. Si se utilizan hojas de cálculo, puede complicarse un poco más y llevar más tiempo.

1) ¿Qué es la amortización?

La amortización es la expresión de la depreciación sistemática y efectiva sufrida por el inmovilizado, por su aplicación al proceso productivo.

Mediante esta se refleja, en el activo del balance de situación, esta reducción del valor de los elementos del inmovilizado de los que dispone la empresa para ejercer su actividad.

¡COMPÁRTELO! Descubre, paso a paso y desde cero, cómo calcular las amortizaciones de tu empresa.

2) Conceptos clave para el cálculo de las amortizaciones

Para el cálculo de las amortizaciones hay tres conceptos clave que conviene tener claros: 

  • La vida útil. Es el tiempo estimado durante el cual se espera utilizar el activo en la empresa.
  • El valor residual. Es el valor que se estima que podría tener el activo al final de su vida útil.
  • La base de la amortización. Será amortizable el precio de adquisición o el coste de producción, excluido, en su caso, el valor residual.

Base de amortización = coste inicial – valor residual


Con una solución integrada de contabilidad y gestión comercial como Sage 50 te será mucho más fácil llevar tu contabilidad y calcular tu cuota de amortización.

3) Métodos de amortización que puede aplicar la empresa

Según la Ley del Impuesto sobre Sociedades (LIS), la depreciación será efectiva cuando se practique conforme a alguno de los métodos establecidos en la LIS y desarrollados reglamentariamente. Para ello, se establecen las tablas de amortización, con coeficientes lineales y periodos de amortización máximos, estableciendo la libertad de amortización para bienes de escaso valor.

Se pueden utilizar tres métodos diferentes de amortización, en función de la naturaleza del bien y del uso al que se destine. 

  • Lineal o constante: se aplica el método constante en elementos que pierden su valor por igual a lo largo de su vida útil. En este método siempre se aplica el mismo porcentaje todos los años en los que se amortiza el inmovilizado.
  • Números dígitos decreciente: se aplica para elementos del inmovilizado que pierden más valor al principio de su vida útil, de manera que se amortiza más importe al inicio de la vida útil del inmovilizado
  • Números dígitos creciente: se aplica en aquellos elementos que pierdan menos valor al principio de su vida útil.
  • Unidades de producción: el gasto por amortización se basa en la utilización o producción esperada del activo.

La elección del método de amortización de cada elemento del inmovilizado debe ajustarse de manera fiel a su curva de pérdida de valor. 

Una vez elegido un método de amortización, debe mantenerse hasta el final de la vida útil del inmovilizado. 

4) ¿Cómo calcular y contabilizar correctamente las amortizaciones?

Para realizar correctamente las amortizaciones debemos de seguir una serie de pasos:

  1. Identificar las facturas de inmovilizado correctamente, de cara a su registro contable. No es extraño que determinadas facturas de inmovilizado se contabilicen como gastos en un ejercicio. Además, en estas facturas se debe detallar de cara a las liquidaciones de IVA que se trata de bienes de inversión.
  2. La fecha de inicio del proceso de amortización es la de puesta en marcha del elemento de inmovilizado.
  1. Una vez tenemos claro que nos encontramos ante un inmovilizado, debemos registrarlo contablemente.
  2. Paralelamente al registro contable del inmovilizado, debemos abrir una cuenta de amortización asociada. El objetivo es ir acumulando las amortizaciones que se van contabilizando en los diferentes ejercicios.
  3. De cara al cierre del ejercicio y antes de calcular las amortizaciones, debemos verificar que los inmovilizados que se encuentran contabilizados en el activo del balance se encuentran en la empresa y están operativos. Debemos realizar esta comprobación, ya que la empresa puede haberse deshecho de determinados inmovilizados por averías u obsolescencia. Es decir, sin comunicarlo al departamento contable. 
  1. Debemos tener en cuenta que en el caso de las edificaciones, no será amortizable la parte del precio que corresponda al valor del suelo.
  2. La amortización comenzará para el inmovilizado material e inversiones inmobiliarias desde su puesta en condiciones de funcionamiento. Para el inmovilizado intangible desde el momento en que esté en condiciones de producir ingresos.
  3. En el caso de la amortización constante, la cuota de amortización se obtiene como resultado de dividir la base de amortización entre los años de vida útil del bien. 
  4. Las empresas de reducida dimensión pueden acogerse a la libertad de amortización si cumplen determinadas condiciones. Esto les permitirá reducir el pago del impuesto sobre sociedades

Los programas de contabilidad de Sage disponen de módulos específicos para el tratamiento del inmovilizado y sus amortizaciones. Esto facilita la gestión de las amortizaciones y genera confianza en el proceso del cálculo de la cuota de amortización. Además, tienen la funcionalidad para poder realizar el cálculo de manera mensual, para de esta manera integrarlas en los informes de gestión cada mes.

Por lo tanto, una vez tenemos claro el proceso de amortización, lo mejor es utilizar un software que nos facilite la gestión de cálculo de la cuota de amortización, ya que ahorraremos tiempo y ganaremos en fiabilidad. 

Nota del editor: Este artículo fue publicado con anterioridad y actualizado a 2024 por su relevancia.

Conviértete en un experto contable

KIT BÁSICO PARA LLEVAR LA CONTABILIDAD AL DÍA

Consigue gratis tu guía en PDF y descubre:

  • El papel del contable frente al empresario
  • Los conocimientos que diferencian al buen contable
  • Qué tecnología tiene el contable a su alcance
¡Quiero descargar mi guía!
Más de 600 personas se han descargado esta guía
Sage