Playing now

Playing now

Los 9 errores que no deberías cometer con los regalos navideños de empresa

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete

Analizamos los errores más comunes en los regalos navideños de empresa y damos pautas para evitarlos.

  • Los regalos navideños de empresa tienen un aspecto retributivo de la relación con trabajadores, socios, proveedores, clientes, etcétera, pero también son una poderosa herramienta de transmisión de mensajes
  • La empatía nos ayuda a encontrar las respuestas a las dudas que surgen al meditar posibles regalos navideños

Un buen regalo navideño de empresa puede allanar el camino de muchas relaciones. Los trabajadores sienten con más fuerza que forman parte de la empresa. Proveedores y clientes reciben una clara llamada a la colaboración y a la confianza. Lo mismo pasa con socios e inversores y, en general, con cualquier persona. Son recibidos como un gesto de buena voluntad que facilita una mejor conexión.

¡Comparte! Averigua cuáles son los errores más frecuentes cuándo las empresas hacen regalos navideños

Ahora bien, los errores en los regalos navideños de empresa pueden producir efectos contrarios a los pretendidos. Lanzan el mensaje de que quien los envía no se ha tomado el tiempo suficiente en pensar en las circunstancias de la otra parte. Veamos algunos de los que no debemos cometer.

1) Alimentos fuera de la dieta

Hay que tener mucho cuidado, cuando no conocemos los hábitos, con no herir las creencias. Por ejemplo, no regalaríamos embutidos de cerdo a una persona musulmana o a un vegetariano. También hay que ser cautelosos ante la posibilidad de intolerancias alimentarias y alergias. Igualmente, es recomendable enviar alimentos saludables, que no suelan estar desaconsejados cuando se padecen determinadas enfermedades.

2) Bebidas alcohólicas que puedan ofender

Por motivos semejantes a los de los alimentos, las bebidas alcohólicas pueden ser mal recibidas. Además, pueden generar adicción. En general, tienen la ventaja de que no son perecederas y que, en caso de que el receptor del regalo no las consuma, puede encontrar una ocasión para agasajar con ellas a otra persona. En todo caso, conviene conocer el perfil del destinatario para saber si puede sentirse ofendido o vamos a generar algún tipo de problema.

Hay que valorar las creencias, las enfermedades y las situaciones personales antes de enviar alimentos o bebidas alcohólicas

3) Los peligros de las flores

Uno de los más importantes es el de las alergias. No obstante, hay otros más sutiles que no debemos descuidar, como es el de los mensajes. Alrededor de las flores se ha ido desarrollando a lo largo de los siglos una forma de comunicación, en función de su especie y color. Muchos destinatarios los ignoran, pero también algunos remitentes. Por lo tanto, debemos consultar a nuestro florista de confianza si lo que proyecta el envío es compatible con un regalo de empresa.

4) Viajes que supongan un incordio

Los viajes abren muchas puertas, ya que generan muchos recuerdos que se pueden asociar a nuestra empresa. Son una gran opción de recompensa y también sirven para dar a conocer lo que hacemos a quienes viven lejos de nuestros locales. Sin embargo, muchos pueden tener otros planes para las fechas marcadas o, simplemente, no se les arregla realizar un desplazamiento. Hay que vigilar que el destinatario no se vea forzado.

Siempre hay que vigilar que un regalo no se convierta en una molestia

5) Regalos repetitivos sin gusto ni originalidad

Regalar por inercia puede ser muy contraproducente. Hay que mostrar un cierto gusto, una capacidad de anticipar emociones reconfortantes en los destinatarios. Si no lo hacemos, transmitimos desinterés hacia la otra parte. No nos extrañe, entonces, que estemos poniendo un granito de arena hacia una progresiva desimplicación.

Los regalos equivocados pueden hacer que su destinatario se sienta cada vez más lejos de nosotros

6) Detalles de poco valor que transmitan desconsideración

Si lo que pretendemos es, pura y simplemente, ahorrar en los regalos navideños de empresa, lo mejor es no hacerlos. A diferencia del caso anterior, ya no es que no se transmita esmero o preocupación por la otra parte, sino que, incluso, se traslada racanería. No obstante, sí se puede generar efectos positivos con detalles baratos en personas que no esperan recibirlos, siempre y cuando tengan cierto gusto.

Las cestas de Navidad son uno de los regalos más socorridos para la empresa y mejor valorados por los empleados.

7) Regalos de mucho valor que puedan ser tomados como sobornos

Pasarnos en el valor de los regalos suele resultar desconcertante. Aunque no lo pretendamos, puede ser interpretado como una llamada a pasar por alto malas prácticas. Incluso cuando no hemos hecho nada mal, puede pensarse que lo haremos en el futuro y que el regalo es una forma de condicionar al destinatario.

¡Comparte! Aprende a transmitir los mensajes correctos con tus regalos navideños de empresa

8) Errores en los regalos navideños de empresa de tipo textil

Cuando enviamos la misma prenda a muchos destinatarios, especialmente si son trabajadores, corremos el riesgo de que interpreten que nos sobrepasamos con el uniforme. Pueden pensar que, si ya todos llevan la misma ropa en el trabajo, queremos influir en cómo visten fuera de él. Sería preferible contratar descuentos en tiendas especializadas que cada uno pueda aprovechar para comprar lo que quiera.

9) Descuidar la entrega

Del mismo modo que cuando se vende un producto se diseña una experiencia, cuando se entrega un regalo también hay que pensar en las emociones que suscitará la entrega. Hay que prestar atención a aspectos como el momento, el lugar, el envoltorio, las palabras que acompañarán al regalo.

En cierto modo, con los regalos pasa como con las comedias: son una cosa muy seria. Ofrecer unos buenos presentes navideños de empresa exige un esfuerzo que va más allá de su encargo y de su pago.