Términos del Diccionario Empresarial

Liquidez

Como regla general, mantener la liquidez de un negocio es fundamental para que sobreviva, puesto que supone la capacidad de hacer frente a los pagos: salarios, pagos a proveedores, rentas de alquiler, seguridad social, impuestos etc.

¿Qué es la liquidez?

La liquidez de una empresa es su capacidad de obtener dinero en efectivo para poder hacer frente a obligaciones de pago a corto plazo. Es decir, supone la habilidad con la que un activo se puede transformar en dinero.

Por ejemplo, un local comercial es un activo que tiene una liquidez baja porque puede ser complicado venderlo y convertirlo en dinero.

¿Qué elementos influyen en la liquidez?

Fundamentalmente, en la liquidez de una empresa influyen dos elementos:

  1. El tiempo que se necesita para convertir un activo en dinero.
  2. La seguridad de no obtener pérdidas en el momento de la conversión.

¿En qué se diferencian la solvencia y la liquidez?

Aunque solvencia y liquidez, a veces, se utilizan como sinónimos son conceptos distintos, puesto que la solvencia supone la capacidad que tiene una empresa para cumplir con sus obligaciones de pago. Una empresa deja de ser solvente en el momento en que sus activos no cubren sus pasivos.

De la idea anterior se podría llegar a la conclusión de que cuanto más alta es la liquidez más alta será la capacidad de pago (solvencia), pero puede ocurrir, por ejemplo, que una empresa no tenga liquidez pero tenga un patrimonio que pueda servir como garantía ante una entidad bancaria en el caso en que se solicite un préstamo.

¿Cómo se calcula el ratio de liquidez de una empresa?

El ratio de liquidez de una empresa se calcula dividiendo el activo corriente (derechos de cobro a corto plazo, tesorería y existencias) por el pasivo corriente (obligaciones de pago y compromisos a corto plazo).

El resultado de la división puede ser mayor o menor que uno. En el primer caso, supone que el activo es mayor que el pasivo por lo que la empresa tiene liquidez. En el segundo caso, la empresa tiene una liquidez baja.

Sin embargo, tener un ratio de liquidez mayor que uno también puede suponer que hay recursos en la empresa que no se utilizan y rentabilizan.

¿Cómo se aumenta la liquidez de una empresa?

Aumentar la liquidez de una empresa cuando esta tiene dificultades puede ser fundamental para volver a ser rentable. Estos son los pasos que se pueden seguir:

  • Controla los ingresos y los gastos. Es importante tener la contabilidad de la empresa al día y saber en qué se gasta cada euro y de dónde proviene cada ingreso.
  • Haz un seguimiento de los pagos. Para evitar retrasos en los pagos de las facturas que emitas que afecten a la liquidez del negocio, es fundamental que emitas las facturas cuanto antes, que establezcas un plazo de pago y que realices un seguimiento para que no se genere un impago.
  • Contrata un factoring. Con un factoring podrás cobrar con antelación las facturas que emitas a cambio de un descuento. Analiza si te compensa pagar ese descuento en función de los plazos de pago que tengan tus clientes.
  • Solicita financiación. Otra opción, para el caso de que no tengas liquidez pero tengas patrimonio en tu empresa, es solicitar financiación a una entidad bancaria a cambio del pago de un interés.
  • Controla tu stock. Puede que las existencias que tengas en tu stock estén afectando de forma negativa a la liquidez de la empresa. Para evitarlo, analiza las existencias de forma periódica, controla los productos que se terminan y coordina a los departamentos de ventas y de producción.

El contable de ayer, el asesor de hoy

Una guía actualizada a 2019, con datos y contenidos prácticos para los asesores contables de hoy en día.

Descarga gratis