Playing now

Playing now

Inteligencia Artificial como herramienta para luchar contra el cambio climático

Tecnología e Innovación

Inteligencia Artificial como herramienta para luchar contra el cambio climático

Sage

Tecnologías como la Inteligencia Artificial en las empresas (IA) empiezan a ocupar un papel destacado para ayudar a conseguir los objetivos fijados por la Agenda 2030 en materia de cambio climático.

  • El 87% de los empresarios cree que la inteligencia artificial es una herramienta esencial contra el cambio climático.
  • La inteligencia artificial se puede utilizar para prevenir los riesgos asociados al cambio climático.

La Inteligencia Artificial se ha convertido en indispensable para la sociedad. Es una tecnología que facilita el trabajo en las empresas y en el hogar. Pero ¿sabías que también puede ayudar a las empresas a luchar contra el cambio climático?

Actualmente, esta tecnología se alza como un elemento clave para combatir el cambio climático y ayudar a la sociedad a conseguir los objetivos de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas. Ya hay decenas de empresas que la utilizan para reducir su huella de carbono y contribuir a mejorar el medio ambiente.

La IA reduce las emisiones a la atmósfera

La IA es una herramienta esencial en la lucha contra el cambio climático. Así lo cree el 87% de los directores generales del sector público y privado con poder de decisión en materia de IA y clima. El dato se refleja en un informe elaborado por BCG Climate AI en 2022.

Crece, además, el número de empresarios que confía en la inteligencia artificial para reducir la emisión de gases a la atmósfera. Ya hay un 57% de directivos que confía en este poder de la inteligencia artificial. A eso habría que añadirle que el 61% de los empresarios considera que la analítica avanzada es fundamental para evitar el cambio climático.

En este contexto, España se sitúa como el segundo país donde más directivos plantean aplicar IA en sus proyectos de sostenibilidad. La Península estaría cinco puntos por encima de Francia y diecisiete por encima de Alemania en este ámbito.

Sin embargo, la realidad es que, a nivel mundial, solamente 4 de cada 10 organizaciones considera el uso de la IA para alcanzar sus objetivos climáticos.

Planes para mitigar el cambio climático

Hay muchas formas en las que la Inteligencia Artificial en las empresas puede contribuir a la mitigación del cambio climático. Una de ellas es mediante la eficiencia energética o la reducción de las emisiones del transporte, la agricultura y la industria.

La IA también ayuda a la sociedad a adaptarse a los impactos del cambio climático. Para ello proporciona herramientas de apoyo a la toma de decisiones. Numerosas organizaciones buscan la manera de ser más eficientes en contextos difíciles, como puede ser en situaciones de sequía o de carestía energética. Y en este punto la IA es un elemento clave.

Por otro lado, las industrias y sectores que tienen un impacto ambiental negativo emplean la IA para reducir sus gases de efecto invernadero. A esto hay que añadir el empleo de la inteligencia artificial para diseñar productos que reduzcan desechos y emisiones en la creación de prototipos. O la reducción del desperdicio alimentario al conseguir mejorar la planificación de la demanda.

Además, la IA puede desempeñar un papel fundamental en el aumento de la resistencia a los efectos del cambio climático ayudando a identificar los factores de riesgo y a elaborar planes para mitigarlos.

Ventajas de usar la IA contra el cambio climático

1. Uso eficiente de la energía

Junto a la IA, el machine learning se emplea en las empresas para hacer un uso más eficiente de los recursos energéticos. Sistemas como el Deepmind AI de Google ayudan a las empresas que recurren a la energía eólica a predecir los patrones de viento. Así pueden optimizar el uso de este recurso para compensar las carencias energéticas que puedan surgir.

Asimismo, la Inteligencia Artificial proporciona una base de decisión sólida cuando la compañía necesita saber a qué fuentes de energía renovables recurrir para desarrollar su actividad.

2. Gestión de residuos

Gestionar eficientemente los residuos que genera la empresa es uno de los problemas a los que se enfrentan muchas organizaciones. Un mal manejo de estos puede derivar en una mayor emisión de gases de efecto invernadero.

Sin embargo, la Inteligencia Artificial es clave en la eficiencia en la gestión de residuos y aumenta las tasas de reciclaje. La IA se emplea para separar residuos en las empresas y puede avisar sobre la eficacia en la gestión de la basura que se genera a diario.

3. Transporte eficiente

Hay empresas que ponen a disposición de sus trabajadores sistemas de transporte colectivo. En este caso la tecnología ofrece un transporte eficiente y respetuoso con el medio ambiente como son los vehículos eléctricos.

A través de la IA se puede saber el impacto que genera este transporte en el entorno y contribuir a mitigarlo. Además, permite realizar predicciones que mejoran la productividad del empleado al dar a conocer el tiempo estimado de viaje o cuándo llegará el siguiente vehículo eléctrico.

4. Previsión de riesgos

Para anticiparse a los posibles impactos del cambio climático hay que ser capaces de prever las tendencias localizadas a largo plazo.

Por ejemplo, ¿cuál es la probabilidad de que se produzca una sequía importante en una región concreta en los próximos 10 años? ¿Cuáles son los impactos potenciales de esa sequía en la agricultura, el suministro de agua y la salud humana? La IA responde a estas preguntas analizando los datos históricos y prediciendo las tendencias futuras.

5. Sistemas de atención temprana

La IA ayuda a crear sistemas de alerta temprana que avisen sobre situaciones desfavorables para la empresa. Por ejemplo, analizando los datos de las estaciones meteorológicas las imágenes de los satélites la IA puede identificar las condiciones que favorecen la aparición de fenómenos meteorológicos extremos.

Hay que tener en cuenta que los incendios forestales, lluvias torrenciales o terremotos podrían impactar negativamente en la actividad diaria. ¿La consecuencia? Pérdidas económicas y productivas. No obstante, a través de sistemas de alerta temprana basados en la IA se pueden tomar medidas para mitigar los impactos de estos eventos antes de que se produzcan.

6. Gestión de la crisis

Una vez que se ha producido un fenómeno adverso, la IA ayuda a gestionar la crisis proporcionando herramientas de apoyo a la toma de decisiones. El empresario podrá supervisar en tiempo real la situación. Esto permitirá obtener información fiable sobre el personal, el estado de las infraestructuras y la necesidad de ayuda en estas circunstancias.

Además, podría proporcionar datos fiables sobre la actuación sostenible de cada empleado, lo que permitiría tomar mejores decisiones para mitigar el impacto medioambiental de la organización.

7. Mayor sostenibilidad

Disponer de edificios inteligentes ayuda a reducir las crisis climáticas. Al instalar sistemas de control climático o de ahorro de energía, la organización no solo estará siendo más sostenible, sino que estará contribuyendo positivamente al planeta.

Es cierto que todavía existen ciertas barreras en el uso de la Inteligencia Artificial en las empresas. Es importante tener una cultura data-driven en la organización. Esto, añadido a la experiencia en la gestión de datos y a una conciencia medioambiental es fundamental. No solo se beneficia el planeta del uso de la inteligencia artificial en las empresas, sino que la organización también producirá más con recursos más sostenibles.