Playing now

Playing now

Las pymes y el Business Intelligence, de la estrategia a la táctica (e-book)

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete
sage

Es difícil tomar decisiones en las empresas. Por eso, la mayoría de los responsables buscan apoyarse en datos concretos que les ayuden a no equivocarse. Y a veces es complicado extraer con claridad la información de los datos que tenemos. Este es precisamente el objetivo de las denominadas herramientas de Business Intelligence (BI): ayudar a los responsables de las empresas a tomar decisiones empresariales acertadas en el momento adecuado, poniendo a sus disposición la información de una manera comprensible.

Si quieres sabe como el Business Intelligence puede ayudar a tu empresa puedes descargar el eBook gratuito «Las pymes y el Business Intelligence, de la estrategia a la táctica»  en el siguiente enlace.

Lo cierto es que nueve de cada diez directivos afirma que no dispone de los datos adecuados cuando los necesita. Un 47% de las empresas considera que muchas de sus decisiones se basan en cifras erróneas o incompletas. A pesar de ello, según un sondeo llevado a cabo por el instituto francés OpinionWay, solo un 25 % de las empresas de entre 20 y 199 trabajadores cuenta con una solución de BI.

Business Intelligence en la empresa

Como dijo el poeta, es cuestión de táctica y estrategia. La realidad es que una herramienta de Business Intelligence va a proporcionar informes personalizados para cada departamento de la organización. Dichos datos se extraen de los programas que ya se utilizan en la compañía, pero también de fuentes externas, como clientes o proveedores. No sirve de nada tener la información si no somos capaces de interpretarla.

Además de la exactitud de los datos que ofrece en tiempo real, una herramienta de BI se caracteriza por disponer de un panel de control para visualizar los datos de forma gráfica y fácilmente comprensible. Permite disponer de una visión de todas las áreas funcionales de la empresa, desde la contabilidad, al almacén o la producción. Datos e informes que se pueden compartir con facilidad dentro de la empresa. Estarán adaptados a las necesidades de los diferentes departamentos de la empresa.

Una de las áreas que más demanda este tipo de soluciones es la administrativa y financiera. El BI combinado con las herramientas de contabilidad y tesorería hace mucho más fácil la toma de decisiones. Al tener la información en tiempo real y con un alto grado de precisión facilita el llamado cierre contable acelerado.

Las empresas toman decisiones en base a datos erróneos o desactualizados

Pero todavía hoy en día la mayoría de las empresas sigue utilizando Excel. En concreto lo hacen un 54% de las pymes. Y esto a pesar de los errores que se pueden cometer, de no actualizar los datos en tiempo real o tener datos fragmentados que no facilitan la visión clara de negocio que necesitan. El BI facilita el análisis y el tratamiento de los datos de prácticamente todas las fuentes de información de la empresa.

Este tipo de herramientas están pensadas para que el tratamiento de los datos se realice en tiempo real con la agilidad necesaria. La visualización de los datos también es otro de sus puntos fuertes. Están pensados para facilitar la interpretación y un mejor control. Su funcionalidad responde a las necesidades de la empresa. Las pantallas están diseñadas pensando en la experiencia del usuario.

¡Tuitéalo! Si quieres saber como el Business Inteligence puede ayudar a la toma de decisiones en la empresa, puedes descargar el eBook «Las pymes y el Business Intelligence, de la estrategia a la táctica».

Para ello, lo ideal es que las herramientas de BI tengan un 80% de funciones suministradas de serie y un 20% de modo específico o parametrizado para la empresa. La realidad es que la implantación de este tipo de soluciones permite pasar de dedicar un 80% del tiempo a la generación de datos y 20% a su análisis, a dar la vuelta a los índices y tener la mayor parte del tiempo disponible para el análisis de los datos generados, que se realiza de forma mucho más rápida.

La creación de informes con los índices adecuados, al alcance de todos

El panel de control es la herramienta que nos va a permitir definir la información que se muestra, los índices que queremos ver en función de nuestras necesidades. Vamos a poder crear sus propios paneles de control en minutos, como queramos y con los datos que necesitemos, en función de los periodos, las cifras o las personas a las que se desea enviar dicha información.

Los resultados se pueden publicar después para los diferentes departamentos. Existen dos tipos de usuarios que utilizarán la herramienta: los que crean los indicadores y paneles y los que lo reciben y alimentan. Las herramientas de creación de informes están de esta forma al alcance de toda la empresa. Los usuarios finales pueden acceder a los datos de forma personalizada según los haya definido su responsable. Un comercial puede ver los datos de su zona, pero no los de un compañero, por ejemplo.

Pero, además, cuenta con una ventaja fundamental para su adopción, una curva de aprendizaje baja. Una buena herramienta de Business Inteligence tiene que ser intuitiva y hacer que la manipulación de los datos sea fácil para cualquiera. La interfaz de la herramienta debe permitir desde su panel de control crear los índices necesarios para la empresa y personalizarlos para que luego cada departamento tenga la visión que necesita. Es la única manera que los datos ayuden en la toma de decisiones.

Las pymes y el Business Intelligence

Descubre en esta guía los motivos por lo que es necesario contar con una estrategia de Business Intelligence en cualquier pyme.

Descarga gratuita