Playing now

Playing now

El poder del caos para gestionar con éxito un almacén

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete

En los cursos sobre logística, gestión de la producción y de almacén, es habitual que se transmita el mensaje de que los stocks deben estar ordenados para poder gestionarlos de manera eficiente. Esta teoría parece que tiene sentido, hasta que uno descubre cómo funciona un almacén de Amazon en What it looks like inside Amazon.com.

Resulta que una empresa como Amazon, que es líder en servicios de comercio electrónico a nivel mundial, no trabaja como se suele enseñar en la mayoría de los cursos de logística, sino que lo hace con una estrategia basada en el caos y que sacrifica el orden a cambio de una serie de ventajas que ofrece su sistema de almacenamiento. La entropía al poder.

Ventajas del caos frente al orden en la gestión de un gran almacén

Entre las ventajas que ofrece el sistema de almacenamiento de Amazon, están la de una menor curva de aprendizaje para los empleados, ya que no tienen que aprenderse ni memorizar las ubicaciones o reglas para colocar el material en los distintos puestos del almacén. Se reduce el tiempo de asimilación de la formación necesaria para que una persona esté preparada para empezar a rendir al máximo, lo que repercute en un menor coste de formación.

Si nos fijamos en las imágenes, el material está almacenado a una altura, lo que significa que los movimientos de manipulación para coger una unidad serán más sencillos que si el espacio se hubiera aprovechado en altura y tuvieran que ayudarse los operarios de elementos como carretillas elevadoras. Se ocupa más espacio, pero se tarda menos en preparar los pedidos, lo que lleva a un menor coste de preparación de pedidos.

Otro de los puntos clave es la colocación del material, que no sigue ninguna norma de orden por categorías o similar. Un sistema informático decide donde colocar cada referencia, basándose en la disponibilidad de huecos y le asigna a cada producto un código de barras que identifica el lugar en el que está almacenado. De esta manera, consiguen optimizar la ocupación del almacén, colocando cada producto en donde haya sitio disponible. Se optimiza así el coste de almacenamiento por el espacio consumido por las instalaciones.

A la hora de preparar los pedidos, el sistema prepara la lista de los que tiene que recoger el operario y le propone la ruta óptima a seguir. De esta manera, se reduce el tiempo de preparación y el picking es más eficiente.

Para muestra un botón: así funciona un almacén de Amazon

A modo de cierre, este interesante vídeo en el que se muestra el funcionamiento del almacén que Amazon España tiene montado en San Fernando de Henares, Madrid. Cuando menos, resulta curioso ver cómo funciona un almacén de una empresa que en sus 19 años de vida se ha convertido en un gigante mundial de la distribución y en una referencia indiscutible en el sector del comercio electrónico.

Una pyme no mueve los volúmenes que maneja el gigante Amazon, pero siempre viene bien aprender cómo lo hacen los que obtienen los mejores resultados. Amazon en logística, desde luego que lo es:

Mantener ordenado el stock de productos de nuestra empresa, es una de las tareas principales para mantener el control y gestionar eficientemente los procesos de almacenaje y entrega de producto. Para tener optimizadas tareas como recepción de compras, expedición de órdenes de preparación de pedidos de venta, reubicaciones, traspasos entre almacenes, etc. Sage cuenta con software de gestión ue permite la gestión comercial y contable de stocks, adaptado para aquellas empresas que precisen informatizar y optimizar estos procesos.