Playing now

Playing now

Cestas y regalos de Navidad: todo lo que necesitas saber sobre su fiscalidad

Volver a los resultados de búsqueda

En este artículo, te contamos cómo todo sobre la fiscalidad de las cestas y regalos de Navidad en la empresa.

  • Este año, las organizaciones van a prescindir de las cenas navideñas, una celebración que, junto con los obsequios navideños, puede deducirse a efectos fiscales.
  • No obstante, muchas compañías quieren agradecer el esfuerzo de sus trabajadores en estos tiempos de incertidumbre, agasajándoles con cestas y regalos navideños, de los que Hacienda también participa.

Con motivo de la pandemia, este año le decimos adiós a las tradicionales cenas navideñas, fiestas y demás reuniones propias de unas fechas tan señaladas.

Sin embargo, muchas empresas, ante el abandono de la celebración de estas reuniones, tienen intención de destinar parte de sus presupuestos en agradecer el esfuerzo extra de sus empleados, obsequiándoles con cestas y regalos navideños. Pero en esta tradición no solo participan empresarios y trabajadores sino también Hacienda. A continuación repasaremos todo lo que necesitas saber sobre su la fiscalidad de las cestas y regalos de Navidad.

¡Comparte! Te explicamos todo lo que necesitas saber sobre la fiscalidad de cestas y regalos de Navidad.

Adiós a las facturas de la cena de empresa en tiempos de pandemia

Anualmente, los contables y demás responsables de la fiscalidad de las empresas trabajan en una serie de cuestiones tributarias, como si pueden deducirse el IVA de la factura de la cena de empresa. Sin embargo, con motivo de las restricciones, las diferentes administraciones tan solo tendrán que pensar en cómo deducir la factura de las compras de las cestas de Navidad o en cómo tributan los regalos de la empresa.

Por otro lado, situaciones extraordinarias como la que vivimos actualmente puede llevar a muchas compañías a echar a volar la imaginación. Así, se buscan alternativas novedosas para no renunciar a esta tradición (brindis virtuales, caterings individuales en formato lunchbox, etc.). Con esto, por ejemplo, Los gastos generados de un catering individual para cada empleado, pueden deducirse a efectos fiscales en el Impuesto de Sociedades (IS).

Mientras formen parte de los usos y costumbres de la empresa, las cestas navideñas tendrán la consideración de partida deducible a efectos del IS.

¿Cómo tributan las cestas y regalos navideños en el Impuesto de Sociedades?

Los regalos y cestas de Navidad son costumbre en muchas empresas de nuestro país, lo que resulta clave a la hora de deducir el gasto en el Impuesto sobre Sociedades.

En empresas donde el regalo es tradición

El artículo 15 de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades (LIS), establece que “no tendrán la consideración de gastos fiscalmente deducibles los donativos y liberalidades.”. Sin embargo, se especifica posteriormente que no será el caso de “los gastos por atenciones a clientes o proveedores ni los que con arreglo a los usos y costumbres se efectúen con respecto al personal de la empresa…”.

Por tanto, si estos gastos se vienen realizando todos los años, estaremos ante un gasto deducible en el IS, lo que podrá demostrarse con las facturas de gastos similares de años anteriores.

En empresas de nueva creación

Siempre que las cestas y regalos de navidad formen parte de los usos y costumbres con respecto al personal, pueden deducirse a efectos del IS. Sin embargo, en lo que respecta a las empresas de nueva creación, la teoría nos dice que no pueden deducirse hasta que se conviertan en una costumbre.

Esta cuestión puede resultar subjetiva y discriminatoria, tanto para las empresas como para sus trabajadores, ya que tienen más posibilidades de quedarse sin estos agasajos navideños.

¿Cómo tributan las cestas y regalos de Navidad en las nóminas de los trabajadores?

Las cestas de Navidad y los regalos a los trabajadores son retribuciones en especie, no exentas, y como tal deben de incluirse en la nómina de los trabajadores, ingresando mediante el modelo 111 los correspondientes pagos a cuenta del IRPF. Además, se incluyen en la base de cotización.

Esto quiere decir que en la cuenta corriente los trabajadores recibirán el abono de la nómina por una cuantía menor a la de cualquier otro mes, después de que se hubiese descontado el correspondiente pago a cuenta (ingreso a cuenta, en este caso) por la entrega de nuestra cesta de Navidad.

Los trabajadores deben, por lo tanto, asegurarse de que se incluyan en la nómina, y, posteriormente, en el certificado de retenciones que entregan las empresas a sus empleados, con el objeto de facilitar la confección de la declaración del IRPF. También se puede consultar si aparecen reflejadas en los datos que facilita la Agencia Tributaria para cumplimentar la declaración.

Pese a la teoría, esto, como tal, no suelen realizarlo las empresas, quienes, por lo general, contabilizan un gasto personal más, sin ingreso a cuenta y sin inclusión en las nóminas.

Cestas de Navidad

En las nóminas también deberían reflejarse las cestas y regalos de empresa, y no contabilizarlos como un gasto personal más.

¿Se puede deducir el IVA de los regalos y cestas de Navidad?

El IVA de estos gastos no será deducible, por lo general, puesto que el artículo 96 LIVA establece que no podrán ser objeto de deducción los bienes o servicios destinados a atenciones a clientes, asalariados o terceras personas.

Las cuotas del Impuesto sobre el Valor Añadido soportadas con ocasión de la adquisición de los servicios de hostelería y obsequios para los empleados, que no son objeto del tráfico habitual de la empresa, no son deducibles. Esto queda especificado en la consulta vinculante de la Dirección General de Tributos (DGT) V3818-15.

En el caso de la lotería de Navidad entregada a clientes y/o proveedores, es deducible si puede demostrar el gasto por relaciones públicas. Asegurémonos de tener documentadas las entregas de esta lotería.

Excepciones: las muestras gratuitas y los objetos publicitarios de escaso valor

De este tratamiento se excluyen las muestras gratuitas y los objetos publicitarios que no superen el importe de 200 euros durante el año natural a un mismo destinatario.

No obstante, debemos tener en cuenta que los objetos publicitarios deberán llevar de forma visible el nombre del empresario o profesional que produzca o comercialice bienes o que ofrezca determinadas prestaciones de servicios.

Es decir, si se regalan objetos publicitarios que incluyan el nombre de la empresa y su coste no supera los 200€ por destinatario y dentro del año, se puede deducir el IVA. Así que aconsejamos que en la factura que le emita su proveedor se haga constar que incluye la serigrafía.

Como ves, la Agencia Tributaria participa cada año en el festín de la cesta de Navidad. Por lo tanto, aunque los destinatarios den buena cuenta de todo, una parte es para Hacienda, ya que se deben pagar impuestos por ella.

Nota del editor: Este artículo fue publicado en noviembre de 2019 y actualizado en noviembre de 2020 por su importancia.