Playing now

Playing now

Cómo saber si estás preparado para pasar de empleado a emprendedor

Volver a los resultados de búsqueda

Sage

Para pasar de empleado a emprendedor hay que estar preparado en varios aspectos. Te damos algunos consejos para conseguirlo.

  • Son múltiples los factores que te darán la respuesta: desde anímicos hasta económicos.
  • No todo el mundo está preparado para dar el salto. ¿Lo estás tú? Descúbrelo en este post.

Existen varias pistas para saber si estás preparado para pasar de empleado a emprendedor. Las hemos dividido en pistas anímicas, profesionales y personales. Todas ellas influyen y lo idóneo sería que cumplieras todas las condiciones que te vamos a presentar a continuación. Cuantas más se tengan, más cerca estaremos del momento adecuado para emprender (con éxito).

Estar listo para pasar de empleado a emprendedor desde un punto de vista anímico

Si sientes que estás estancado en tu actual trabajo. Si te sientes cohibido o desmotivado de forma constante. Si tu empleo como asalariado no te hace feliz, entonces, anímicamente, estás listo para pasar a emprender un proyecto personal por cuenta propia.

No estamos hablando de  que tengas esta sensación puntualmente. Nos referimos a largos periodos de tiempo. O bien tener estos sentimientos en múltiples ocasiones a lo largo del año, aunque sea de forma pasajera.

Existen motivos anímicos, personales y profesionales que determinan si estás o no preparado para emprender.

¿Tienes una idea que te apasiona?

Dentro de los factores anímicos tendríamos uno externo que no tiene que ver con el trabajo que desempeñas actualmente. Se refiere a la idea que te ronda la cabeza o proyecto sobre el que quieres emprender.

¿Sientes pasión cuando piensas en él? La motivación es una de las herramientas más poderosas para aumentar las capacidades profesionales. Y nada te va a dar más motivación que la pasión por tu idea. El convencimiento de que sabrás hacer mejor ese trabajo por tu cuenta, o que tienes una idea que puede realmente mejorar el entorno en el que se aplicará.

Una idea en la que confías hasta el punto de que estarías dispuesto a dejarlo todo porque estás seguro de que saldrá bien. Lógicamente, te encontrarás retos y obstáculos en el camino. Pero precisamente la pasión hará que los veas más pequeños.

Motivos profesionales para pasar de empleado a emprendedor

Si tienes la sensación de estar estancado, tienes un motivo profesional para emprender. En este caso nos referimos a un estancamiento tanto de posición como de habilidades. Estarás más cerca de emprender si sientes que siempre haces lo mismo, que no aprendes nada y tienes ganas de crecer y adquirir nuevas habilidades.

También si tienes la certeza de que no estás aprovechando todo tu talento. Que puedas aportar más de lo que ‘te dejan’, por jerarquías limitantes o una estructura empresarial poco flexible.

Si tienes una imposibilidad real para evolucionar, bien en las tareas o aportaciones a realizar, o bien en el escalafón interno y salarial, entonces tienes motivos profesionales para emprender.

¿Podrías hacer el trabajo que realizas mejor si no estuvieras en la empresa?

Dentro de los motivos profesionales también estarías preparado para emprender si tienes la necesidad de no tener jefe. Quieres elegir tus propios proyectos. Y, además, estás convencido de que podrías realizarlos con mayores garantías de éxito.

Lo bueno de emprender hoy día es que existen herramientas tecnológicas asequibles que facilitan la vida de los emprendedores. En la actualidad, puedes contar con software y aplicaciones en la nube que permiten realizar cierto tipo de gestiones del mismo modo que las grandes empresas. Y con una inversión asequible.

  • Si has propuesto un cambio, a sabiendas de que es la mejor opción para realizar ciertos procesos… y te han dicho que no… Entonces estás listo también para emprender
  • Si sabes que hay herramientas en la empresa que están obsoletas y están ralentizando tu trabajo… y, a pesar de haber avisado, no lo cambian… Entonces estás listo para emprender
  • Si tu proceso de organización de trabajo es más efectivo para ti que el que te propone la empresa (por ejemplo, en cuanto a horarios)… Entonces estás listo para

Motivos personales para decidir (o no) si debes convertirte en emprendedor

Existe un gran motivo personal que puede ser un gran limitador. ¿Tienes capacidad económica para estar un tiempo prudencial con un nivel de ingresos bajo o irregular? Cualquier tipo de emprendimiento te va a exigir una inversión inicial de tiempo, pero también de dinero.

Y es probable que durante los primeros meses los ingresos sean bajos, hasta que vayas consiguiendo clientes, fidelizándolos… Incluso aunque hayas ido respondiendo positivamente a todas las pistas sobre si estás preparado para emprender, debes contar con esta holgura económica.

De no ser así, debes pensártelo dos veces. Porque la necesidad de facturar o conseguir ingresos puede llevarnos a tomar decisiones erróneas. El conocido ‘pan para hoy, hambre para mañana’ es excesivamente común en emprendimientos que tienen la necesidad de vender como sea en sus inicios, porque no tienen ese colchón económico a nivel personal.

Si te has sentido identificado con todos y cada uno de los escenarios, entonces estás preparado para pasar de empleado a emprendedor. El camino tendrá dificultades y retos. Pero ¿acaso no los tienes ya en tu vida laboral como asalariado?

Sage Contabilidad y Facturación

  • El software de facturación en la nube
    con el que tendrás todo tu negocio controlado

¡ Con un 50% descuento durante 6 meses!

Compra ahora