Playing now

Playing now

9 consejos para preparar tu liquidación trimestral de IVA, IRPF y pago fraccionado del IS

Volver a los resultados de búsqueda

Sage

Este año las liquidaciones de los impuestos del último trimestre del año se presentarán en un contexto de restricciones a la movilidad en la capital de nuestro país y otras partes de España.

  • Además de las liquidaciones de IVA e IRPF que se deben presentar antes del 20 de octubre, este trimestre también hay que realizar el pago fraccionado del IS.
  • Te dejamos nueve consejos para la preparación de tus liquidaciones trimestrales.

El próximo 20 de octubre los obligados tributarios que realizan liquidaciones trimestrales de impuestos, tendrán que presentar el modelo 303  y los modelos de retenciones e ingresos a cuenta del IRPF que les correspondan, pero además deben realizar uno de los pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades.

Este año se debe de aplicar el dicho popular de «no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy». Conviene dejar preparadas las liquidaciones cuanto antes, ya que la segunda ola de la pandemia está afectando a muchas partes de nuestro país y puede acabar dificultando el cumplimiento de las obligaciones tributarias.

Estas liquidaciones son muy importantes, ya que en las últimas liquidaciones del año nos quedamos sin margen de cara a la planificación fiscal del cierre del ejercicio y, además, estas pueden ser objeto de una mayor revisión por parte de la Agencia Tributaria, sobre todo si se producen diferencias significativas con las anteriores, que no estén justificadas, como por ejemplo por la realización de una actividad con estacionalidad o por los efectos de la COVID-19.

Para la presentación de estas liquidaciones, te ofrecemos nueve consejos que puedes tener en cuenta.

¡Comparte! Este artículo con consejos sobre las liquidaciones de impuestos de este trimestre.

1. Cuidado si financias el ciclo de explotación con el IVA cobrado a los clientes

Cuando una empresa repercute el IVA a sus clientes, actúa como mera intermediaria de la Agencia Tributaria, debiendo ingresarlo mediante la liquidación del modelo 303 en la que se deduce las cuotas soportadas.

El problema radica en que las pymes y autónomos, en muchas ocasiones, utilizan el IVA repercutido como un medio de financiación, de manera que las cuotas cobradas de IVA se emplean en financiar la operativa diaria de la empresa.

Por ejemplo, puede darse el caso de que si sale a pagar la liquidación, la empresa no haya realizado una buena gestión de tesorería y se gastase en su ciclo de explotación los recursos ingresados por las cuotas de IVA, quedándose sin la liquidez suficiente para realizar los pagos de los impuestos.

2. Lleva la contabilidad al día

Mantener la contabilidad al día nos permitirá conocer el resultado de nuestras liquidaciones lo antes posible y, con ello, tendremos más tiempo para analizarlas, detectar posibles errores, así como para planificar su pago si el resultado es a pagar.

3. Informatiza y digitaliza tu empresa

Herramientas de control de los procesos contables específicas para asesorías y despachos como Sage Despachos Connected y Sage 50 Asesor Contable permiten presentar directamente el modelo 303 y saber en todo momento el resultado de la liquidación del IVA. Además, ambas aplicaciones automatizan los procesos de generación de asientos de las facturas de compras y ventas.

La digitalización de las empresas ya no es una opción. Es necesaria para su supervivencia. Y las asesorías y gestorías tienen que ayudar a sus clientes a digitalizarse para facilitar el cumplimiento de sus obligaciones fiscales.

4. No procrastines

No esperemos hasta el último momento para calcular las liquidaciones. Además, este año los efectos de la COVID-19 son impredecibles. Por lo que es conveniente contar con el mayor margen de maniobra para cualquier imprevisto o inconveniente.

Para evitar retrasos, se pueden definir procedimientos que permitan entregar la información necesaria con la mayor rapidez y al menor coste.

Si, además, utilizamos los servicios de una asesoría o despacho profesional, no esperemos hasta el último momento para entregarle la documentación al asesor. Así podremos darle tiempo a prepararla, evitar errores y facilitarle revisarla con detenimiento.

5. Aprovecha las ventajas de la web de la Agencia Tributaria

Si tu programa contable no te facilita la presentación de las liquidaciones, puedes utilizar la web de la Agencia Tributaria. Esto te permite utilizar datos de declaraciones ya presentadas o consultar las liquidaciones anteriores.

Además, también puedes adjuntar documentación complementaria, que se registra oficialmente en el mismo momento en que la subes a la página. No es necesario que acudas al banco para liquidar el impuesto. Puedes hacerlo online una vez que hayas presentado la liquidación en la web de la Agencia Tributaria.

6. Mantén actualizados en todo momento tus conocimientos en materia tributaria

Los cambios legislativos en materia tributaria son frecuentes, sobre todo últimamente, por lo que es conveniente mantener actualizados los conocimientos en materia fiscal y estar al tanto de las novedades que publica la Agencia Tributaria.

7. Aplaza el pago de los impuestos

A pesar de que ya no están vigentes las facilidades para el aplazamiento de deudas tributarias que se recogían en el Real Decreto-ley 7/2020, de 12 de marzo, por el que se adoptaron medidas urgentes para responder al impacto económico de la COVID-19, si  no tenemos liquidez suficiente para el pago de los impuestos, recordemos que podemos aplazar las liquidaciones de impuestos con la Agencia Tributaria sin necesidad de aval y hasta un límite de 30.000 euros.

Además, esta financiación no tiene comisiones de apertura y formalización y el solicitante no tiene que asumir los costes derivados de la solicitud de avales, hipotecas u otras garantías, si no supera la cantidad de 30.000 euros.

8. Revisa tu planificación fiscal

Con la entrada en el último trimestre del año, conviene no descuidar la planificación fiscal del cierre del ejercicio. Por eso, para evitar sorpresas, y teniendo en cuenta que las tres cuartas partes del ejercicio ya han transcurrido, se puede predecir el resultado contable y fiscal.

Sin embargo, en esta planificación es importante tener en cuenta el impacto que la COVID-19 puede tener en los meses finales del año, sobre todo en las empresas de algunas zonas y sectores más afectados.

9. Automatiza tus procesos administrativos

Además de avanzar en la digitalización, programas contables como Sage 50 permiten automatizar un gran número de operaciones contables. Algunas son la descarga de extractos bancarios directamente a los programas contables, creación de asientos predefinidos o parametrización en las cuentas de los proveedores de previsiones de pago, etc.

Así que, ¡recuerda! Una contabilidad bien parametrizada facilitará la contabilización de las facturas y minimizará los errores que se puedan cometer en las liquidaciones de impuestos.

Nota del autor: Este artículo fue publicado por primera vez en octubre de 2019 y ha sido actualizado en octubre de 2020 por su relevancia.

Consejos para cerrar tu año contable y fiscal

Descarga tu guía gratuita en PDF para conocer:

- Las claves para un buen cierre
contable y fiscal.
- Cómo afecta el COVID-19 a la
presentación de las cuentas anuales.

Descarga gratis