El método Lean para desarrollar modelos de negocio

Publicado · 2 minutos de lectura

Tanto si queremos iniciar una actividad empresarial como si queremos lanzar una nueva línea de productos debemos planificar el modelo de negocio para que nos ayude a definir las estrategias, procesos y actividades idóneas para alcanzar el éxito.

Para ello podemos seguir diferentes métodos, tanto en el planteamiento del proceso de transformación de la idea en negocio, como en las filosofía o las bases de construcción de dicho plan. Uno de esos métodos es el sistema Lean.

Las bases del método Lean Startup

El método Lean se aplica principalmente en las startups, empresas tecnológicas con una gran capacidad de crecimiento en poco tiempo, y sus dos premisas principales es el desarrollo ultraligero de la empresa, basado en la reducción al máximo de los costes y del tiempo de salida de un producto al mercado, y en una clara orientación del desarrollo hacia al cliente.

Este método exige una continua repetición del ensayo y error. Si partimos de una idea que soluciona un problema o una necesidad, debemos ser ágiles para desarrollar, probar,validar y corregir. Todo ello orientado siempre hacia el cliente, en el que debemos apoyarnos en todas estas fases para no perder la perspectiva de sus intereses.

La continua repetición del método se consigue ir perfeccionando el modelo hasta llegar al idóneo para ser lanzado a competir en el mercado.

Definición y búsqueda del mercado objetivo

No es posible ejecutar este método sin identificar y trabajar sobre nuestro mercado objetivo. Definir el perfil de los clientes, encontrar la manera de llegar a ellos y hacer que participen en nuestros procesos es la primer tarea que se debe afrontar.

Tanto si el modelo está orientado a un mercado masivo como si es de nicho debemos tener claro qué es lo que nuestros clientes buscan, cómo satisfacer sus requerimientos y si la solución que les proponemos es suficientemente buena para que nos paguen por obtenerla, y la mejor manera de lograr todo esto es que ellos participen en la elaboración de esa solución.

A por el producto mínimo viable

El siguiente objetivo es desarrollar el producto mínimo viable. Se trata de elaborar una primera versión del producto o servicio que permita una evaluación en condiciones de mercado reales y que luego se irá mejorando hasta tener el resultado final.

El proceso de elaboración ha de ser rápido y sin consumir excesivos recursos, pero tampoco podemos pensar que se trate de un prototipo. La idea es que cumpla unas especificaciones mínimas para que funcione y, al mismo tiempo, pueda evaluar tanto su acogida entre los clientes como la manera de mejorarlo.

Los pasos siguientes se orientan en volcar toda esa información en los sucesivos desarrollos, complementando esa primera versión, obtener el producto definitivo.

Subscríbete a la newsletter de Sage Advice

Recibe nuestros consejos más recientes directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico.

Dejar una respuesta